IN­MI­GRA­CIÓN: LO QUE CUES­TA IN­TE­GRAR A LA NUE­VA PO­BLA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Vi­ce­pre­si­den­te del Club Fi­nan­cie­ro Atlán­ti­co

Los cos­tes de la in­te­gra­ción es uno de los ar­gu­men­tos por los que el pro­fe­sor Ve­nan­cio Sal­ci­nes de­fien­de en su ar­tícu­lo la ne­ce­si­dad de re­gu­lar la in­mi­gra­ción.

Vein­ti­dós mil per­so­nas a pie de pla­ya, y en tan so­lo seis me­ses ¿Mu­chas? En to­do el 2016, fue­ron me­nos de la mi­tad. Si pen­sa­ba que Es­pa­ña es­ta­ba pla­ga­da de pro­ble­mas, se­pa que ha lle­ga­do otro, la in­mi­gra­ción afri­ca­na, y lo ha he­cho pa­ra que­dar­se. En pa­ra­le­lo, mu­chos es­pa­ño­les, en ac­to ló­gi­co de em­pa­tía, mi­ni­mi­zan los cos­tes so­cia­les de la in­mi­gra­ción irre­gu­lar y, en esa di­ná­mi­ca, la com­pa­ran con la que en el pa­sa­do rea­li­za­mos a las tie­rras de América. Ofrez­ca­mos a los otros el tra­to que a no­so­tros nos die­ron. Una bue­na má­xi­ma sino fue­ra por­que en América más que in­mi­gran­tes fui­mos co­lo­nos. Ar­gen­ti­na, al tér­mino del si­glo XIX, da­ba la bien­ve­ni­da a to­dos aque­llos sin an­te­ce­den­tes pe­na­les y me­no­res de se­sen­ta años, e in­clu­so, algún Go­bierno, el de Chi­le pue­de ser un ejem­plo, mantuvo has­ta 1980 el Mi­nis­te­rio de Tie­rras y Co­lo­ni­za­ción. Ellos ne­ce­si­ta­ban po­bla­ción y ta­len­to y la Eu­ro­pa pre­via a la se­gun­da gue­rra mundial era un lu­gar hos­til pa­ra aquel que ha­bía na­ci­do po­bre, co­mo hoy lo es el Áfri­ca sub­saha­ria­na. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia? So­lo una, la de­fi­ni­ción del ta­len­to. Las es­truc­tu­ras pro­duc­ti­vas de la Eu­ro­pa de fi­na­les del XIX eran si­mi­la­res o in­clu­so su­pe­rio­res a las ins­ta­la­das en América, por tan­to, la in­te­gra­ción la­bo­ral no te­nía cos­te pa­ra el re­cep­tor. Hoy, el te­ji­do eco­nó­mi­co de las áreas sub­de­sa­rro­lla­das de Áfri­ca es­tá a años luz del nue­vo pa­ra­dig­ma in­dus­trial eu­ro­peo, la in­dus­tria 4.0. Es­te es uno, no el úni­co, de los mo­ti­vos por el que de­be­mos re­gu­lar la in­mi­gra­ción, los cos­tes de la in­te­gra­ción. Si tras la va­lla de Me­li­lla es­tu­vie­ran cin­cuen­ta mil in­ge­nie­ros per­fec­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos, no­so­tros mis­mos la ti­ra­ría­mos y, es más, ha­ría­mos un puen­te de pla­ta pa­ra que se es­par­cie­ran a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad por Eu­ro­pa.

Y si al­guien con­si­de­ra que es­te es un pro­ble­ma me­nor, o que ce­rran­do los ojos y de­jan­do pa­sar el tiem­po, to­do pa­sa­rá, es que des­co­no­ce los fo­cos de ines­ta­bi­li­dad del gol­fo. El Mi­nis­te­rio de Defensa, a tra­vés de su re­vis­ta de Defensa vi­sua­li­zó, en su día, el si­guien­te mar­co de ries­gos: A) Au­sen­cia de fron­te­ras cla­ra­men­te de­fi­ni­das. Las he­re­da­das de la co­lo­ni­za­ción en la ma­yo­ría de los ca­sos no han si­do de­li­mi­ta­das por tra­ta­dos bi­la­te­ra­les. B) Con­flic­tos ac­ti­vos o po­ten­cia­les acer­ca de las aguas te­rri­to­ria­les. Nun­ca se ha­bían preo­cu­pa­do de de­li­mi­tar sus aguas te­rri­to­ria­les has­ta el des­cu­bri­mien­to de los ya­ci­mien­tos pe­tro­lí­fe­ros off-sho­re. C) Li­ti­gios acer­ca de la pro­pie­dad de los ya­ci­mien­tos ener­gé­ti­cos y mi­ne­ros. D) Con­flic­tos in­ter­ét­ni­cos la­ten­tes y ac­ti­vos. E) El Mo­vi­mien­to por la Eman­ci­pa­ción del Del­ta del Ní­ger. Ha ge­ne­ra­do mul­ti­tud de ban­das ar­ma­das. F) Mo­vi­mien­to Bo­ko-Ha­ram en el nor­te fron­te­ri­zo de Ni­ge­ria. For­ma­do en el 2002 en­tre las po­bla­cio­nes anal­fa­be­tas de an­ti­guos es­cla­vos, fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­bles. G) Los mo­vi­mien­tos yiha­dis­tas ar­ma­dos que se han cons­ti­tui­do en la re­gión del Sahel. H) Go­bier­nos y re­gí­me­nes po­lí­ti­cos que pro­vo­can si­tua­cio­nes so­cia­les ex­plo­si­vas. I) Des­truc­ción de las tie­rras agrí­co­las con la sub­si­guien­te in­mi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad pri­me­ro, y del país ha­cia Eu­ro­pa des­pués. J) De­sigual­dad so­cial y em­po­bre­ci­mien­to pau­la­tino, ex­plo­ta­da por las ma­fias del trá­fi­co de per­so­nas. K) De­gra­da­ción del me­dio am­bien­te ma­rino, que pue­de ge­ne­rar una caí­da drás­ti­ca de los re­cur­sos ali­men­ti­cios. L) Nar­co­trá­fi­co. Un ter­cio de la pro­duc­ción de co­caí­na pro­ce­den­te de los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca con des­tino a Eu­ro­pa tran­si­ta por el gol­fo. M) Pi­ra­te­ría ma­rí­ti­ma. El gol­fo es hoy la primera re­gión del mun­do en ac­tos de pi­ra­te­ría. Ca­tor­ce fo­cos de ines­ta­bi­li­dad. A jui­cio de los ana­lis­tas del Mi­nis­te­rio de Defensa de Es­pa­ña, ca­da uno de ellos, cuan­do cre­ce, so­lo ge­ne­ra un efec­to, ex­pul­sión de po­bla­ción, y si re­cuer­da que la dis­tan­cia en co­che des­de el epi­cen­tro del gol­fo a Es­pa­ña es po­co más de cin­cuen­ta ho­ras, ya me di­rá. ¿Hay un gra­ve pro­ble­ma o no? Lo hay.

| A. CA­RRAS­CO

La in­mi­gra­ción afri­ca­na, que es­tá su­bien­do, ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.