A ORI­LLAS DE LA CI­FRA Pro­tec­cio­nis­mo: ac­ción-reac­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XOSÉ CAR­LOS ARIAS

Sos­te­nía­mos en un ar­tícu­lo an­te­rior que las pri­me­ras me­di­das pro­tec­cio­nis­tas anun­cia­das por el Go­bierno de Do­nald Trump te­nían más que ver con el sim­ple dis­cur­so —eso sí, in­cen­dia­rio— que con la reali­dad («Pi­ro­tec­nia pro­tec­cio­nis­ta», Mer­ca­dos, 25-3-2018). Su im­pac­to so­bre la eco­no­mía glo­bal se­ría pe­que­ño, y en to­do ca­so me­nor que el pro­vo­ca­do por po­lí­ti­cas an­te­rio­res que, su­pues­ta­men­te, es­ta­ban le­jos de esa re­tó­ri­ca (co­mo las apli­ca­das por la Ad­mi­nis­tra­ción Clin­ton ha­ce un par de dé­ca­das). Pe­ro tam­bién de­cía­mos que en el vi­ra­je nor­te­ame­ri­cano de aho­ra ha­bía un ele­men­to ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so: su de­ci­di­do uni­la­te­ra­lis­mo.

Por­que si al­go he­mos apren­di­do de los erro­res co­me­ti­dos en las cri­sis eco­nó­mi­cas del pa­sa­do —so­bre to­do en la Gran De­pre­sión de los años trein­ta— es que ese pue­de ser un ca­mino ha­cia el des­pe­ña­de­ro. La subida de los aran­ce­les u otras for­mas de pro­tec­ción sin con­sul­tar a los afec­ta­dos por ellas sue­len pro­vo­car la res­pues­ta de es­tos. Po­nién­do­se en mar­cha así una es­pi­ral ac­ción­reac­ción que aca­ba por per­ju­di­car a to­dos.

En las úl­ti­mas se­ma­nas ese bu­cle se ha ido efec­ti­va­men­te con­for­man­do, y to­man­do acen­tos ca­da vez más ame­na­za­do­res. La lí­nea nor­te­ame­ri­ca­na de con­mi­na­ción pa­re­ce dis­po­ner­se en to­dos los fren­tes, con los so­cios eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos en el pun­to de mi­ra; pe­ro es en el ca­so del co­mer­cio con Chi­na don­de las pa­la­bras es­tán de­jan­do ya pa­so a los he­chos. Las au­to­ri­da­des chi­nas van res­pon­dien­do pun­tual­men­te a las subidas nor­te­ame­ri­ca­nas de aran­ce­les, que res­pon­den con nue­vas al­zas, las cua­les ya em­pie­zan a al­can­zar co­tas de con­si­de­ra­ción: la re­cien­te fi­ja­ción de ta­sas a más de 6.000 pro­duc­tos de fa­bri­ca­ción chi­na afec­ta­rían a va­lo­res de ex­por­ta­ción su­pe­rio­res a los 200.000 dó­la­res.

Cla­ro que se pue­de pen­sar que es­ta­mos an­te una me­ra es­tra­te­gia de pre­sión, muy fuer­te y agre­si­va, pe­ro que en nin­gún ca­so pa­sa­rá a ma­yo­res. Quie­nes así lo creen ra­zo­nan so­bre to­do en tér­mi­nos de que la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na aca­ba­ría sien­do se­ve­ra­men­te da­ña­da por un jue­go de ese ti­po, por lo que no ca­be pen­sar que se dis­pa­re un ti­ro en el pie. Y es que si las gue­rras co­mer­cia­les fue­sen efec­ti­va­men­te en se­rio aca­ba­rían por afec­tar a un ele­men­to fun­da­men­tal de la eco­no­mía ac­tual, las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor, que po­drían ex­pe­ri­men­tar brus­cas rup­tu­ras. Al te­ner en cuen­ta es­te factor, la aten­ción ex­clu­si­va a los in­tere­ses de los pro­duc­to­res del lla­ma­do «círcu­lo de óxi­do» y la con­sig­na de Amé­ri­ca pri­me­ro va co­bran­do la for­ma de un ab­so­lu­to dis­pa­ra­te: pién­se­se que ya ha­ce unos años se hi­zo el cálcu­lo de que más del 60 % del va­lor de pro­duc­ción de un co­che es­ta­dou­ni­den­se se ge­ne­ra en el ex­tran­je­ro. Por ello, pa­ra la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca de ese país el au­men­to de la pro­tec­ción ten­drá mu­cho más de pro­ble­ma que de so­lu­ción.

La pu­ra ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca re­co­men­da­ría, por tan­to, avan­zar con cui­da­do por ese pan­ta­no­so te­rreno. Pe­ro no pa­re­ce la pru­den­cia la prin­ci­pal vir­tud con la que Do­nald Trump afron­ta la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ni las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. A pro­pó­si­to de su es­ti­lo de go­bierno ca­be re­cor­dar lo que el es­cor­pión di­jo a la ra­na cuan­do cru­za­ban el río, en aque­lla vie­ja his­to­ria: «Es mi ca­rác­ter». Tam­po­co re­sul­ta tran­qui­li­za­dor que su prin­ci­pal ase­sor en es­ta ma­te­ria, Pe­ter Na­va­rro, ha­ya si­do siem­pre un ob­ser­va­dor sim­plis­ta de las ten­den­cias co­mer­cia­les, atri­bu­yen­do a la pu­jan­za chi­na la cau­sa prin­ci­pal de los pro­ble­mas nor­te­ame­ri­ca­nos. Des­de el res­to del mun­do, y en par­ti­cu­lar des­de Eu­ro­pa, es­tos pro­ce­sos se ven con ca­da vez más apren­sión, pues si la es­pi­ral lle­ga a con­so­li­dar­se la lí­nea de reac­ti­va­ción de la eco­no­mía internacional pue­de ver­se se­ria­men­te com­pro­me­ti­da. Lo po­dría­mos com­pro­bar ya en el 2019.

| REUTERS

Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na se han en­zar­za­do en una gue­rra aran­ce­la­ria que va es­ca­lan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.