«En Lu­go hay más de 400 per­so­nas diag­nos­ti­ca­das de esclerosis múl­ti­ple»

La fi­sio­te­ra­peu­ta de ALUCEM in­di­ca que la reha­bi­li­ta­ción es esencial pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da en es­ta en­fer­me­dad

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - MONFORTE DEPORTES - TA­NIA TA­BOA­DA

Al­ba Fer­nán­dez (A Pon­te­no­va, 1991), es des­de ha­ce cua­tro años fi­sio­te­ra­peu­ta en ALUCEM, la aso­cia­ción lu­cen­se de esclerosis múl­ti­ple. En es­ta en­ti­dad, ejer­ce de reha­bi­li­ta­do­ra y ase­so­ra an­te cual­quier as­pec­to de di­cha pa­to­lo­gía.

—¿Qué es la esclerosis múl­ti­ple?

—Es una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria que afec­ta a la mie­li­na, vai­na que re­cu­bre los ner­vios, del sis­te­ma ner­vio­so central, es de­cir, mé­du­la espinal y ce­re­bro.

—¿Có­mo se des­en­ca­de­na?

—Se pro­du­cen le­sio­nes pro­vo­ca­das por acu­mu­lo de cé­lu­las in­fla­ma­to­rias que ata­can a la mie­li­na, pro­vo­can­do el re­tar­do o la in­te­rrup­ción de la co­mu­ni­ca­ción ner­vio­sa, que­dan­do en esas zo­nas un te­ji­do en­du­re­ci­do si­mi­lar a una ci­ca­triz.

—¿Cuá­les son los ti­pos?

—Clí­ni­ca­men­te te­ne­mos dos ti­pos prin­ci­pa­les de esclerosis múl­ti­ple. Por una la­do, la re­cu­rren­te re­ci­di­van­te, que es aque­lla que cur­sa con bro­tes (al­te­ra­ción del sis­te­ma ner­vio­so brus­ca con una du­ra­ción su­pe­rior a 24 ho­ras), de los cua­les, a ve­ces exis­te una re­cu­pe­ra­ción prác­ti­ca­men­te to­tal y otras de­ja se­cue­las. A ve­ces pue­de ha­ber una pro­gre­sión se­cun­da­ria en­tre bro­te y bro­te, en la cual la en­fer­me­dad si­gue avan­zan­do. Y por otro la­do, te­ne­mos la pro­gre­si­va pri­ma­ria en la cual no exis­ten bro­tes y la en­fer­me­dad va pro­gre­san­do, co­mo su nom­bre in­di­ca, pau­la­ti­na­men­te.

—¿Có­mo se rea­li­za el diag­nós­ti­co?

—El diag­nós­ti­co tiene que ser rea­li­za­do por un neu­ró­lo­go y la prue­ba de­ter­mi­nan­te pa­ra el mis­mo es la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca en la que se pue­de ob­ser­var la pre- sen­cia de le­sio­nes en el ce­re­bro y la mé­du­la espinal.

—¿Cuá­les son los sín­to­mas?

—Los sín­to­mas son muy va­ria­dos y por eso siem­pre se ha­bla de ella co­mo la en­fer­me­dad de las mil ca­ras. Pue­de afec­tar a la par­te mo­to­ra, con pér­di­da de fuer­za mus­cu­lar (a ve­ces los usua­rios des­cri­ben el ini­cio de la mis­ma con de­ta­lles co­mo que no eran ca­pa­ces de aga­rrar las co­sas, arras­tran un pie…), tam­bién pue­de afec­tar a la sen­si­bi­li­dad, al equi­li­brio, a la coor­di­na­ción, con­trol de es­fín­te­res, tem­blor, pro­ble­mas vi­sua­les… Es una en­fer­me­dad muy variada en cuan­to a sín­to­mas.

—¿Exis­ten mu­chos tra­ta­mien­tos pa­ra com­ba­tir es­ta en­fer­me­dad?

—Sí, pe­ro el tra­ta­mien­to reha­bi­li­ta­dor es esencial pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da en es­ta en­fer­me­dad. Es im­por­tan­te que se ini­cie con la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble y ser cons­tan­te en el mis­mo. Des­de nues­tro ám­bi­to con­ta­mos con nu­me­ro­sas téc­ni­cas pa­ra tra­tar es­ta pa­to­lo­gía, siem­pre adap­tán­do­nos a la ne­ce­si­dad de ca­da usua­rio.

—¿En qué se ba­sa pa­ra de­cir que es cla­ve?

—Los re­sul­ta­dos de la fi­sio­te­ra­pia en la esclerosis múl­ti­ple son real­men­te bue­nos, te­ne­mos ca­sos de per­so­nas que tras un bro­te im­por­tan­te es­tán ca­mi­nan­do, y otras, que de no ha­ber si­do por la reha­bi­li­ta­ción, no ten­drían la ca­li­dad de vi­da que tie­nen hoy.

—¿Cuán­tas per­so­nas hay diag­nos­ti­ca­das en Lu­go por es­ta en­fer­me­dad?

—En Lu­go es­ta­mos por en­ci­ma de las 400 per­so­nas afec­ta­das de esclerosis múl­ti­ple y en es­tos mo­men­tos la aso­cia­ción cuen­ta con unos 80 so­cios.

—¿Có­mo es su día a día en la aso­cia­ción?

—Ten­go la suer­te de rea­li­zar un tra­ba­jo que me apa­sio­na y te­ner en mis pa­cien­tes una pe­que­ña fa­mi­lia. El día a día en Alucem con­lle­va tra­ba­jar con to­das las ca­ras de una mis­ma en­fer­me­dad. Te­ne­mos ca­sos de afec­ta­dos que lle­van mu­chos años con la pa­to­lo­gía y es­ta per­ma­ne­ce es­ta­ble. Te­ne­mos ca­sos con me­nor tiem­po de evo­lu­ción y sín­to­mas más sig­ni­fi­ca­ti­vos. Es pri­mor­dial que la per­so­na afec­ta­da de esclerosis múl­ti­ple co­mien­ce nues­tro pro­gra­ma cuan­to an­tes, pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar, en la me­di­da de lo po­si­ble, las fa­cul­ta­des afec­ta­das y tra­tar de con­ser­var las ca­pa­ci­da­des que no han si­do da­ña­das.

—¿Con­si­de­ra que to­dos los diag­nos­ti­ca­dos de­ben acu­dir a la aso­cia­ción?

—Los ani­ma­mos a que ven­gan a co­no­cer­nos y que, por lo me­nos, se­pan que cuen­tan con nues­tro ser­vi­cio por si en al­gún mo­men­to pre­ci­san de ello.

«La fi­sio­te­ra­pia es cla­ve; hay ca­sos de per­so­nas que tras un bro­te im­por­tan­te es­tán ca­mi­nan­do»

CAR­LOS CAS­TRO

Al­ba Fer­nán­dez en la sa­la don­de apli­ca los tra­ta­mien­tos te­ra­péu­ti­cos a sus pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.