HUE­LLA, CA­RA O IRIS, ¿QUÉ ES MÁS SE­GU­RO AL DES­BLO­QUEAR EL MÓ­VIL?

Cien­tos de pen­sio­nis­tas trans­al­pi­nos emi­gran ha­cia ciu­da­des co­mo Lis­boa pa­ra dis­fru­tar del cli­ma y la ca­li­dad de los ser­vi­cios y, so­bre to­do, ex­traer ma­yor ren­di­mien­to de su di­ne­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Signo

La sil­ver eco­nomy es ya una reali­dad por­que ca­da vez son más los ju­bi­la­dos y ma­yo­res sus ne­ce­si­da­des. Quie­ren via­jar, dis­fru­tar del me­re­ci­do des­can­so y, so­bre to­do, vi­vir lo me­jor po­si­ble. En Italia son más de 16 mi­llo­nes las per­so­nas que re­ci­ben ca­da mes una pen­sión. La edad me­dia ron­da los 69 años pa­ra los hom­bres y los 72 años pa­ra las mu­je­res y mu­chos em­pie­zan a bus­car zo­nas con cli­ma más tem­pla­do y, so­bre to­do, don­de se pue­da dis­fru­tar me­jor de su di­ne­ro.

A es­ta ten­den­cia, de la que in­gle­ses y ale­ma­nes han si­do pio­ne­ros com­pran­do se­gun­das ca­sas so­bre to­do en la Es­pa­ña me­di­te­rrá­nea, se apun­tan aho­ra tam­bién los ita­lia­nos, so­bre to­do los de re­gio­nes del nor­te, don­de los in­vier­nos son fríos y du­ros. Pe­ro la emi­gra­ción ha­cia otros paí­ses tam­bién tie­ne co­mo ob­je­ti­vo me­jo­rar el ni­vel de vi­da, so­bre to­do de aque­llos con una pen­sión ba­ja. Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­ca ita­liano (Is­tat), ca­si el 40 % de los ju­bi­la­dos trans­al­pi­nos co­bran una pen­sión de en­tre 500 y 1.000 eu­ros, el 23,5 % de en­tre 1.000 y 2.000 y so­lo el 3,2 % su­pe­ran los 3.000 eu­ros men­sua­les. Mu­chos de ellos es­tán emi­gran­do de Italia ha­cia paí­ses co­mo Es­pa­ña y Por­tu­gal, don­de no so­lo el cos­te de la vi­da es mu­cho más ba­jo, sino que ade­más la pre­sión fis­cal es, de me­dia, un 5 % in­fe­rior.

Ca­na­rias, es­pe­cial­men­te Te­ne­ri­fe, se ha con­ver­ti­do en una de las me­tas más in­tere­san­tes. Al buen tiem­po se unen pre­cios más ba­jos que en Italia: una ca­sa se al­qui­la por 400 eu­ros y por 10 eu­ros se pue­de co­mer en un res­tau­ran­te. A los dos o tres años, gran par­te de los ju­bi­la­dos se ani­man a com­prar ca­sa en las is­las ya que con 70.000 eu­ros se pue­den con­ver­tir en pro­pie­ta­rios de un es­plén­di­do apar­ta­men­to a pie de pla­ya. A los ma­yo­res de 65 años que más les gus­tan las is­las afor­tu­na­das son a los de las gran­des ciu­da­des, Ro­ma y Mi­lán a la ca­be­za.

Pe­ro quien se es­tá lle­van­do el ga­to al agua es Por­tu­gal, don­de so­lo en el 2017 ya se han ins­ta­la­do unos 300 ita­lia­nos, ade­más de nu­me­ro­sos po­la­cos, in­gle­ses y ale­ma­nes. La cul­pa la tie­ne la po­lí­ti­ca de exen­cio­nes fis­ca­les apli­ca­da por los lu­sos y que per­mi­te una exen­ción de im­pues­tos en los pri­me­ros diez años de re­si­den­te. Ade­más, pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia es su­fi­cien­te con pa­sar seis me­ses en Por­tu­gal. La me­ta pre­fe­ri­da de los ita­lia­nos es Lis­boa, se­gún ex­pli­ca Gra­zia Pra­ci­lio, res­pon­sa­ble de re­la­cio­nes de la pla­ta­for­ma Ma­de in Italy, que ase­so­ra a quie­nes quie­ren emi­grar: «Quie­nes van a Por­tu­gal tie­nen en cuen­ta el cos­te de la vi­da y el ré­gi­men fis­cal, pe­ro tam­bién la ca­li­dad de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y por eso pre­fie­ren la ca­pi­tal, don­de ya se ha for­ma­do una am­plia co­mu­ni­dad ita­lia­na».

ELE­VA­DA TRIBUTACIÓN

Si el éxo­do lo ha­bían ini­cia­do los ju­bi­la­dos con pen­sio­nes de en torno a 1.000 eu­ros, aho­ra se han apun­ta­do los que acu­mu­lan in­gre­sos más al­tos, que tam­bién se tras­la­dan a otros paí­ses co­mo Túnez o Bul­ga­ria. Pa­ra Ivan Pe­dret­ti, se­cre­ta­rio del sin­di­ca­to Spi-Cgil, el fe­nó­meno es ca­da vez ma­yor a cau­sa de los ele­va­dos im­pues­tos a los que es­tán su­je­tas las pen­sio­nes en Italia, que se ta­san igual que las ren­tas por el tra­ba­jo y que ade­más no pue­den apro­ve­char­se de va­rias de las des­gra­va­cio­nes. Mu­chos de los que aban­do­nan Italia son ex profesores, pe­ro tam­bién nu­me­ro­sos pro­fe­sio­na­les que si­guen tra­ba­jan­do co­mo ase­so­res de pe­que­ñas empresas.

En el Inps (Se­gu­ri­dad So­cial) no hay preo­cu­pa­ción so­bre es­te éxo­do. Pa­ra su pre­si­den­te, Ti­to Boe­ri, los nú­me­ros son ba­jos y no hay mo­ti­vo pa­ra alar­mar­se. De to­das for­mas, es­tá to­man­do for­ma un plan pa­ra con­tra­ata­car y atraer a los ju­bi­la­dos de los paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa, de Es­can­di­na­via a Ho­lan­da, ba­sán­do­se so­bre to­do en una bue­na ca­li­dad de los ser­vi­cios mé­di­cos, aun­que no se des­car­ta tam­bién al­gún in­cen­ti­vo de ti­po fis­cal. «Si nos or­ga­ni­za­mos, tam­bién no­so­tros po­de­mos ser com­pe­ti­ti­vos», afir­ma Boe­ri, que con­fía en pre­sen­tar su pro­yec­to en el 2018.

PI­TA

EL BUM LIS­BOE­TA.

La ca­pi­tal por­tu­gue­sa es una de las ciu­da­des de mo­da en Eu­ro­pa,

una ur­be que atrae ya a mi­les de ju­bi­la­dos de to­da la UE por sus pre­cios con­te­ni­dos y la ca­li­dad de sus

ser­vi­cios.|

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.