La sa­li­da de la cár­cel de un vio­la­dor cau­sa una gran alar­ma en la ciu­dad

De­jó la pri­sión el mar­tes y ayer mu­chos pa­dres lo re­tra­ta­ron y com­par­tie­ron las fo­tos

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - LOCAL - TANIA TABOADA

La sa­li­da de la cár­cel de Bon­xe de Ma­nuel Mar­tí­nez Quin­tas, alias El Quin­tas, tras cum­plir 20 años de pri­sión por tres de­li­tos de vio­la­ción y uno de de­ten­ción ile­gal de una jo­ven de Za­mo­ra en oc­tu­bre de ha­ce diez años, cau­só ayer una gran alar­ma en la ca­pi­tal lu­cen­se. El pre­so ha­bía co­me­ti­do aque­llos he­chos du­ran­te una li­ber­tad pro­vi­sio­nal de otra con­de­na an­te­rior por do­ble ase­si­na­to y vio­la­ción de una pa­re­ja de jó­ve­nes en Za­mo­ra en 1983.

Así que, con es­te cu­rrícu­lo, y tras ser di­vul­ga­da su sa­li­da de pri­sión el pa­sa­do mar­tes por al­gu­nos de los afec­ta­dos de Za­mo­ra, se dis­pa­ra­ron des­de pri­me­ra ho­ra de ayer por va­rias re­des so­cia­les y gru­pos de what­sApp di­ver­sas fo­to­gra­fías del hom­bre, aler­tan­do de que ha­bía fi­ja­do re­si­den­cia en la ca­pi­tal lu­cen­se. Ade­más, tam­bién se in­di­ca­ba la zo­na que fre­cuen­ta es­te ex-pre­si­dia­rio, en los jar­di­nes de la es­ta­ción de au­to­bu­ses y la vie­ja cár­cel, jun­to a otros ha­bi­tua­les que ha­bi­tan en aque­lla zo­na. La pri­me­ra alar­ma sal­tó en uno de los co­le­gios cer­ca­nos, el de los Ma­ris­tas, al la­do de las ofi­ci­nas del Con­ce­llo. Va­rios pa­dres aler­ta­ban de la pre­sen­cia de es­te «pe­li­gro­so sal­man­tino» y de su preo­cu­pa­ción por­que le pa­se al­go a sus hi­jos, ya que el hom­bre es­tu­vo char­lan­do y ha­cien­do gru­po en los ban­cos del jar­dín con al­gu­nos de los que pa­san allí el día ha­bi­tual­men­te. Al­gu­nos pa­dres le hi­cie­ron fo­tos, ves­ti­do con ca­mi­se­ta ro­ja, y las imá­ge­nes co­men­za­ron a ro­dar por los gru­pos de men­sa­je­ría de ese co­le­gio y lue­go de prác­ti­ca­men­te to­dos los cen­tros de la ciu­dad.

No pue­de vol­ver a su zo­na

El hom­bre no po­drá en­trar ni re­si­dir du­ran­te cinco años en las pro­vin­cias de Za­mo­ra, ni en dos lo­ca­li­da­des de Va­lla­do­lid y Ali­can­te, se­gún la sen­ten­cia que le con­de­nó a 27 años de cár­cel en 1999. Tam­po­co po­drá apro­xi­mar­se a la fa­mi­lia de la víc­ti­ma, su ma­ri­do, sus hi­jos, sus pa­dres y sus hermanos, se­gún la Au­dien­cia de Za­mo­ra que fir­mó el au­to de li­qui­da­ción de la pe­na.

Pan­fle­to aler­tan­do de su pre­sen­cia, con fo­to­gra­fías in­clui­das. El te­mor que se ge­ne­ró en­tre los gru­pos de pa­dres de la ca­pi­tal lu­cen­se se de­bió es­pe­cial­men­te al pan­fle­to en el que se aler­ta del pe­li­gro de es­te in­di­vi­duo. En es­te se in­clu­ye in­for­ma­ción so­bre sus an­te­ce­den­tes de­lic­ti­vos y dos fo­to­gra­fías del mis­mo. En ellas se pue­de apre­ciar su as­pec­to: un chi­cho en el pe­lo, chi­va en la bar­ca, un pen­dien­te y su in­du­men­ta­ria in­for­mal.

Al­gu­nos pa­dres lo re­tra­ta­ron (es el de ca­mi­se­ta ro­ja) en el par­que de la es­ta­ción de au­to­bu­ses e in­va­die­ron las re­des con es­tas fo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.