Las asig­na­tu­ras pen­dien­tes del ur­ba­nis­mo en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Car­los Her­nán­dez Ló­pez Abo­ga­do, so­cio de An­tas Her­nán­dez Ven­to

La apro­ba­ción de un plan bá­si­co au­to­nó­mi­co (PBA) es uno de los hi­tos que los me­dios y la pro­pia Xun­ta han sa­lu­da­do co­mo fun­da­men­tal en el de­ve­nir del ur­ba­nis­mo en nues­tra co­mu­ni­dad. A la es­pe­ra de co­no­cer­lo en su in­te­gri­dad, y de un es­tu­dio más pro­fun­do del do­cu­men­to, no ne­ga­re­mos la uti­li­dad que es­te PBA pue­da te­ner co­mo in­ven­ta­rio de los nú­cleos de po­bla­ción y co­mo mar­co nor­ma­ti­vo re­si­dual al que acu­dir en su­pues­tos lí­mi­te co­mo son los de los de au­sen­cia de pla­nea­mien­to. Pe­ro de­je­mos de pres­tar aten­ción al de­do del sa­bio pa­ra fi­jar nues­tra aten­ción en lo que es­te se­ña­la: la lu­na.

El ur­ba­nis­mo no es una me­ra téc­ni­ca re­gu­la­to­ria de la ocu­pa­ción del sue­lo. Nun­ca lo ha si­do, y me­nos lo se­rá en las so­cie­da­des del fu­tu­ro, cu­yos ejes de­fi­ni­to­rios se­rán la mo­vi­li­dad, la in­ter­co­ne­xión y el co­no­ci­mien­to. Atrás han que­da­do las so­cie­da­des in­dus­tria­les con sus le­gio­nes de obre­ros vin­cu­la­dos a una fá­bri­ca de por vi­da, que de­man­da­ban ser­vi­cios de pro­xi­mi­dad y pa­ra siem­pre. El fu­tu­ro se­rá (lo es ya) el de so­cie­da­des abier­tas y cam­bian­tes (la «so­cie­dad lí­qui­da» de Bau­man), que nos si­túan an­te pro­ble­mas nue­vos y com­ple­jos y que de­man­dan so­lu­cio­nes tam­bién nue­vas… y se­gu­ra­men­te efí­me­ras.

Si el ur­ba­nis­mo tra­di­cio­nal se fra­guó des­de y pa­ra la ciu­dad, el ur­ba­nis­mo del fu­tu­ro (del pre­sen­te ya) ha de fra­guar­se des­de y pa­ra un es­pa­cio más ex­ten­so: el del hin­ter­land; es­te es el mar­co al que re­fe­rir el plan si quie­re ser un ins­tru­men­to útil o no lo se­rá. Y la reali­dad es que lo que apor­ta el PBA en es­ta di­rec­ción no es mu­cho. A la par que se de­di­can es­fuer­zos re­gu­la­to­rios pa­ra do­tar a to­dos los mu­ni­ci­pios de Ga­li­cia de pla­nes de ur­ba­nis­mo (me te­mo que, en reali­dad, de or­de­nan­zas edi­fi­ca­to­rias), nos en­con­tra­mos con las áreas eco­nó­mi­ca­men­te más di­ná­mi­cas de Ga­li­cia (las no­na­tas áreas me­tro­po­li­ta­nas de A Co­ru­ña y Vi­go) en una si­tua­ción ur­ba­nís­ti­ca sim­ple­men­te ca­la­mi­to­sa, o con las tan ce­le­bra­das re­gio­nes ur­ba­nas de las Di­rec­tri­ces de Or­de­na­ción del Te­rri­to­rio (DOT) sin los pla­nes te­rri­to­ria­les in­te­gra­dos (PTI) que allí se con­tem­pla­ban co­mo ne­ce­sa­rios y ur­gen­tes. Es­te es el pai­sa­je lu­nar que se nos pre­sen­ta si que­re­mos mi­rar más allá del de­do del sa­bio.

Es­ta, la del pla­nea­mien­to su­pra­mu­ni­ci­pal, es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes en nues­tra co­mu­ni­dad, que no pue­de ser su­plan­ta­da por unas re­no­va­das nor­mas pro­vin­cia­les que po­nen el fo­co en el feís­mo pa­ra re­ce­tar res­pues­tas uni­for­mes nor­mal­men­te cen­tra­das en la edi­fi­ca­ción. El pla­nea­mien­to te­rri­to­rial es al­go más que eso: es la de­fi­ni­ción de las po­ten­cia­li­da­des eco­nó­mi­cas y pro­duc­ti­vas de gran­des es­pa­cios; la im­plan­ta­ción de equi­pa­mien­tos cons­trui­dos des­de la ra­cio­na­li­dad y no des­de la com­pe­ten­cia y el lo­ca­lis­mo; el di­se­ño de las re­des y me­dios de co­mu­ni­ca­ción (la im­pres­cin­di­ble co­ber­tu­ra uni­ver­sal y efi­caz de In­ter­net)…. Es, en de­fi­ni­ti­va, el im­pul­so que Ga­li­cia ne­ce­si­ta pa­ra ilu­sio­nar­se con su fu­tu­ro y re­co­no­cer­se co­mo ac­tor prin­ci­pal en la cons­truc­ción de una co­mu­ni­dad avan­za­da.

Que­dan no po­cos as­pec­tos so­bre los que re­fle­xio­nar y tra­ba­jar. La pro­pia con­cep­ción del pla­nea­mien­to ge­ne­ral co­mo en­ci­clo­pe­dia que ha de re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas de la ciu­dad, co­mo si es­ta fue­ra ya un cadáver in­co­rrup­to, o la trá­gi­ca au­sen­cia del sec­tor público en el mer­ca­do de la vi­vien­da que im­pi­de la rea­li­za­ción de po­lí­ti­cas ac­ti­vas en es­te mer­ca­do. No son cues­tio­nes me­no­res. Ur­ge po­ner­se a ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.