Es­pa­ña: cre­ci­mien­to dé­bil e ines­ta­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Carlos Estévez Men­got­ti es pro­fe­sor de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co. UDC

Un país tan va­rio­pin­to co­mo es­te de­mues­tra ca­pa­ci­da­des que re­sul­tan in­creí­bles des­de el pun­to de vis­ta ra­cio­nal. A pe­sar de es­tar sin Go­bierno du­ran­te los pri­me­ros 10 me­ses del 2016, con una ta­sa de pa­ro del 20 % y una deu­da to­tal so­bre la pro­duc­ción del 250 %. Re­sul­ta sor­pren­den­te que las ma­cro mag­ni­tu­des per­ma­nez­can fa­vo­ra­bles en al­gu­nos ca­sos. La ta­sa de pa­ro des­cien­de en la mis­ma pro­por­ción que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, desafian­do la co­no­ci­da Ley de Okun, y muy por en­ci­ma de los da­tos ob­ser­va­bles de cual­quier otra economía. La pri­ma de ries­go va­ría le­ve­men­te, pe­ro el cos­te de la deu­da no de­ja de ba­jar. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es me­nor que el año an­te­rior, pe­ro sus­tan­cial­men­te al­to com­pa­ra­do con nues­tros so­cios de la eu­ro­zo­na. ¿Se­rá que tal vez la me­jor for­ma de Go­bierno sea pre­ci­sa­men­te su au­sen­cia to­tal? Ba­ku­nin es­ta­ría or­gu­llo­so de no­so­tros.

Si pro­fun­di­za­mos en es­tos da­tos, las sor­pre­sas son im­por­tan­tes. He­mos re­du­ci­do nues­tra deu­da pri­va­da más de un 40 % en los úl­ti­mos años, efec­to desapa­lan­ca­mien­to. Pe­ro al mis­mo tiem­po, el consumo ha to­ma­do el re­le­vo del cre­ci­mien­to, fren­te al sec­tor ex­te­rior, an­te el in­cre­men­to de las im­por­ta­cio­nes. Tal vez es­to lo ex­pli­quen las ex­pec­ta­ti­vas fa­vo­ra­bles y la de­man­da in­sa­tis­fe­cha de años an­te­rio­res (ha­bía que cam­biar la la­va­do­ra). Sin em­bar­go, ya se ob­ser­van se­ña­les de des­ace­le­ra­ción en la in­ver­sión, que in­di­can la in­cer­ti­dum­bre so­bre el nue­vo mar­co la­bo­ral y de cre­ci­mien­to.

El se­cre­to es que vi­vi­mos en el en­torno de la Cham­pions, y eso ayu­da en mu­chas di­rec­cio­nes. So­la­men­te per­te­ne­cer al dis­tin­gui- do Club Eu­ro­peo apor­ta un 28 % de me­dia, de flu­jos de fon­dos vía in­ver­sión di­rec­ta ha­cia nues­tro país. La es­ta­bi­li­dad de nues­tra mo­ne­da re­du­ce el ries­go ex­por­ta­dor, más aun, con una in­fla­ción nu­la o ne­ga­ti­va, que fa­vo­re­ce la ven­ta de nues­tros pro­duc­tos. La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca no se re­fle­ja en la pri­ma de ries­go ni en el cos­te de la deu­da, ya que el BCE des­de mar­zo del 2015 ha ad­qui­ri­do 84.478 mi­llo­nes de eu­ros, 11,5 % del to­tal de la deu­da es­pa­ño­la. Re­cien­te­men­te el Wall Street Jour­nal, in­di­ca­ba que BCE man­ten­drá las com­pras de deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la has­ta que de­jen de con­fiar en nues­tras cuen­tas. Por lo tan­to, ni el cos­te de la deu­da ni la pri­ma de ries­go son los reales. En otra si­tua­ción re­fle­ja­rían la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

Es­tas son las res­tric­cio­nes a un mo­de­lo más fic­ti­cio, que real. La des­via­ción del dé- fi­cit en 2015, ha sen­ta­do mal en Eu­ro­pa. No se com­pren­de que un go­bierno se es­cu­de en las au­to­no­mías o no pue­da con­tro­lar­las pa­ra no cum­plir sus com­pro­mi­sos. Más aun, si es­ta en fun­cio­nes 10 me­ses del año con el con­si­guien­te rie­go de des­con­trol pre­su­pues­ta­rio. So­plan vien­tos de nue­vos re­cor­tes, que al­gu­nas fuen­tes fia­bles va­lo­ran en 30.000. MM de eu­ros pa­ra el pri­mer día en La Mon­cloa del pró­xi­mo Pre­si­den­te. El 2012 fue­ron 50.000. MM por lo que ya sa­be­mos echar cuen­tas.

Se tra­ta de un mo­de­lo eco­nó­mi­co ines­ta­ble que de­be con­so­li­dar­se o de lo con­tra­rio pue­de aca­rrear­nos se­rios pro­ble­mas en el es­ta­do del bie­nes­tar y el cos­te de la deu­da. Eu­ro­pa es­tá sien­do pa­cien­te con no­so­tros, pe­ro no nos en­ga­ñe­mos es ri­gu­ro­sa en los cum­pli­mien­tos, en­tre otras ra­zo­nes por­que su apo­yo tam­bién su­po­ne un ries­go pa­ra ellos. En los úl­ti­mos trein­ta años des­de su en­tra­da en la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea, Es­pa­ña ha mul­ti­pli­ca­do su pro­duc­ción por seis, su ren­ta per cá­pi­ta por tres y sus exportaciones por nue­ve. Por lo tan­to, nos in­tere­sa per­te­ne­cer a ese club. Es­ta­mos an­te un de­li­ca­do equi­li­brio que su­po­ne man­te­ner el mo­de­lo de cre­ci­mien­to, cum­plien­do con el dé­fi­cit y sin am­pliar el gas­to. Nues­tra úni­ca po­si­bi­li­dad de ne­go­cia­ción es la de re­la­jar con­di­cio­nes de dé­fi­cit, a cam­bio, de efec­tuar re­for­mas que no nos gus­ten. Co­mo en los Pac­tos de la Mon­cloa, se­rá ur­gen­te pa­ra el nue­vo Go­bierno trans­mi­tir el com­pro­mi­so de con­so­li­dar el cre­ci­mien­to y man­te­ner la cre­di­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria an­te nues­tros so­cios eu­ro­peos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.