Por la puer­ta gran­de, gi­ra­to­ria

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Car­los Mar­tí­nez

El Fi­nan­cial Ti­mes, que tan­tos sus­tos nos ha da­do, traía es­ta se­ma­na una his­to­ria edi­fi­can­te: la de Eric Ben-Ar­tzi, un exa­na­lis­ta del Deuts­che Bank en Es­ta­dos Uni­dos, que de­nun­ció a esa en­ti­dad por fal­sear sus cuen­tas du­ran­te la cri­sis, lo que cos­tó al ban­co una mul­ta de ca­si 50 mi­llo­nes de eu­ros im­pues­ta por la co­mi­sión de la bol­sa de aquel país. Ben-Ar­tzi se ga­nó una re­com­pen­sa de ocho mi­llo­nes de dó­la­res de la au­to­ri­dad bur­sá­til por sus re­ve­la­cio­nes, pe­ro re­nun­ció a ella, lo cual es una mues­tra prís­ti­na de ho­nes­ti­dad de un se­ñor al que no co­no­ce­mos de na­da, pe­ro cu­yo nom­bre que­da­rá apun­ta­do en mu­chos blocs de no­tas.

Lo ex­pli­ca el pro­pio pro­ta­go­nis­ta en un artículo en el pe­rió­di­co ci­ta­do. No quie­re la re­com­pen­sa, por­que la SEC, la co­mi­sión de Bol­sa, ha mul­ta­do al ban­co, y no a los es­pa­bi­la­dos directivos que in­ven­ta­ron y lle­va­ron a ca­bo el frau­de, con lo que se­rán los accionistas quie­nes ten­drán que de­du­cir­se de sus di­vi­den­dos el cos­te de la san­ción. ¿Por qué se com­por­ta así la SEC, en un país que te­ne­mos con­cep­tua­do co­mo va­lien­te pa­ra cas­ti­gar a los po­de­ro­sos cuan­do de­lin­quen? Por­que allí tam­bién fun­cio­nan las puer­tas gi­ra­to­rias, y esa ge­ne­ra­ción de ele­gan­tes se­ño­res na­ci­dos pa­ra man­dar cir­cu­la con flui­dez en­tre los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res y las en­ti­da­des re­gu­la­das. Así ocu­rrió con el ban­co en cues­tión y la SEC an­tes, du­ran­te y des­pués del des­fal­co.

En abril de 1938, en ple­na gue­rra civil es­pa­ño­la, con Ja­pón in­va­dien­do Chi­na res­pal­da­do por el Eje Ber­lín-Ro­ma, el pre­si­den­te Roo­se­velt, en un dis­cur­so al Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos, afir­mó que «la li­ber­tad de una de­mo­cra­cia no es­tá a sal­vo si el pue­blo tolera el cre­ci­mien­to del po­der pri­va­do has­ta el pun­to de que se vuel­ve más fuer­te que el pro­pio Es­ta­do democrático. Es­to en esen­cia es fas­cis­mo: la apro­pia­ción del Go­bierno por un in­di­vi­duo, por un gru­po o por cual­quier po­der con­tro­la­dor pri­va­do». ¿Po­drá re­pe­tir es­te men­sa­je Trump, si lle­ga a pre­si­den­te? ¿Y Clin­ton? ¿Ha­bla­ría así Ma­riano Ra­joy? ¿Y Pe­dro Sán­chez?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.