LA VER­SIÓN RE­PU­BLI­CA­NA DE YE­LLEN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Je­ro­me Po­well

Po­cos car­gos hay en el mun­do tan im­por­tan­tes co­mo el que él se dis­po­ne a ocu­par. En cuan­to con­si­ga la ben­di­ción del Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se, que tie­ne ase­gu­ra­da. Se po­dría de­cir que des­de el si­llón de ese des­pa­cho se ma­ne­ja el mun­do. O ca­si.

Je­ro­me Po­well (Was­hing­ton, 1953) di­ri­gi­rá la to­do­po­de­ro­sa Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se a par­tir de fe­bre­ro, cuan­do se va­ya Ja­net Ye­llen, la úni­ca mu­jer que ha pi­lo­ta­do has­ta aho­ra el ban­co cen­tral es­ta­dou­ni­den­se y la úni­ca en ca­si 40 años que no re­pi­te man­da­to.

Co­no­ce muy bien Po­well los en­tre­si­jos de la Fed. Se sien­ta en su con­se­jo de go­bierno des­de el 2012. En­ton­ces fue el de­mó­cra­ta Ba­rack Oba­ma quien lo eli­gió. Aho­ra es el re­pu­bli­cano Do­nald Trump el que lo ha he­cho. Y no es que Po­well le dé a to­do. Es re­pu­bli­cano de­cla­ra­do. De he­cho, cuan­do Oba­ma lo no­mi­nó era la pri­me­ra vez des­de 1988 que un pre­si­den­te se de­can­ta­ba por un can­di­da­to del par­ti­do ri­val.

Pe­ro, eso de ser re­pu­bli­cano no le ha im­pe­di­do tra­ba­jar co­do con co­do con Ye­llen, con la que com­par­te el mo­do de en­ten­der la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y a la que ha apo­ya­do sin fi­su­ras du­ran­te su man­da­to. Di­cen que pre­ci­sa­men­te por eso lo ha ele­gi­do Trump. Por­que re­pre­sen­ta la con­ti­nui­dad dis­fra­za­da de cam­bio. Así ma­ta dos pá­ja­ros de un ti­ro: de­ja su hue­lla en la Fed y no di­na­mi­ta el buen ha­cer de la de­mó­cra­ta. Cuan­do lle­gó a la Ca­sa Blan­ca — y an­tes de eso— pro­me­tió to­da una re­vo­lu­ción en la Fed, pe­ro al fi­nal ha op­ta­do por un re­le­vo pa­cí­fi­co. Y es que Po­well vie­ne a ser la ver­sión re­pu­bli­ca­na de Ye­llen.

Ca­sa­do des­de 1985 con Elis­sa Ann Leonard, pro­duc­to­ra y guio­nis­ta de te­le­vi­sión, y pa­dre de tres hi­jos, se ha pa­sa­do Po­well su ca­rre­ra la­bo­ral yen­do y vi­nien­do del sec­tor pú­bli­co al pri­va­do.

To­dos los pre­si­den­tes que ha te­ni­do la Re­ser­va Fe­de­ral son eco­no­mis­tas. Él no. Pe­ro si de al­go an­da so­bra­do, es de ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro. Es li­cen­cia­do en Po­lí­ti­cas y doc­tor en De­re­cho. Lo de la abo­ga­cía lo ha ma­ma­do des­de la cu­na. Hi­jo y nie­to de abo­ga­dos, su abue­lo ma­terno fue de­cano de la Es­cue­la de De­re­cho de Co­lum­bia. De he­cho, ejer­ció co­mo abo­ga­do al­gu­nos años du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de los ochen­ta. Has­ta que dio sus pri­me­ros pa­sos en el mun­do de la eco­no­mía. En el ban­co de in­ver­sión Di­llon, Read & Co. Allí lle­gó has­ta la vi­ce­pre­si­den­cia. Es­tu­vo tam­bién por Ban­kers Trust. Pa­só por el Te­so­ro, du­ran­te la pre­si­den­cia del Bush pa­dre. Y en­tre 1997 y el 2005 fue so­cio del gru­po Carly­le, el gi­gan­te del ca­pi­tal ries­go. De esa épo­ca pro­ce­de parte de su for­tu­na, que al­gu­nos si­túan en torno a los 55 mi­llo­nes de eu­ros. Eso lo con­vier­te en el pre­si­den­te más pu­dien­te que ha te­ni­do la Re­ser­va Fe­de­ral des­de los tiem­pos del ban­que­ro Ma­rri­ner Ec­cles, que es­tu­vo al man­do de la ins­ti­tu­ción en­tre 1934 y 1948.

To­ca la gui­ta­rra, jue­ga al golf y le gus­ta mon­tar en bi­ci­cle­ta. De he­cho, sue­le acu­dir al tra­ba­jo mon­ta­do so­bre una. Sus ami­gos han di­cho de él en las pá­gi­nas de The Wall Street

Jour­nal que es «irri­tan­te­men­te nor­mal». Na­da que ver con Trump.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.