EL PA­RO EN LA UE: DEL PENO EM­PLEO A TA­SAS DEL 20 %

Mien­tras Ale­ma­nia, Reino Uni­do –a la es­pe­ra de las con­se­cuen­cias del «bre­xit»–, Fran­cia e in­clu­so Por­tu­gal tie­nen una ta­sa de pa­ro que les obli­ga­rá a re­plan­tear po­lí­ti­cas de cap­ta­ción de tra­ba­ja­do­res fue­ra de su país, Es­pa­ña re­du­ce el des­em­pleo muy len­tam

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Jai­me Ca­be­za Pe­rei­ro JAI­ME CA­BE­ZA es ca­te­drá­ti­co de De­re­cho del Tra­ba­jo y SS.SS.. Uni­ver­si­da­de de Vi­go.

Ale­ma­nia y Reino Uni­do ro­zan el pleno em­pleo; Fran­cia e in­clu­so Por­tu­gal tie­nen sus ci­fras de pa­ro a la mi­tad que la ta­sa es­pa­ño­la. Los ar­gu­men­tos so­bre es­ta dis­pa­ri­dad en el seno de los paí­ses miem­bros de la UE son ana­li­za­dos por el ca­te­drá­ti­co Jai­me Ca­be­za, quien pro­po­ne un nue­vo mo­de­lo pro­duc­ti­vo.

Una lec­tu­ra sim­ple de los da­tos de Eu­ros­tat re­sul­ta muy ilus­tra­ti­va. El Reino de Es­pa­ña al­can­za en ju­nio del 2016 un por­cen­ta­je de des­em­pleo del 19,9 %, que ha des­cen­di­do un 1,7 des­de agos­to del 2015. Es el se­gun­do Es­ta­do de la UE en más al­to por­cen­ta­je, so­lo por de­trás de la Re­pú­bli­ca de Gre­cia, que lle­ga en ju­nio del 2016 al 23,5 %, con una re­ba­ja del 1,1 % en los úl­ti­mos diez me­ses. En la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia, la ci­fra es del 4,2 %, y ha des­cen­di­do 0,4 % en el mis­mo pe­río­do. En el Reino Uni­do ha pa­sa­do del 5,3 % al 4,9 %. En Fran­cia, del 10,6 al 9,9 %. En Ita­lia se ha man­te­ni­do en el 11,5 %. Y en Por­tu­gal ha ba­ja­do del 12,3 al 11,2 %. Po­drían aña­dir­se más da­tos has­ta los 28 Es­ta­dos miem­bros, pe­ro es su­fi­cien­te es­ta mues­tra de paí­ses, al­gu­nos pró­xi­mos al nues­tro, otros con una eje­cu­to­ria par­ti­cu­lar­men­te bue­na en es­ta ma­te­ria. Sí que hay que aña­dir que el pro­me­dio en la UE es del 8,6 %, y ha des­cen­di­do en el reite­ra­do pe­río­do un 0,7 %.

En el ca­so de Ga­li­cia, el des­em­pleo es en ju­nio del 2016 del 17,74, al­go más de dos pun­tos in­fe­rior al es­ta­tal. Cla­ro que la ta­sa de ac­ti­vi­dad en Es­pa­ña es del 59,41 % y en Ga­li­cia del 53,5 %, ca­si seis pun­tos in­fe­rior.

LAS EVI­DEN­CIAS

La re­tahí­la de da­tos, con ser te­dio­sa, po­ne de ma­ni­fies­to al­gu­nas ideas evi­den­tes. La pri­me­ra, que el des­em­pleo, afor­tu­na­da­men­te, ha des­cen­di­do en la prác­ti­ca to­ta­li­dad de paí­ses de la UE. La se­gun­da, que el des­cen­so en Es­pa­ña es­tá si­guien­do una ca­den­cia ca­si exac­ta­men­te igual que en el pro­me­dio de los otros 27. Es de­cir, un des­cen­so del 1,7 des­de el 21,6 es pro­por­cio­nal­men­te lo mis­mo que uno del 0,7 des­de el 9,3 %. O, en otros tér­mi­nos, que no es­ta­mos, ni mu­cho me­nos, li­de­ran­do nin­gu­na re­duc­ción del pa­ro, sino que nos man­te­ne­mos en una dis­cre­ta po­si­ción in­ter­me­dia. Con el aña­di­do de que, cuan­to más se re­du­ce el des­em­pleo, más di­fi­cul­to­so se vuel­ve, en teo­ría, ba­jar­lo adi­cio­nal­men­te.

La se­gun­da, que la ma­yor o me­nor ri­gi­dez del mer­ca­do de tra­ba­jo o, di­cho más co­rrec­ta­men­te, la pro­tec­ción del tra­ba­ja­dor fren­te a las me­di­das ex­tin­ti­vas, de fle­xi­bi­li­dad in­ter­na o de fle­xi­bi­li­dad de en­tra­da tie­ne po­co que ver con la evo­lu­ción del em­pleo. Es­to ya se ha di­cho has­ta la sa­cie­dad, pe­ro si­gue ha­bien­do mu­cho pa­no­li (lo di­go por Zó­si­mo de Pa­no­lis, pri­mer es­cri­tor que alu­dió a la pie­dra fi­lo­so­fal) que se es­fuer­za por pac­tar asun­tos ta­les co­mo el con­tra­to úni­co o la fle­xi­bi­li­dad del des­pi­do.

LAS ME­DI­DAS

Ya se ha re­pe­ti­do que el pe­río­do en el que el des­em­pleo se re­du­jo en Es­pa­ña con más in­ten­si­dad (ha­cia 2007) coin­ci­día con una re­gu­la­ción teó­ri­ca­men­te más «rí­gi­da» que la ac­tual. Pe­ro si aún que­da­ra al­gún in­cré­du­lo, las ci­fras son pa­re­jas y muy re­du­ci­das en un Es­ta­do con un sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les muy li­be­ral, Reino Uni­do, y en otro país con un sis­te­ma mu­cho más pro­tec­tor, Ale­ma­nia. La Re­pú­bli­ca de Por­tu­gal y la de Ita­lia —dos mo­de­los teó­ri­ca­men­te po­co fle­xi­bles— tie­nen una ta­sa de pa­ro que ape­nas su­pera la mi­tad de la nues­tra. Es­ta­mos, por otra par­te, re­du­cien­do el des­em­pleo a una ve­lo­ci­dad al­go ma­yor que Gre­cia, con unas me­di­das no del to­do coin­ci­den­tes.

Es evi­den­te que el em­pleo se re­la­cio­na con el cre­ci­mien­to. Tam­bién lo es que, a par­tir de la pues­ta en mar­cha de la Es­tra­te­gia Eu­ro­pea pa­ra el Em­pleo, ha­ce tiem­po que he­mos si­do ca­pa­ces de tra­du­cir cre­ci­mien­to en re­duc­ción del des­em­pleo. Aho­ra bien, la ac­tual so­lo se sus­ten­ta en una con­tra­ta­ción en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias e in­dig­nas, sin que ade­más ha­ya cre­ci­do la ta­sa de ac­ti­vi­dad, que per­ma­ne­ce in­va­ria­da en el úl­ti­mo año en torno al 59,5 %. Con es­tos da­tos, cual­quier va­lo­ra­ción po­si­ti­va por par­te de los po­lí­ti­cos con­cer­ni­dos so­lo pue­de ser ig­no­ran­cia o ma­la fe. Por­que el cre­ci­mien­to de la economía no se es­tá tra­du­cien­do en una ní­ti­da me­jo­ra del em­pleo. No, des­de lue­go, en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos. Pe­ro tam­po­co, en reali­dad, en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos. Con to­do, de­be in­sis­tir­se, la si­tua­ción de em­pleo no tie­ne de­ma­sia­do que ver con mar­cos re­gu­la­do­res. Sí tie­nen es­tos la cul­pa de la si­tua­ción por la que tra­vie­san en Es­pa­ña los tra­ba­ja­do­res atí­pi­cos, víc­ti­mas de una pre­ca­rie­dad le­gal pro­du­ci­da por las re­for­mas la­bo­ra­les, muy en par­ti­cu­lar por la del 2012.

EL MO­DE­LO PRO­DUC­TI­VO

Qué pue­de ha­cer­se es una pre­gun­ta fun­da­men­tal. Des­de lue­go, pen­sar en el lar­go pla­zo y re­co­no­cer que el pro­ble­ma es­tá en el mo­de­lo pro­duc­ti­vo y en las cua­li­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les de nues­tra po­bla­ción ac­ti­va. La apues­ta por el tra­ba­jo po­co cua­li­fi­ca­do, mal re­tri­bui­do, mar­gi­nal y pre­ca­rio, que es la que ha adop­ta­do el Go­bierno hoy en fun­cio­nes, no pa­re­ce la me­jor so­lu­ción pa­ra una so­cie­dad cohe­sio­na­da. Por aho­ra, des­de la pers­pec­ti­va del mer­ca­do de tra­ba­jo, con­ven­dría te­ner en cuen­ta al­gu­nas orien­ta­cio­nes a las que has­ta la fe­cha se han he­cho oí­dos sor­dos. En­tre otras, for­ta­le­cer los ser­vi­cios pú­bli­cos de em­pleo, un con­se­jo que la Co­mi­sión Eu­ro­pea nos re­pi­te ca­da año. La efi­cien­cia en la in­ter­me­dia­ción la­bo­ral ha si­do ca­la­mi­to­sa en nues­tro país, en­tre otros mo­ti­vos por la de­ja­dez de la que han si­do víc­ti­mas di­chos ser­vi­cios.

Hay que in­ver­tir en ellos y no des­po­blar­los pa­ra ma­yor cuen­ta de re­sul­ta­dos de unas agencias pri­va­das que, has­ta la fe­cha, han mos­tra­do to­da su irres­pon­sa­bi­li­dad so­bre una me­jo­ra de la si­tua­ción. Por otro la­do, hay que su­bir los in­gre­sos de to­dos los tra­ba­ja­do­res em­po­bre­ci­dos a cau­sa de las po­lí­ti­cas se­gui­das en los úl­ti­mos años.

En es­te sen­ti­do, no es del to­do ma­la la pro­pues­ta del com­ple­men­to sa­la­rial de Ciu­da­da­nos, si no fue­ra por­que lo más ra­zo­na­ble se­ría in­cre­men­tar no­ta­ble­men­te el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal, co­mo han pro­pues­to y pues­to en mar­cha los to­ries en el Reino Uni­do.

CAM­BIOS

Pe­ro, so­bre to­do, hay que ha­cer, so­bre to­do, po­lí­ti­ca de in­clu­sión y no pro­se­guir iner­cias que no con­du­cen a nin­gún si­tio. La reali­dad no va a cam­biar ra­di­cal­men­te en el cor­to pla­zo, pe­ro ha­cen fal­ta me­di­das in­no­va­do­ras. Por­que la lu­cha con­tra la pre­ca­rie­dad es tam­bién efi­cien­te en tér­mi­nos de em­pleo.

No li­de­ra­mos re­duc­ción de pa­ro al­gu­na, sino que nos man­te­ne­mos en una po­si­ción in­ter­me­dia El cre­ci­mien­to de la economía no se es­tá tra­du­cien­do en una ní­ti­da me­jo­ra del em­pleo en Es­pa­ña La reali­dad no va a cam­biar en el cor­to pla­zo, pe­ro ha­cen fal­ta me­di­das in­no­va­do­ras con­tra la pre­ca­rie­dad

| G. RI­VAS

El cam­bio del mo­de­lo pro­duc­ti­vo me­jo­ra­ría las ci­fras de em­pleo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.