Me­rit­xell y la ex­tra­ña fa­mi­lia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD -

De­cía el fi­ló­so­fo Émi­le Au­gus­te Char­tier, más co­no­ci­do por su seu­dó­ni­mo, Alain, que no hay na­da más pe­li­gro­so que una idea cuan­do so­lo se tie­ne una idea. En su día, su pen­sa­mien­to pa­re­cía hecho a me­di­da pa­ra ex­pli­car el te­rri­ble po­zo men­tal en el que ca­ye­ron cien­tos de jó­ve­nes vas­cos dis­pues­tos a ma­tar por su idea úni­ca e in­con­tes­ta­ble. Hoy cae co­mo un tra­je a me­di­da pa­ra el des­ba­ra­jus­te en el que se han me­ti­do los par­ti­dos ca­ta­la­nes que pro­pug­nan la in­de­pen­den­cia, des­pués de que to­dos ellos se de­ja­ran en ca­sa las muy di­ver­sas ideas que con­for­man sus dis­tin­tos pro­yec­tos de so­cie­dad en fa­vor de una so­la, enor­me, in­con­tes­ta­ble, es­tú­pi­da, inase­qui­ble a la crí­ti­ca, acep­ta­da por un me­ca­nis­mo in­sen­si­ble a la ra­zón que, co­mo es­tu­dió el po­li­tó­lo­go Karl Pop­per, es lo que de­fi­ne a los gran­des idea­les: la in­de­pen­den­cia.

Que me per­do­ne Me­rit­xell Ba­tet, por­ta­voz de los dipu­tados del PSC en el Con­gre­so, por usar su nom­bre: se de­be so­la­men­te a la coin­ci­den­cia con el tí­tu­lo de la comedia de Mi­guel Mihu­ra Ma­ri­bel y la ex­tra­ña fa­mi­lia, en la que una jo­ven mo­der­na y di­ná­mi­ca aca­ba im­pli­cán­do­se en una fa­mi­lia dis­pa­ra­ta­da, que vi­ve en un museo y no se en­te­ra de lo que pa­sa en el mun­do. Lo que im­por­ta es la ex­tra­ña fa­mi­lia que ha for­ma­do esa cla­se po­lí­ti­ca ca­ta­la­na, a la que Me­rit­xell en su día ex­pre­só com­pren­sión, pe­ro que aho­ra mi­ra con la mis­ma ca­ra alu­ci­na­da que la Ma­ri­bel de Mihu­ra.

La fa­mi­lia es, des­de lue­go, ex­tra­ña. Ba­jo el te­cho co­mún de la es­te­la­da con­vi­ven ren­tis­tas de ex­ten­sa pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria con jó­ve­nes cu­ya acción po­lí­ti­ca prio­ri­ta­ria es im­pe­dir el desahu­cio de mo­ro­sos, re­pu­bli­ca­nos de rí­gi­da éti­ca igua­li­ta­ria con usua­rios de puertas gi­ra­to­rias que pro­ta­go­ni­za­ron y se be­ne­fi­cia­ron de es­cán­da­los co­mo el de los mul­ti­mi­llo­na­rios per­do­nes a la con­ce­sio­na­ria de au­to­pis­tas Ace­sa; po­li­cías y la­dro­nes. ¿Han pen­sa­do en qué país po­dría lle­gar a com­po­ner es­te ba­ti­bu­rri­llo de enemi­gos? ¿De qué vi­vi­rían? Se­gu­ra­men­te no. Es lo bueno de la gran idea úni­ca. Te li­be­ra del pe­no­so tra­ba­jo de pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.