Be­lar­mino Fer­nán­dez se­rá tras­la­da­do des­de Bra­sil pa­ra re­ci­bir se­pul­tu­ra en So­ber

El hos­te­le­ro, fallecido en São Pau­lo, se­rá en­te­rra­do en su pa­rro­quia na­tal de Ro­sen­de

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PORTADA - FRAN­CIS­CO AL­BO

El em­pre­sa­rio Be­lar­mino Fer­nán­dez Igle­sias, na­tu­ral de la pa­rro­quia so­be­ri­na de Ro­sen­de, mu­rió en la ma­dru­ga­da de ayer en el hos­pi­tal Al­bert Eins­tein de la ciu­dad bra­si­le­ña de São Pau­lo, don­de es­ta­ba in­ter­na­do. El ve­la­to­rio se ce­le­bró en el re­fe­ri­do cen­tro. Se­gún el Ayun­ta­mien­to de So­ber, la fa­mi­lia del fallecido tiene in­ten­ción de tras­la­dar el cuer­po pa­ra dar­le se­pul­tu­ra en su pa­rro­quia na­tal, pe­ro aún no se sa­be con cer­te­za la fe­cha en la que se lle­va­rá a ca­bo el en­tie­rro.

El al­cal­de Luis Fer­nán­dez Gui­tián ex­pre­só su pé­sa­me pa­ra la fa­mi­lia y los ami­gos del fallecido, al que ca­li­fi­có co­mo un «un em­pren­de­dor na­to», a la vez que agra­de­ció el he­cho de que fun­da­se en Ro­sen­de una es­cue­la de hos­te­le­ría. «Es­ta­mos moi or­gu­llo­sos de to­do o que es­te ve­ci­ño fi­xo polo no­so Con­ce­llo e es­ta­ré­mos­lle eternamente agra­de­ci­dos. É un­ha gran­de per­da pa­ra o no­so mu­ni­ci­pio», aña­dió el al­cal­de.

Eco en la pren­sa bra­si­le­ña

El fa­lle­ci­mien­to de Be­lar­mino Fer­nán­dez tu­vo eco en la pren­sa del Bra­sil, don­de era una per­so­na­li­dad am­plia­men­te co­no­ci­da. La edi­ción di­gi­tal de São Pau­lo de la re­vis­ta Ve­ja lo de­fi­nió co­mo «fi­gu­ra de proa de la gas­tro­no­mía na­cio­nal» y se­ña­ló que «le­van­tó un im­pe­rio gas­tro­nó­mi­co de la nada». La mis­ma pu­bli­ca­ción co­men­tó que Fer­nán­dez «fue uno de los hom­bres que en- se­ña­ron al pau­lis­tano a apre­ciar las car­nes de ca­li­dad».

Na­ci­do en 1931, emi­gró al Bra­sil con so­lo vein­te años. Se­gún ex­pli­có él mis­mo en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en es­te dia­rio en agosto de 1993, a esa edad sus pa­dres pre­ten­dían que in­gre­sa­se en Ren­fe, pe­ro ese tra­ba­jo no le atraía. Pen­só tam­bién en ma­tri­cu­lar­se en un se­mi­na­rio, pe­ro una con­ver­sa­ción con el cu­ra de la pa­rro­quia le con­ven­ció de que la ca­rre­ra ecle­siás­ti­ca no era lo su­yo. Co­mo mu­chos otros jó­ve­nes gallegos de esa épo­ca, op­tó en­ton­ces por la emi­gra­ción y via­jó al país sud­ame­ri­cano en el bar­co Ca­bo de Hor­nos sin ape­nas di­ne­ro. Con la ayu­da de otros emi­gran­tes, en­con­tró tra­ba­jo co­mo la­va­pla­tos en un mo­des­to res­tau­ran­te de São Pau­lo. Des­pués se em­pleó en la chu­rras­que­ría Ca­ba­na, un co­no­ci­do es­ta­ble­ci­mien­to en el que con­si­guió el pues­to de je­fe de co­me­dor al ca­bo de ocho me­ses. En 1957 em­pe­zó a tra­ba­jar en la chu­rras­que­ría Ru­bai­yat — si­tua­da en la ca­lle Vieira de Car­val­ho, en el cen­tro de la ciu­dad—, lle­gan­do a un acuer­do con los due­ños del es­ta­ble­ci­mien­to por el que se hi­zo con el 10% de la so­cie­dad. Al ca­bo de cin­co años, re­cu­rrien­do a prés­ta­mos, lo­gró con­ver­tir­se en el úni­co pro­pie­ta­rio del ne­go­cio.

Otras em­pre­sas

Es­te res­tau­ran­te fue la ba­se de un con­jun­to de em­pre­sas que aca­bó ad­qui­rien­do gran­des di­men­sio­nes con los años. En di­ver­sos viajes que reali­zó a Ar­gen­ti­na, Fer­nán­dez se do­cu­men­tó en téc­ni­cas de crian­za de re­ses y de pre­pa­ra­ción de car­nes que en­ton­ces eran po­co co­no­ci­das en Bra­sil. En 1968 ad­qui­rió una ha­cien­da en el estado de Ma­to Gros­so do Sul en la que crió ga­na­do pa­ra abas­te­cer sus es­ta­ble­ci­mien­tos. Ade­más de abrir res­tau­ran­tes en di­ver­sas ciu­da­des bra­si­le­ñas, ex­ten­dió sus ne­go­cios a Bue­nos Ai­res, Chi­le y Mé­xi­co. En el 2006 inau­gu­ró en Ma­drid un res­tau­ran­te, en un ac­to al que asis­tió el ex­pre­si­den­te del Go­bierno Fe­li­pe Gon­zá­lez. Uno de los ne­go­cios de su gru­po, el Fi­guei­ra Ru­bai­yat de São Pau­lo, fi­gu­ra en­tre los res­tau­ran­tes más cé­le­bres del Bra­sil y apa­re­ció in­clu­so en un epi­so­dio de la co­no­ci­da se­rie de ani­ma­ción Los Sim­pson.

El fallecido em­pre­sa­rio, que man­tu­vo siem­pre una es­tre­cha re­la­ción con su mu­ni­ci­pio na­tal, de­ja tres hi­jos y sie­te nie­tos.

ROI FER­NÁN­DEZ

Be­lar­mino Fer­nán­dez an­te el pazo de Ri­bas, en la pa­rro­quia de Ro­sen­de, en una fo­to­gra­fía de sep­tiem­bre del 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.