Adiós al mi­nis­tro Schaü­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Con ex­cep­ción del pre­si­den­te del BCE, Mario Drag­hi, na­die ha en­car­na­do la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca eu­ro­pea de los úl­ti­mos sie­te años co­mo el mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán, Wolf­gang Schaü­ble. Por eso mis­mo es tan sig­ni­fi­ca­ti­vo lo que ya pa­re­ce su se­gu­ro ale­ja­mien­to del car­go, cuan­do se for­me el pró­xi­mo Go­bierno fe­de­ral.

Al mar­gen de su pa­pel de pri­mer or­den en la po­lí­ti­ca in­ter­na de su país, el pro­ta­go­nis­mo de Schaü­ble den­tro del Eu­ro­gru­po es­tá más que con­fir­ma­do. Las imá­ge­nes su­mi­sas de al­gu­nos mi­nis­tros de paí­ses de la UEM (las del an­te­rior res­pon­sa­ble eco­nó­mi­co del Go­bierno por­tu­gués die­ron la vuel­ta al mun­do) ape­nas de­ja­ban ras­tro de du­da so­bre quién man­da­ba real­men­te allí.

En es­te pun­to hay que re­cor­dar que la gra­ví­si­ma cri­sis eu­ro­pea re­cien­te fue, al me­nos en una par­te im­por­tan­te, au­to­in­fli­gi­da: la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad, que par­tía de una ra­zón po­de­ro­sa en el 2010 —el ab­so­lu­to des­con­trol en las cuen­tas pú­bli­cas— no acer­tó en sus ritmos, ni en su in­ten­si­dad inusi­ta­da, ni en su du­ra­ción. Por to­do lo cual, con­tri­bu­yó a crear más pro­ble­mas de los que so­lu­cio­nó. Pues bien, es im­po­si­ble pen­sar en esos erro­res de po­lí­ti­ca sin re­crear imá­ge­nes en cu­yo cen­tro es­ta­ba siem­pre Schaü­ble. Y lue­go es­tán los fa­mo­sos «nein, nein, nein» de la se­ño­ra Mer­kel, cuan­do al­guien men­cio­na­ba la ne­ce­si­dad de re­for­mas en la es­truc­tu­ra eu­ro­pea en sen­ti­do de re­for­zar la so­li­da­ri­dad (co­mo las di­fe­ren­tes pro­pues­tas de crear eu­ro­bo­nos). Un no ro­tun­do a cual­quier cam­bio que pu­die­ra so­nar a la de­nos­ta­da unión de trans­fe­ren­cias o a pro­gra­mas de cre­ci­mien­to pan­eu­ro­peos, de­trás del cual apa­re­cía siem­pre la fi­gu­ra del po­de­ro­so mi­nis­tro.

Te­nien­do en cuen­ta esos pre­ce­den­tes, el adiós de Schaü­ble de­bie­ra pa­re­cer una gran no­ti­cia pa­ra el pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­peo, aho­ra que es­te in­ten­ta re­car­gar­se, con un pre­si­den­te fran­cés más dis­pues­to pa­ra el li­de­raz­go y una Co­mi­sión Eu­ro­pea que da mues­tras de re­co­no­cer las con­se­cuen­cias fu­nes­tas de su an­te­rior pa­si­vi­dad. Y sin em­bar­go, si se pien­sa con al­gún cui­da­do, po­dría fi­nal­men­te traer con­si­go más in­con­ve­nien­tes y ries­gos que ven­ta­jas. Por dos ra­zo­nes.

En pri­mer lu­gar, la vi­sión de Schaü­ble de lo que tie­ne que ser una po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca no es más que un re­su­men de las ideas eco­nó­mi­cas bá­si­cas que pre­do­mi­nan am­plia­men­te en su país, y que sue­len ca­li­fi­car­se de or­do­li­be­ra­lis­mo, con par­ti­cu­la­ri­da­des no­ta­bles fren­te al pen­sa­mien­to neo­li­be­ral que tan­to ha pre­va­le­ci­do en otros pa­gos. La preo­cu­pa­ción por la in­fla­ción, la idea de equi­li­brio fis­cal o la per­cep­ción de la deu­da pre­sen­tan en Ale­ma­nia unos ras­gos sin­gu­la­res, acep­ta­dos por ca­si to­dos, de de­re­cha a iz­quier­da (de he­cho, la po­lí­ti­ca de Schaü­ble ha si­do sus­cri­ta sin re­chis­tar pos sus so­cios so­cial­de­mó­cra­tas). Por eso no se­rá fá­cil, en nin­gún ca­so, que el nue­vo Go­bierno ale­mán se abra fá­cil­men­te a las nue­vas pro­pues­tas de re­for­ma de la eu­ro­zo­na que se van dis­po­nien­do de ca­ra a los pró­xi­mos de­ba­tes.

En se­gun­do lu­gar, los re­sul­ta­dos de las re­cien­tes elec­cio­nes han di­bu­ja­do un es­ce­na­rio muy com­ple­jo pa­ra la for­ma­ción del nue­vo Go­bierno. La en­tra­da del Par­ti­do Li­be­ral pa­re­ce im­pres­cin­di­ble, y ese par­ti­do ha de­man­da­do ha­cer­se car­go del área eco­nó­mi­ca. Pues bien, si nos ate­ne­mos a su pro­gra­ma elec­to­ral, la po­lí­ti­ca eu­ro­pea iría en el sen­ti­do de mul­ti­pli­car las pre­sio­nes y exi­gen­cias so­bre los paí­ses en­deu­da­dos del sur, has­ta el pun­to de plan­tear la ex­pul­sión de Gre­cia de la UEM. La com­po­si­ción del nue­vo Go­bierno de Ale­ma­nia po­dría ser al­go del má­xi­mo in­te­rés pa­ra no­so­tros. No va­ya a ser que aca­be­mos por año­rar a Schaü­ble.

| JENS SCHLUETER

La sa­li­da de Schaü­ble del Go­bierno ale­mán po­dría abrir nue­vas in­cóg­ni­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.