LA VIE­JA EU­RO­PA PIER­DE EL TREN DE LA IN­NO­VA­CIÓN

ES­TA­DOS UNI­DOS Y ASIA LLE­VAN LA VOZ CAN­TAN­TE DE LA NUE­VA ECO­NO­MÍA, LA TEC­NO­LÓ­GI­CA, ESA QUE HOY CAUSA FU­ROR EN­TRE LOS OPE­RA­DO­RES DE LOS MER­CA­DOS BUR­SÁ­TI­LES Y AME­NA­ZA CON SOCAVAR LA HE­GE­MO­NÍA DE LA IN­DUS­TRIA TRA­DI­CIO­NAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA PAGE - Mer­ce­des Mo­ra

Hay quien di­ce que en es­to de la in­no­va­ción —la sa­via de la lla­ma­da nue­va Eco­no­mía—, Es­ta­dos Uni­dos le es­tá ga­nan­do —si no lo ha he­cho ya— la par­ti­da a la vie­ja —vie­jí­si­ma— Eu­ro­pa. Pe­ro tam­bién los hay que man­tie­nen que eso no es ver­dad. O, por lo me­nos, no del to­do. Que no se pue­de afir­mar que los eu­ro­peos no via­jen sen­ta­dos en ese tren sim­ple­men­te por­que no tie­nen su pro­pio Goo­gle. Que eso se­ría, ase­gu­ran, co­mo de­cir que Fa­ce­book o Ap­ple son más in­no­va­do­res que Sie­mens, Te­le­fó­ni­ca o BMW. Co­sa que no es cier­ta.

Y, aun­que to­dos tie­nen parte de ra­zón, la ver­dad es que, en cues­tión de nú­me­ros, Es­ta­dos Uni­dos se lle­va la pal­ma. Por par­tes.

LAS MÁS IN­NO­VA­DO­RAS

La pri­me­ra, en la nu­be

En la lis­ta For­bes de las em­pre­sas más in­no­va­do­ras de to­do el pla­ne­ta, el po­dio del 2017 lo ocu­pan tres fir­mas s es­ta­dou­ni­den­ses. El bron­ce es pa­ra Ama­zon, la pla­ta pa­ra el fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les Tes­la y el oro pa­ra Sa­les­for­ce, una com­pa­ñía es­pe­cia­lis­ta en compu­tación en la nu­be.

En­tre las 10 pri­me­ras no hay nin­gu­na eu­ro­pea. En ese top ten, las que no son es­ta­dou­ni­den­ses son asiá­ti­cas: hay dos in­do­ne­sias, una china y una co­rea­na, del Sur, cla­ro.

LAS MÁS VA­LIO­SAS

Las tec­no­ló­gi­cas arra­san

Arra­sa tam­bién Es­ta­dos Uni­dos en la lis­ta de las em­pre­sas más va­lio­sas del mun­do. Un rán­king, ela­bo­ra­do a par­tir de la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til —va­lor de mer­ca­do— y en el que rei­nan las nue­vas tec­no­lo­gías. Los nú­me­ros re­sul­tan apa­bu­llan­tes: de las diez pri­me­ras fir­mas de esa lis­ta, sie­te son nor­te­ame­ri­ca­nas. Y el po­dio, en es­te ca­so, es pa­ra los tres ti­ta­nes de Si­li­con Va­lley: Ap­ple, con una ca­pi­ta­li­za­ción de ca­si 900.000 mi­llo­nes de dó­la­res; Alp­ha­bet —la ma­triz de Goo­gle—, con ca­si 725.000; y Mi­cro­soft, con 649.000 mi­llo­nes.

Pa­ra en­con­trar en esa lis­ta a una com­pa­ñía eu­ro­pea hay que des­cen­der has­ta el pues­to nú­me­ro 15. Y no per­te­ne­ce a la zo­na eu­ro. Lo ocu­pa la sui­za Nestlé. La pri­me­ra del club del eu­ro es la ho­lan­de­sa Ro­yal Dutch, en el 22.

Mu­cho es lo que ha cam­bia­do es­te rán­king en los úl­ti­mos años. La cri­sis y, so­bre to­do, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca le han da­do la vuel­ta co­mo a un cal­ce­tín. Eche­mos la vis­ta atrás. Pon­ga­mos que has­ta el año 2009, con la cri­sis ya en­se­ñan­do sus afi­la­dos dien­tes. En­ton­ces man­da­ban las pe­tro­le­ras. Y China te­nía una pre­sen­cia es­te­lar. Al fren­te de la cla­si­fi­ca­ción es­ta­ban ese año Ex­xon Mo­bil y Pe­troChi­na, se­gui­das de Wall Mart, ICBC y China Mo­bi­le.

Pa­ra to­par­se con la fir­ma de la man­za­na del mor­dis­co ha­bía que mi­rar mu­cho más aba­jo, has­ta el es­ca­lón nu­me­ro 33. No así con Mi­cro­soft, que es­ta­ba en sex­to lu­gar.

En to­tal, más de me­dio cen­te­nar de las 100 em­pre­sas de ma­yor ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til son es­ta­dou­ni­den­ses y 16 son tec­no­ló­gi­cas, la ma­yo­ría nor­te­ame­ri­ca­nas.

EL PE­SO EN LA BOL­SA

Ga­na (otra vez) EE.UU.

La trans­for­ma­ción de la eco­no­mía ha­cia lo di­gi­tal, eso que mu­chos lla­man ya la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, es­tá mo­di­fi­can­do el ma­pa em­pre­sa­rial y sa­can­do al mer­ca­do ne­go­cios has­ta ha­ce po­co im­pen­sa­bles. Y en esa ve­ta bus­can aho­ra ren­ta­bi­li­dad mu­chos in­ver­so­res. So­lo un da­to: en el 2015 (úl­ti­mo da­to dis­po­ni­ble) las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas con­cen­tra­ron ca­si un ter­cio de las ope­ra­cio­nes que se rea­li­za­ron en los mer­ca­dos mun­dia­les.

En es­to tam­bién son lí­de­res los nor­te­ame­ri­ca­nos. En­tre otras co­sas, por­que la pre­sen­cia de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas es mu­cho más nu­me­ro­sa en la bol­sa es­ta­dou­ni­den­se que en la eu­ro­pea. No hay más que echar un vis­ta­zo al pe­so que es­te sec­tor tie­ne en los gran­des ín­di­ces de uno y otro la­do del Atlán­ti­co. En el S&P 500 de EE.UU., las fir­mas li­ga­das a la tec­no­lo­gía lle­van la voz can­tan­te, con un pe­so que su­pera el 22 % Ha­ce tan so­lo diez años, ese li­de­raz­go le co­rres­pon­día al sec­tor fi­nan­cie­ro. En­ton­ces la tec­no­lo­gía te­nía un pe­so en el in­di­ca­dor del 15 %. Las tor­nas han cam­bia­do y los por­cen­ta­jes son aho­ra jus­to al re­vés. Aun­que bien es cier­to que los po­de­ro­sos ban­cos de Wall Street si­guen con­tan­do, y mu­cho, en el ín­di­ce. El que más, JP Morgan.

En el Eu­ro Stoxx 50, en el que es­tán in­clui­das las 50 em­pre­sas más im­por­tan­tes de la zo­na eu­ro, la re­pre­sen­ta­ción de las tec­no­ló­gi­cas no al­can­za el 8 %. Y es que en el club del eu­ro la voz can­tan­te la lle­va el sec­tor fi­nan­cie­ro, con ca­si el 24 %.

Y, si ha­bla­mos del Ibex, la co­sa to­da­vía es peor. La nue­va eco­no­mía pa­sa de pun­ti­llas por el in­di­ca­dor, con ape­nas dos re­pre­sen­tan­tes: In­dra y Ama­deus. En la Bol­sa es­pa­ño­la el do­mi­nio de los ban­cos es apa­bu­llan­te. Aun­que el ce­tro de la em­pre­sa más va­lio­sa lo tie­ne la ga­lle­ga In­di­tex, a me­nu­do en pug­na con el San­tan­der. Fue­ra del Ibex es­tá la op­ción de Glo­bal Do­mi­ni­on.

Esa es­ca­sez obli­ga a los in­ver­so­res in­tere­sa­dos en es­te ti­po de fir­mas a lle­var­se el di­ne­ro ha­cia otros la­res.

Pe­ro esa mo­ne­da tam­bién tie­ne su ca­ra: la ba­ta­lla de los di­vi­den­dos la ga­na Eu­ro­pa, don­de pe­san más las em­pre­sas gran­des que ac­túan en mer­ca­dos ma­du­ros. Y eso por­que sue­len des­ti­nar una ma­yor por­ción del be­ne­fi­cio a man­te­ner con­ten­tos a sus ac­cio­nis­tas. Sus ne­ce­si­da­des de rein­ver­tir lo ga­na­do pa­ra cre­cer son me­no­res que las de otras fir­mas más pe­que­ñas con gran­des pla­nes de ex­pan­sión. Y me­no­res tam­bién que las que tie­nen las em­pre­sas de sec­to­res con gran po­ten­cial de cre­ci­mien­to.

DIEZ AÑOS DE VI­DA

A ve­lo­ci­dad de vér­ti­go

De lo rá­pi­do que van las co­sas en la era di­gi­tal —las in­no­va­cio­nes se su­ce­den co­mo nun­ca an­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad— da bue­na cuen­ta el he­cho de que ha­ce 20 años la ma­yo­ría de esas com­pa­ñías que hoy do­mi­nan to­dos los rán­kings o no exis­tían o aca­ba­ban de ver la luz. Me­nos aún es el tiem­po que lle­van en el par­qué. Co­mo mues­tra, un bo­tón: Fa­ce­book se fun­dó en el 2004 y sa­lió a Bol­sa en el 2012. En ese tiem­po su va­lor se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro.

RE­NO­VAR­SE O MO­RIR

Vie­jas glo­rias en pe­li­gro

Di­cen los ex­per­tos que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, co­mo sus pre­de­ce­so­ras, no ten­drá pie­dad. Y que los ti­ta­nes de la in­dus­tria tra­di­cio­nal pue­blan la lis­ta de es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción. Y eso por­que son más len­tos a la ho­ra de trans­for­mar­se. Y si no co­gen el tren, es­ta­rán sen­ten­cia­dos.

La es­ca­be­chi­na se pre­su­me mo­nu­men­tal. Tan­to, que los hay que va­ti­ci­nan que la mi­tad de las em­pre­sas que hoy com­po­nen el S&P 500 ha­brá des­apa­re­ci­do del ma­pa a la vuel­ta de diez años. Y es más que pro­ba­ble que en­tre las víc­ti­mas se en­cuen­tren al­gu­nas gran­des com­pa­ñías. Ata­ri, Block­bus­ter y Ko­dak ya lo han su­fri­do en sus car­nes.

Mu­chas de las com­pa­ñías que li­de­ran la trans­for­ma­ción no exis­tían ha­ce 20 años

Hay quien va­ti­ci­na que la mi­tad de las em­pre­sas del S&P 500 ha­brán des­apa­re­ci­do en 10 años

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.