La vi­da co­mo un ne­go­cio en di­rec­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra R. Es­te­lla

La in­dus­tria de las co­ne­xio­nes de ví­deo en di­rec­to es­tá va­lo­ra­da en más de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res Ca­si 360 mi­llo­nes de jó­ve­nes tie­nen ya cuen­ta en pla­ta­for­mas de «strea­ming»

A tra­vés de su smartp­ho­ne ro­sa, Tan Xin na­rra sus pla­nes del día mien­tras ca­mi­na por la ca­lle. Diez mi­nu­tos des­pués, es­ta me­nu­da jo­ven de 22 años lle­ga a Ruy­der, la em­pre­sa de co­ne­xio­nes en di­rec­to que la ha con­tra­ta­do en vis­ta de su éxi­to. Se vis­te con ro­pas ét­ni­cas, re­pa­sa su ma­qui­lla­je y en­tra en una de las pe­que­ñas ha­bi­ta­cio­nes de­co­ra­das co­mo si fue­ran es­tan­cias de una ca­sa y que son en reali­dad es­tu­dios pa­ra ar­tis­tas de In­ter­net co­mo ella. «Ac­tuan­do 4 ho­ras du­ran­te 3 días a la se­ma­na pue­do con­se­guir al mes unos 30.000 yua­nes (unos 4.000 eu­ros)», ex­pli­ca a La Voz la jo­ven, que em­pe­zó a ha­cer strea­ming ha­ce so­lo cin­co me­ses en su ca­sa. Tan Xin can­ta, bai­la, to­ca el tim­bal o char­la con sus más de 150.000 se­gui­do­res, que a cambio le en­vían re­ga­los vir­tua­les que des­pués se can­jean por di­ne­ro.

«Creo que les gus­to por­que me he con­ver­ti­do en una her­ma­na pa­ra ellos, chi­cos y chi­cas que se en­tre­tie­nen ha­blan­do con­mi­go», re­la­ta. La ra­pi­dez con la que ha ga­na­do se­gui­do­res ha he­cho que va­rias em­pre­sas de strea­ming le ha­yan ofre­ci­do ju­go­sos con­tra­tos, tan­to que ni si­quie­ra se plan­tea bus­car tra­ba­jo re­la­cio­na­do con Fi­lo­lo­gía In­gle­sa, la ca­rre­ra en la que es­tá a pun­to de gra­duar­se.

Ca­si la mi­tad de los 730 mi­llo­nes de in­ter­nau­tas chi­nos se han abier­to una cuen­ta en las de­ce­nas de pla­ta­for­mas que en Chi­na emi­ten ví­deo en di­rec­to. Una in­dus­tria que des­pe­gó ha­ce ape­nas cin­co años y que so­lo en el 2016 cre­ció un 180 %, has­ta lo­grar un va­lor de más de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún Cre­dit Suis­se. En esas pla­ta­for­mas di­gi­ta­les hay mi­les de jó­ve­nes de en­tre 20 y 40 años co­mo Tan Xin, que can­tan, bai­lan, cuen­tan anéc­do­tas, pin­tan, co­men o dan con­se­jos so­bre be­lle­za o deportes. «En una so­cie­dad en la que el tra­ba­jo ha­ce que ca­da vez ten­ga­mos me­nos tiem­po li­bre pa­ra sa­lir con ami­gos, es­tas co­ne­xio­nes en di­rec­to son una for­ma muy atrac­ti­va y fá­cil de en­tre­te­ni­mien­to», afir­ma Zhao Lu­yang, un jo­ven de 26 años que ha­ce un año fun­dó Ruy­der, una de las de­ce­nas de pla­ta­for­mas de strea­ming que ya cuen­ta con 2.000 ar­tis­tas y más de 30 mi­llo­nes de co­ne­xio­nes. «Ade­más, en Chi­na es­tá muy ex­ten­di­do lo de trans­fe­rir di­ne­ro a tra­vés del mó­vil y eso ex­pli­ca por qué cua­tro de ca­da diez es­pec­ta­do­res man­dan re­ga­los vir­tua­les a los ar­tis­tas que si­guen a tra­vés de In­ter­net», aña­de.

Unos re­ga­los que en la pan­ta­lla tie­nen for­ma de so­les, co­ra­zo­nes o flo­res, pe­ro que lue­go se acu­mu­lan co­mo di­ne­ro real en los per­fi­les de los ar­tis­tas. «Mi­ra, aho­ra que es­toy ter­mi­nan­do es­te di­bu­jo es­tán lle­gan­do mu­chos más so­les a mi per­fil», nos mues­tra Xia Lei, un ta­len­to­so jo­ven de 21 años que di­se­ña di­bu­jos si­mi­la­res al man­ga ja­po­nés.

La fie­bre por las co­ne­xio­nes en di­rec­to es pa­ten­te so­bre to­do en ciu­da­des me­dia­nas y pe­que­ñas, don­de las al­ter­na­ti­vas de ocio son más li­mi­ta­das que en gran­des ur­bes co­mo Pe­kín, Shanghái o Can­tón. Da­do el éxi­to, las au­to­ri­da­des han apro­ba­do nor­ma­ti­vas es­pe­cí­fi­cas pa­ra es­te ti­po de in­dus­tria pa­ra evi­tar con­te­ni­do por­no­grá­fi­co y po­lí­ti­ca­men­te sen­si­ble.

La ren­ta­bi­li­dad de es­te nue­vo sec­tor ha he­cho que la ma­yo­ría de los gi­gan­tes de In­ter­net chi­nos se ha­yan su­ma­do a él. La com­pa­ñía de te­le­fo­nía Chee­tah Mo­bi­le lan­zó Li­ve.me, un ca­nal de ví­deo en­fo­ca­do ha­cia el ex­tran­je­ro que ya cuen­ta con más de 620 mi­llo­nes de usua­rios men­sua­les en Es­ta­dos Uni­dos y en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.