Vien­tos de cola

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CARLOS ARIAS

Por los da­tos de co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca que va­mos co­no­cien­do, a po­cas eco­no­mías eu­ro­peas han apro­ve­cha­do tan­to co­mo a la es­pa­ño­la al­gu­nas cir­cuns­tan­cias fa­vo­ra­bles de los úl­ti­mos años. So­bre to­do la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del BCE, con sus efec­tos so­bre los ti­pos de in­te­rés y el ti­po de cam­bio del eu­ro (y más allá, so­bre la es­ta­bi­li­za­ción fi­nan­cie­ra ge­ne­ral), que ha ju­ga­do un pa­pel di­na­mi­za­dor muy im­por­tan­te so­bre la mar­cha re­cien­te de nues­tra eco­no­mía. Jun­to a otro fac­tor ajeno, los ba­jos pre­cios de los pro­duc­tos ener­gé­ti­cos, de los que so­mos tan de­pen­dien­tes, com­po­nen los ya fa­mo­sos «vien­tos de cola», res­pon­sa­bles de bue­na par­te de la ac­tual reac­ti­va­ción.

No pa­re­ce, afor­tu­na­da­men­te, que ta­les vien­tos va­yan a cam­biar de di­rec­ción, para con­ver­tir­se en fac­to­res ad­ver­sos, en un fu­tu­ro pre­vi­si­ble. Pe­ro sí es más que pro­ba­ble, so­bre to­do por lo que res­pec­ta a los efec­tos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, que se cal­men has­ta ca­si des­apa­re­cer más pron­to que tar­de. Aunque la es­tra­te­gia de com­pras ma­si­vas de deu­da si­gue a to­da má­qui­na, no es­tá le­jano el día en que la ex­tre­ma he­te­ro­do­xia mo­ne­ta­ria de­je lu­gar a un es­ce­na­rio mu­cho más nor­ma­li­za­do. En­ton­ces se­rá el mo­men­to de com­pro­bar el gra­do de for­ta­le­za del cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la, cues­tión so­bre la que ca­be ex­pre­sar al­gu­nas du­das.

La primera de esa du­das sur­ge de la ne­ce­si­dad in­elu­di­ble —hoy ya acep­ta­da por ca­si to­dos los ob­ser­va­do­res— de re­ver­tir la si­tua­ción de los sa­la­rios. «Es el mo­men­to de una subida sa­la­rial», se re­pi­te con fre­cuen­cia y con to­da ra­zón. Ese es no so­la­men­te un me­ca­nis­mo para com­ba­tir la de­sigual­dad y el ma­les­tar ram­pan­tes, sino tam­bién la primera vía para do­tar de al­gu­na con­sis­ten­cia la di­ná­mi­ca del cre­ci­mien­to, al con­so­li­dar la de­man­da. Sin em­bar­go, tam­bién lle­va apa­re­ja­do un buen gra­do de in­cer­ti­dum­bre, pues mu­cho del nue­vo em­pleo (o subem­pleo) sur­gi­do es­tá di­rec­ta­men­te aso­cia­do a esos ba­jos sa­la­rios.

Ello nos lle­va a re­cor­dar que hay al­gu­nas co­sas en el mo­de­lo pro­duc­ti­vo es­pa­ñol que cons­ti­tu­yen un obs­tácu­lo se­rio para una pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo; pro­ble­mas que, ade­más, han au­men­ta­do

su di­men­sión con la cri­sis. La co­men­ta­da de­pen­den­cia de los ba­jos sa­la­rios es uno de los más des­ta­ca­dos. Pe­ro hay más. El his­to­ria­dor eco­nó­mi­co Jor­di Pa­la­fox ha pu­bli­ca­do un li­bro en el que uti­li­za la me­tá­fo­ra del vien­to para se­ña­lar las ré­mo­ras de la eco­no­mía es­pa­ño­la (Cua­tro vien­tos en con­tra, Pa­sa­do y Pre­sen­te, 2017). Su se­lec­ción de esos prin­ci­pa­les obs­tácu­los pue­de pa­re­cer dis­cu­ti­ble, pe­ro hay dos en los que sin du­da acier­ta: la ba­ja for­ma­ción y la ba­ja ca­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes so­bre las que des­can­sa to­do el en­tra­ma­do de las transac­cio­nes en nues­tros mer­ca­dos.

Sin em­bar­go, hay al me­nos otros cua­tro fac­to­res que ac­túan co­mo las­tres para el fu­tu­ro de la eco­no­mía es­pa­ño­la. El pri­me­ro, y sin du­da más co­no­ci­do, es la in­su­fi­cien­te in­ver­sión en cien­cia y tec­no­lo­gía, ma­ni­fies­ta­men­te in­fe­rior a la que man­tie­nen los paí­ses del en­torno. En se­gun­do lu­gar, el per­sis­ten­te mi­ni­fun­dis­mo de las em­pre­sas, con un ta­ma­ño me­dio muy re­du­ci­do en ese ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes. En ter­cer lu­gar, a pe­sar de que aquí se ha­yan re­gis­tra­do al­gu­nos avan­ces, el po­bre fun­cio­na­mien­to ge­ne­ral de la com­pe­ten­cia. Y cuar­to, la ba­ja ca­li­dad me­dia de la ges­tión em­pre­sa­rial. To­dos es­tos fac­to­res de ca­rác­ter es­truc­tu­ral se le­van­tan co­mo un frío cier­zo en la ca­ra de la re­cu­pe­ra­ción es­pa­ño­la, si es que se desea que es­ta sea sos­te­ni­ble en tiem­po. Y es que tan­to ha­blar de re­for­mas, y las más ne­ce­sa­rias —co­mo las apli­ca­das a los pro­ble­mas que se aca­ban de men­cio­nar— ape­nas si han da­do al­gún pe­que­ño pa­so.

| D. HUNT

El des­va­ne­ci­mien­to de los vien­tos de cola pon­drá a prue­ba el vi­gor de la eco­no­mía es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.