ALÉN SPA­CE LAN­ZA UN NANOSATÉLITE PA­RA DE­TEC­TAR FUE­GOS FO­RES­TA­LES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ta­ma­ra Mon­te­ro

Tras diez años de ex­pe­rien­cia, la Agru­pa­ción Es­tra­té­gi­ca Ae­roes­pa­cial de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go ha crea­do la «spin off» Alén Spa­ce, cen­tra­da en los na­no­sa­té­li­tes Es­te año lan­za­rán Lu­me-I, una es­truc­tu­ra den­tro de un pro­yec­to pi­lo­to de de­tec­ción de in­cen­dios fo­res­ta­les

«Ha­ce diez años, cuan­do no­so­tros em­pe­za­mos, los na­no­sa­té­li­tes se veían co­mo una he­rra­mien­ta de apren­di­za­je, de pri­me­ros pa­sos en el mun­do del es­pa­cio». Por aquel en­ton­ces, se crea­ba en la Uni­ver­si­da­de de Vi­go la Agru­pa­ción Es­tra­té­xi­ca Ae­roes­pa­cial, el equi­po que se en­car­gó del di­se­ño y fa­bri­ca­ción del pri­mer sa­té­li­te ga­lle­go, el Xat­co­beo. «De cua­tro años a es­ta par­te, es­ta­mos vi­vien­do una re­vo­lu­ción». Lo afir­ma el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Alén Spa­ce, la star­tup que na­ció, con el apo­yo de la uni­ver­si­dad y del pro­gra­ma Ig­ni­cia de la Xun­ta, de esa agru­pa­ción es­tra­té­gi­ca que du­ran­te cua­tro años, y con un equi­po de 15 in­ge­nie­ros, desa­rro­lló el pri­mer nanosatélite es­pa­ñol.

Esa re­vo­lu­ción de la que ha­bla Gui­ller­mo La­me­las lle­vó al gru­po de in­ves­ti­ga­ción vi­gués a cons­ti­tuir­se co­mo em­pre­sa, en­tre otras co­sas por­que «los na­no­sa­té­li­tes, mu­cho más pro­fe­sio­na­li­za­dos, es­tán sien­do uti­li­za­dos pa­ra apli­ca­cio­nes co­mer­cia­les». Los in­ves­ti­ga­do­res vie­ron «una gran opor­tu­ni­dad de de­mo­cra­ti­zar el uso del es­pa­cio» a tra­vés de la crea­ción de la em­pre­sa.

Pe­ro, ¿qué es una nanosatélite? Su de­fi­ni­ción es al­go di­fu­sa, pe­ro co­mo re­fe­ren­cia, se tra­ta de un sa­té­li­te que pe­sa me­nos de 20 ki­los, que cues­ta me­nos de 500.000 eu­ros y re­quie­re me­nos de un año pa­ra su fa­bri­ca­ción y pues­ta en órbita. Los sa­té­li­tes tra­di­cio­na­les pe­san más de 500 ki­los y ne­ce­si­tan en­tre 5 y 15 años de de­sa­rro­llo. El cos­te tam­bién es muy su­pe­rior, de en­tre cien y tres­cien­tos mi­llo­nes de eu­ros.

Los na­no­sa­té­li­tes se lan­zan no in­di­vi­dual­men­te, sino en lo que se lla­man cons­te­la­cio­nes, en gru­pos. Por ejem­plo, pa­ra dar una co­ber­tu­ra glo­bal de 24 ho­ras, en el lu­gar en el que ha­bría que po­ner cin­co sa­té­li­tes geo­es­ta­cio­na­rios —un cos­te apro­xi­ma­do de mil mi­llo­nes de eu­ros— ha­bría que si­tuar unos se­sen­ta na­no­sa­té­li­tes —una in­ver­sión de unos vein­te mi­llo­nes de eu­ros—.

Pe­ro la prin­ci­pal ven­ta­ja de los na­no­sa­té­li­tes es que el con­cep­to de vi­da útil, que en los sa­té­li­tes es de unos diez años, no se apli­ca a ellos. Las cons­te­la­cio­nes es­tán pen­sa­das pa­ra ser re­no­va­das un cuar­to ca­da año, mien­tras que el sa­té­li­te, en cuan­to ter­mi­na su vi­da útil, se con­vier­te en ba­su­ra espacial y hay que desa­rro­llar uno nue­vo. Du­ran­te esos diez años, ade­más, el sa­té­li­te se que­da des­fa­sa­do. «En el mo­men­to que se lan­zan, la tec­no­lo­gía que lle­van tie­ne que es­tar tan pro­ba­da, por­que te jue­gas 300 mi­llo­nes, que ya es­tá des­fa­sa­da fren­te a la tec­no­lo­gía que ya te­ne­mos en nues­tros mó­vi­les». En el ca­so de los na­no­sa­té­li­tes, esa cons­tan­te re­no­va­ción ase­gu­ra a quien ges­tio­na la cons­te­la­ción ofre­cer siem­pre los me­jo­res ser­vi­cios a sus clien­tes y su­bir nue­vos ser­vi­cios que el mer­ca­do va de­man­dan­do. Ese cam­bio en el sis­te­ma de tra­ba­jo es la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción que han traí­do es­tas es­truc­tu­ras.

2.600 SA­TÉ­LI­TES EN CIN­CO AÑOS

El cre­ci­mien­to del mer­ca­do ha si­do im­pre­sio­nan­te du­ran­te los úl­ti­mos años, y en el 2017 se su­peró la ba­rre­ra de los 300 lan­za­mien­tos, una ci­fra que se­gui­rá au­men­tan­do. Se­gún las pre­vi­sio­nes de la agen­cia Spa­ceWorks, en los pró­xi­mo cin­co años se po­dría pro­du­cir el lan­za­mien­to de cer­ca de 2.600 sa­té­li­tes, que se uti­li­zan en ám­bi­tos co­mo el de la observación de la Tie­rra, las co­mu­ni­ca­cio­nes, la na­ve­ga­ción o la cien­cia. «Los sa­té­li­tes que he­mos lan­za­do has­ta aho­ra se han cen­tra­do en las for­ta­le­zas del gru­po —ex­pli­ca La­me­las— so­bre to­do aque­llo que tie­ne que ver con co­mu­ni­ca­ción» y aun­que el equi­po no se cie­rra a nin­gún mer­ca­do «sí que es cier­to que don­de so­mos re­fe­ren­tes es en te­mas de co­mu­ni­ca- ción». A fi­na­les de es­te mismo año, Alén Spa­ce tie­ne pre­vis­to lan­zar Lu­me-I, un nanosatélite desa­rro­lla­do den­tro del pro­yec­to eu­ro­peo Fi­re-Rs con so­cios ga­lle­gos, por­tu­gue­ses y fran­ce­ses, que po­ne la tec­no­lo­gía de es­tas uni­da­des al ser­vi­cio de la de­tec­ción tem­pra­na y apo­yo a la ex­tin­ción de los in­cen­dios fo­res­ta­les.

An­tón Váz­quez es uno de los in­ge­nie­ros res­pon­sa­bles de es­te pro­yec­to, un sis­te­ma pi­lo­to que se tes­ta­rá en los mon­tes del sur de Ga­li­cia pa­ra pro­bar su efi­ca­cia: «Vai ha­ber uns sen­so­res no mon­te e se un de­les de­tec­ta un in­cen­dio, trans­mi­te esa in­for­ma­ción ao sa­té­li­te». Ese sa­té­li­te, a su vez, trans­mi­ti­rá a tie­rra un avi­so y des­de los han­ga­res sal­drían dro­nes «que ca­rac­te­ri­za­rían o lu­me».

Esa in­for­ma­ción ob­te­ni­da por los avio­nes no tri­pu­la­dos se tras­la­da­ría a un soft­wa­re que, tras pro­ce­sar­la, mo­de­la­ría el fue­go. «Po­de­ría­se pre­ver ca­ra a on­de vai evo­lu­cio­nar o lu­me, ou de que xei­to é me­llor ata­ca­lo pa­ra po­der ex­tin­gui­lo an­tes. Pro­ver in­for­ma­ción ex­tra aos axen­tes fo­res­tais ou aos bom­bei­ros de ca­ra ao tra­ba­llo».

Los na­no­sa­té­li­tes ter­mi­nan con la li­mi­ta­ción de la vi­da útil, pues las cons­te­la­cio­nes en las que se lan­zan se re­nue­van ca­da año par­cial­men­te

| M. MORALEJO

El equi­po de pro­fe­sio­na­les de Alén Spa­ce, si­tua­da en Ni­grán, ya tie­ne ex­pe­rien­cia en pro­yec­tos de es­ta en­ver­ga­du­raLA STAR­TUPALÉN SPA­CEDI­SE­ÑO, FA­BRI­CA­CIÓN Y OPE­RA­CIÓN DE NA­NO­SA­TÉ­LI­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.