FINIQUITO Y EFI­CA­CIA LIBERATORIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CATARINA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Ven­to Abo­ga­dos y Ase­so­res.

Te­ne­mos que ha­cer un des­pi­do dis­ci­pli­na­rio en la em­pre­sa. Qué tie­ne que re­co­ger el finiquito pa­ra que ten­ga efi­ca­cia liberatoria?

Lo pri­me­ro que hay que te­ner en cuen­ta es que el finiquito es un do­cu­men­to de ca­rác­ter transac­cio­nal. Si el finiquito no tie­ne es­te ca­rác­ter, ca­re­ce de efi­ca­cia liberatoria pues no pue­de con­sis­tir en una sim­ple re­nun­cia por par­te del tra­ba­ja­dor a la de­fen­sa que pu­die­ra ar­ti­cu­lar fren­te a la de­ci­sión ex­tin­ti­va pre­via y uni­la­te­ral­men­te acor­da­da de con­tra­rio. Si la car­ta de des­pi­do y el finiquito ya es­ta­ban re­dac­ta­dos cuan­do se po­nen a la fir­ma del tra­ba­ja­dor y sin que exis­ta con­tra­pres­ta­ción de nin­gu­na na­tu­ra­le­za en lo que se re­fie­re al des­pi­do, el finiquito ca­re­ce de con­te­ni­do transac­cio­nal y por lo tan­to no tie­ne efi­ca­cia liberatoria.

Los ele­men­tos que tie­ne en cuen­ta la ju­ris­pru­den­cia son los si­guien­tes: si el do­cu­men­to fue sus­cri­to sin la ga­ran­tía de los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res; si el do­cu­men­to no cum­plía fun­ción transac­cio­nal al­gu­na, pues lo abo­na­do era es­tric­ta con­se­cuen­cia le­gal del des­pi­do; si el do­cu­men­to de finiquito que fir­ma la tra­ba­ja­do­ra no fue pro­duc­to de una ne­go­cia­ción o transac­ción, sino que fue pues­to a su fir­ma en el mis­mo mo­men­to en el que se le co­mu­ni­ca el des­pi­do y com­ple­ta­men­te re­dac­ta­do por la em­pre­sa, sin que ade­más se con­tem­ple nin­gún ti­po de com­pen­sa­ción en lo que se re­fie­re al no ejer­ci­cio de la ac­ción de des­pi­do.

Es abun­dan­te la doc­tri­na que re­co­no­ce el va­lor li­be­ra­to­rio del finiquito, fun­da­men­tán­do­lo en un prin­ci­pio de la se­gu­ri­dad del trá­fi­co ju­rí­di­co y de la bue­na fe. El finiquito se li­mi­ta a ser la ex­pre­sión do­cu­men­ta­da de una vo­lun­tad ma­ni­fes­ta­da por la em­pre­sa y el tra­ba­ja­dor, y co­mo tal ac­to ju­rí­di­co o pac­to, es­tá so­me­ti­do al con­trol ju­di­cial. Por ello la ju­ris­pru­den­cia ha re­co­no­ci­do que si en el ejer­ci­cio de tal con­trol ju­di­cial se acre­di­ta la exis­ten­cia de de­fec­tos esen­cia­les en la de­cla­ra­ción de la vo­lun­tad, o que fal­ta ob­je­to cier­to que sea ma­te­ria del con­tra­to o de la cau­sa de la obli­ga­ción que se es­ta­blez­ca, ya por ser con­tra­rio a una nor­ma im­pe­ra­ti­va, al or­den pú­bli­co o per­ju­di­que a ter­ce­ros el finiquito pue­de per­der su efi­ca­cia liberatoria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.