Pug­na co­mer­cial: mi­si­les y aran­ce­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Co­rre el año 1962. Las fuer­zas de la Unión So­vié­ti­ca han co­men­za­do un des­plie­gue mi­li­tar sin pre­ce­den­tes en la is­la de Cu­ba. Los cu­ba­nos aco­gen en su is­la a mi­les de efec­ti­vos mi­li­ta­res so­vié­ti­cos y jun­to a ellos, más de me­dia cen­te­na de mi­si­les nu­clea­res. Los pro­yec­ti­les so­vié­ti­cos, ca­si cien ve­ces más po­ten­tes que las bom­bas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki ame­na­zan la paz ame­ri­ca­na.

Los avio­nes espía de los EE. UU. no tar­dan en per­ca­tar­se de ello: los so­vié­ti­cos es­tán a las puer­tas de los EE. UU. John Fitz­ge­rald Ken­nedy, pre­si­den­te del país en aquel mo­men­to, ha­ce pú­bli­ca la amenaza y co­lap­sa las ro­ta­ti­vas.

El mun­do de­ja de gi­rar. Los EE. UU. y la Unión So­vié­ti­ca se en­ca­ran en una ne­go­cia­ción que man­tu­vo a to­do el pla­ne­ta en vi­lo du­ran­te días.

En no­viem­bre de 1962, las dos po­ten­cias al­can­zan un acuer­do. Un win-win que di­rían los an­glo­sa­jo­nes. La Unión So­vié­ti­ca re­ti­ra sus mi­si­les de Cu­ba; y EE. UU. ha­ce lo pro­pio con los su­yos, que ha­bía des­ple­ga­do en Tur­quía.

Hoy la amenaza es otra: la som­bra de una gue­rra co­mer­cial en­tre EE. UU., Chi­na y la UE que ca­da día se cier­ne más so­bre los mercados. No hay mi­si­les nu­clea­res, so­lo la amenaza de que las eco­no­mías de esos tres ac­to­res re­tum­ben y con ellas las de to­do el mun­do.

Aquí el pro­ta­go­nis­ta es un da­to fun­da­men­tal pa­ra Trump: el dé­fi­cit co­mer­cial de su país con Chi­na y la UE. Es­te da­to, en el 2017, arro­jó una cifra de más de 375.200 mi­llo­nes de dó­la­res, con Chi­na; y de más de 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res con la UE, se­gún el OEC (Ob­ser­va­tory of Eco­no­mic Com­ple­xity), que ana­li­za da­tos del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

Re­ve­la que EE.UU. com­pra más a Chi­na y a la UE de lo que, en reali­dad, los chi­nos o los eu­ro­peos com­pran a los es­ta­dou­ni­den­ses. Al­go que el Eje­cu­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se no es­tá dis­pues­to a se­guir acep­tan­do. Ni con Chi­na ni con la UE.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo trum­pis­ta es que su país al­can­ce una re­la­ción co­mer­cial con es­tos dos ac­to­res in­ter­na­cio­na­les en­tre igua­les. Y que tan­to Chi­na co­mo la UE de­jen atrás sus po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas y com­pren a EE. UU. más pro­duc­tos de los que ac­tual­men­te lo ha­cen.

Por eso, la Ad­mi­nis­tra­ción Trump ha de­ci­di­do im­po­ner aran­ce­les por do­quier a Chi­na y a la Unión Eu­ro­pea. Con el ace­ro y el alu­mi­nio en el pun­to de mi­ra, los nor­te­ame­ri­ca­nos quie­ren ten­sar la cuer­da y al­can­zar un acuer­do con Jin­ping y su ho­mó­lo­go eu­ro­peo, Junc­ker.

Sin em­bar­go, chi­nos y eu­ro­peos han man­te­ni­do el dis­cur­so, y le­jos de de­mos­trar de­bi­li­da­des de­ci­den res­pon­der con el ojo por ojo, im­po­nien­do aran­ce­les so­bre una gran va­rie­dad de pro­duc­tos nor­te­ame­ri­ca­nos. For­zan­do la si­tua­ción de los EE.UU.

Aho­ra, tras la reunión del pa­sa­do miér­co­les en­tre Trump y Junc­ker pa­re­ce que el ce­se de las hos­ti­li­da­des en­tre los dos blo­ques pa­re­ce más pró­xi­mo.

Al fin y al ca­bo, es­ta­dou­ni­den­ses, chi­nos y eu­ro­peos es­tán abo­ca­dos a en­ten­der­se co­mo lo hi­cie­ron EE. UU. y la Unión So­vié­ti­ca en aquel mes de no­viem­bre de 1962. De lo con­tra­rio, so­lo hay un he­cho cier­to: una gue­rra co­mer­cial se­ría de­vas­ta­do­ra pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.