EL GENIO PRE­COZ QUE SO­ÑA­BA CIU­DA­DES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Jack Dor­sey CEO de Twit­ter y Squa­re

Aún no le­van­ta­ba dos pal­mos del sue­lo y de las pa­re­des de su ha­bi­ta­ción no col­ga­ban pós­te­res de Bat­man o Su­per­man, tam­po­co de Ma­gic John­son o Larry Bird. No. A Jack Dor­sey (St. Louis, 1976) lo que le apa­sio­na­ba de ni­ño eran las ciu­da­des, su la­tir, có­mo se ar­ti­cu­la­ban en su tran­si­tar co­ti­diano. Por eso lo que de­co­ra­ba su cuar­to eran gran­des ma­pas de su ciu­dad o de Nue­va York. Esa in­quie­tud no iba a ser más que un pre­sa­gio de la tre­men­da pre­co­ci­dad de uno de los úl­ti­mos ge­nios tec­no­ló­gi­cos que ha pa­ri­do Es­ta­dos Uni­dos, esos que han trans­for­ma­do la eco­no­mía mun­dial a lo lar­go del úl­ti­mo me­dio si­glo: Jobs, Brin, Pa­ge, Zuc­ker­berg... Dor­sey es, por de­re­cho pro­pio, uno de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta se­lec­ta lista por su crea­ción más co­no­ci­da, es uno de los fun­da­do­res de Twit­ter, pe­ro tam­bién por su ca­rác­ter in­quie­to. Hoy, de he­cho, es el pri­mer eje­cu­ti­vo de dos so­cie­da­des pre­sen­tes en Wall Street, la po­pu­lar red so­cial del pa­ja­ri­to y Squa­re, una pla­ta­for­ma de pa­gos por mó­vil crea­da en co­la­bo­ra­ción con Jim McKel­vey, una fi­gu­ra cla­ve en su tra­yec­to­ria. No exis­ten mu­chos precedentes de eje­cu­ti­vos que ha­yan li­de­ra­do al mis­mo tiem­po dos fir­mas co­ti­za­das en el par­qué neo­yor­quino, al­go que so­lo se ex­pli­ca por su pro­ver­bial ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo (16 ho­ras dia­rias) y un ins­tin­to na­tu­ral para seg­men­tar ta­reas y op­ti­mi­zar el tiem­po.

Al­go de lo que dio mues­tras des­de bien pron­to. Con ape­nas 15 años, aún en el ins­ti­tu­to, se con­vir­tió en el pro­gra­ma­dor cla­ve de una pe­que­ña em­pre­sa de soft­wa­re de su ciu­dad en la que ha­bía en­tra­do co­mo be­ca­rio por me­dia­ción de su ma­dre. El due­ño era el ci­ta­do McKel­vey. Tal era la im­por­tan­cia del jo­ven en la es­truc­tu­ra de la com­pa­ñía, que en ape­nas unos me­ses se in­cor­po­ra­ron otros tra­ba­ja­do­res co­mo «asis­ten­tes del be­ca­rio». A Dor­sey le apa­sio­na­ba crear có­di­go tan­to co­mo pa­rir ideas con re­co­rri­do. El ger­men de Twit­ter, de he­cho, vio la luz en el año 2000, pe­ro el in­quie­to pro­gra­ma­dor en­ten­dió que no era el mo­men­to de lan­zar­lo. Por aquel en­ton­ces, co­mo tan­tos y tan­tos em­pren­de­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, ya co­no­cía el fra­ca­so en sus pro­pias car­nes. En su ca­so, el hi­jo ma­lo­gra­do era dNet, una fir­ma de ser­vi­cios en In­ter­net que ha­bía im­pul­sa­do a fi­na­les de los no­ven­ta. No fue has­ta el 2006 cuan­do, jun­to a un gru­po de com­pa­ñe­ros, pu­so en mar­cha Twit­ter, la red so­cial que le ha pro­cu­ra­do tan­tas ale­grías co­mo dis­gus­tos.

Y es que, al igual que le ocu­rrió a Ste­ve Jobs con Ap­ple, Dor­sey fue pro­ta­go­nis­ta de una sa­li­da abrup­ta de la em­pre­sa que él ha­bía fun­da­do. Ocu­rrió en oc­tu­bre del 2008, cuan­do tu­vo que de­jar el si­llón de CEO en Twit­ter por desave­nen­cias con Ev Wi­lliams, uno de sus so­cios ori­gi­na­les. El in­ge­nie­ro se que­dó con sus ac­cio­nes, pe­ro sin nin­gu­na ca­pa­ci­dad eje­cu­ti­va, res­pon­sa­bi­li­dad que, co­mo Jobs, re­to­ma­ría tres años des­pués, con la red so­cial en ple­na ebu­lli­ción pe­ro mu­chas du­das al­re­de­dor de su plan de ne­go­cio.

En­tre medias, ha­bía crea­do Squa­re jun­to a McKel­vey, una fir­ma de­di­ca­da a los pa­gos a tra­vés de mó­vil que si­gue des­per­tan­do mu­cho in­te­rés en­tre los in­ver­so­res. Pe­ro es en Twit­ter don­de afron­ta su ma­yor desafío por­que la ren­ta­bi­li­dad de la fir­ma si­gue es­tan­do en en­tre­di­cho da­das sus di­fi­cul­ta­des para cap­tar pu­bli­ci­dad, un he­cho di­fe­ren­cial res­pec­to de com­pe­ti­do­res co­mo Fa­ce­book. Con la co­ti­za­ción bur­sá­til en ho­ras ba­jas, Dor­sey ne­ce­si­ta­rá sa­car un nue­vo co­ne­jo de su chis­te­ra para sos­te­ner su le­yen­da co­mo ha­ce­dor de ju­go­sos mi­la­gros fi­nan­cie­ros.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.