Un país a la ca­za de em­pre­sa­rios

La is­la ca­ri­be­ña, es­ta­do aso­cia­do de EE.UU., in­ten­ta cap­tar in­ver­sión pa­ra sa­lir de una cri­sis sin pre­ce­den­tes La po­si­ción de Trump ha ge­ne­ra­do la ai­ra­da reac­ción de va­rios con­gre­sis­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Adria­na Rey

Des­pués del im­pac­to de uno de los peo­res hu­ra­ca­nes de su his­to­ria y de una dé­ca­da de con­trac­ción eco­nó­mi­ca, la is­la de Puer­to Ri­co afron­ta una cri­sis sin pre­ce­den­tes que, sin em­bar­go, es tam­bién vis­ta por mu­chos co­mo una oca­sión in­me­jo­ra­ble pa­ra el de­sa­rro­llo de ta­len­to y la bús­que­da de opor­tu­ni­da­des. Es­te es pre­ci­sa­men­te uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos del Puer­to Ri­co In­vest­ment Sum­mit, el con­gre­so que arran­ca ma­ña­na en la tam­bién co­no­ci­da co­mo is­la del en­can­to, y que bus­ca se­du­cir a los in­ver­so­res. «An­tes del hu­ra­cán Ma­ría, mu­cha gen­te no sa­bía que Puer­to Ri­co es te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se y que sus ciu­da­da­nos son ame­ri­ca­nos», ex­pli­ca el em­pre­sa­rio Jeff Car­mi­chael.

Él es uno de los par­ti­ci­pan­tes en la cum­bre y, co­mo otros eje­cu­ti­vos, tra­ta de sa­car el la­do po­si­ti­vo del ci­clón de ca­te­go­ría 4 en la es­ca­la de Saf­fir-Sim­pson que arra­só el país en sep­tiem­bre y cu­yas con­se­cuen­cias si­guen no­tan­do un ter­cio de la po­bla­ción, que con­ti­núa sin elec­tri­ci­dad.

Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, esa ex­po­si­ción glo­bal que el ci­clón dio a la is­la del Mar Ca­ri­be ayu­dó a que mu­cha gen­te la su­pie­se si­tuar en un ma­pa. Y es es­ta mis­ma ex­po­si­ción la que mu­chos eje­cu­ti­vos pi­den que se ca­pi­ta­li­ce pa­ra ex­pli­car por qué es bueno ha­cer ne­go­cios en Puer­to Ri­co. «Los be­ne­fi­cios ya no son so­lo en cuan­to a su re­la­ción con EE.UU., sino tam­bién a ni­vel geo­grá­fi­co con res­pec­to a sus víncu­los con Amé­ri­ca La­ti­na», de­cla­ran des­de la or­ga­ni­za­ción del con­gre­so.

La cum­bre con­ta­rá con la pre­sen­cia de dis­tin­tas fi­gu­ras del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do pa­ra dar a co­no­cer las le­yes exis­ten­tes, que bus­can in­cen­ti­var la in­ver­sión y así re­du­cir los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción. Y es que re­cien­te­men­te, dia­rios co­mo The New York Ti­mes con­fir­ma­ron que el de­te­rio­ro de la cri­sis eco­nó­mi­ca del país pro­vo­ca­do por la de­vas­ta­ción de Ma­ría (que cau­só 90.000 mi­llo­nes de dó­la­res en da­ños) su­pon­drá que la is­la no pue­da pagar sus 70.000 mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da has­ta den­tro de cin­co años.

Un es­ce­na­rio al que no ayu­da la po­si­ción del pre­si­den­te de EE.UU., quien no pa­re­ce que es­té por la la­bor de asis­tir a la is­la a pe­sar de que Puer­to Ri­co está pa­san­do por una de sus peo­res cri­sis hu­ma­ni­ta­rias. Do­nald Trump hi­zo una es­cue­ta men­ción al res­pec­to en su dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la Unión. Pa­ra mu­chos, su si­len­cio fue la con­fir­ma­ción de que no tie­ne in­ten­ción al­gu­na de apro­bar una ter­ce­ra re­so­lu­ción de asig­na­cio­nes su­ple­men­ta­rias pa­ra mi­ti­gar desas­tres na­tu­ra­les, una pro­pues­ta que con­ti­núa es­tan­ca­da en el Se­na­do.

«Es ver­gon­zo­so», de­cla­ró la con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta por Nue­va York Nydia Ve­láz­quez, tras re­cor­dar que la Agen­cia Fe­de­ral pa­ra el Ma­ne­jo de Emer­gen­cias (FEMA, por sus si­glas en in­gles) ha­bía cor­ta­do la ayu­da des­ti­na­da en for­ma de agua y ali­men­tos pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos. «Puer­to Ri­co es una me­tá­fo­ra de có­mo es­te pre­si­den­te ve a to­dos los la­ti­nos y per­so­nas de co­lor. No nos ve co­mo igua­les y no nos ve co­mo se­res hu­ma­nos», aña­dió a mo­do de de­nun­cia el con­gre­sis­ta por Illi­nois Luis Gu­tié­rrez.

El ma­ne­jo de la cri­sis por par­te de FEMA ha si­do re­cien­te­men­te cri­ti­ca­do tras co­no­cer­se que la agen­cia con­tra­tó por 156 mi­llo­nes de dó­la­res a una em­pre­sa sin ex­pe­rien­cia en si­tua­cio­nes de desas­tres —y con una so­la em­plea­da— pa­ra re­par­tir 30 mi­llo­nes de por­cio­nes de co­mi­da, pe­ro so­lo en­tre­gó 50.000. Es­te y otros con­tra­tos han pro­vo­ca­do que los le­gis­la­do­res cues­tio­nen la ca­pa­ci­dad de ges­tión del desas­tre por par­te del pro­pio Eje­cu­ti­vo.

| ADRIA­NA REY

UN PAÍS SIN LUZ. El

pa­so del hu­ra­cán Ma­ría de­jó un ras­tro de des­truc­ción que aún si­gue la­ten­te.

Más de un ter­cio de la po­bla­ción de Puer­to Ri­co si­gue sin luz a día de hoy

y el im­pac­to en el tu­ris­mo, el prin­ci­pal mo­tor de la is­la, se pue­de cons­ta­tar a

dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.