La bis­nie­ta de ou­ren­sa­nos que fue di­rec­to­ra del año en Es­ta­dos Uni­dos

Im­plan­tó en un co­le­gio de Was­hing­ton un plan de con­vi­ven­cia di­se­ña­do en Ourense

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - AGENDA - MARTA VÁZ­QUEZ

La pro­vin­cia de Ourense ha per­di­do va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ha­bi­tan­tes de­bi­do a la emi­gra­ción, pe­ro a ve­ces el des­tino ha­ce que al­gu­nos re­gre­sen a sus orí­ge­nes. Es el ca­so de Ja­ne­cee Ca­rell Do­cal. Na­ci­da en el es­ta­do de Vir­gi­nia en 1976, es la pri­me­ra ge­ne­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se de una fa­mi­lia de ou­ren­sa­nos que, a me­dia­dos del si­glo XX, mar­chó a Cu­ba. Tiem­po des­pués, con la lle­ga­da de la re­vo­lu­ción cas­tris­ta, se exi­lia­ron a los Es­ta­dos Uni­dos. Allí na­ció y vi­vió Ja­ne­cee, a ca­ba­llo en­tre Flo­ri­da, Ken­tucky, Ohio y Was­hing­ton, don­de es­tu­dió en las uni­ver­si­da­des de Geor­ge­town y Geor­ge Was­hing­ton, ob­te­nien­do tres tí­tu­los.

En es­ta úl­ti­ma ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca, la de Geor­ge Was­hing­ton, tam­bién co­no­cen bien a la abue­la de Ja­ne­cee, Car­men, hi­ja de aquel ma­tri­mo­nio emi­gran­te que se li­cen­ció en Far­ma­cia en Cu­ba y, tras el exi­lio, ocu­pó allí el car­go de su­per­vi­so­ra y má­na­ger del la­bo­ra­to­rio de ge­né­ti­ca. Hoy tie­ne 91 años y vi­ve en Pon­te­ve­dra, ciu­dad en la que des­de ha­ce dos años tam­bién re­si­de Ja­ne­cee, que ha­ce tan so­lo unos días ha pre­sen­ta­do en la Uni­ver­si­dad de Vi­go, con­cre­ta­men­te en la fa­cul­tad de Cien­cias de la Educación del cam­pus de Ourense, su te­sis doc­to­ral. La in­ves­ti­ga­ción se ti­tu­la Di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de un pro­gra­ma coedu­ca­ti­vo pa­ra la me­jo­ra de la con­vi­ven­cia y el de­sa­rro­llo in­te­gral de es­tu­dian­tes y sus fa­mi­lias en una es­cue­la pri­ma­ria, y ha si­do di­ri­gi­da por Ma­ría La­mei­ras Fer­nán­dez, Yo­lan­da Ro­drí­guez Cas­tro y Jo­sé Ma­ría Faíl­de Ga­rri­do, to­dos do­cen­tes en el cam­pus pro­vin­cial.

El tra­ba­jo de Ja­ne­cee es fru­to de la ex­pe­rien­cia co­mo do­cen­te que ha te­ni­do en Es­ta­dos Uni­dos, don­de fue di­rec­to­ra de la Es­cue­la Pri­ma­ria Bi­lin­güe Po­well, en Was­hing­ton DC, en­tre los años 2009 y 2015. En es­te tiem­po im­plan­tó en el cen­tro un pro­gra­ma de con­vi­ven­cia que fue ase­so­ra­do des­de el cam­pus de Ourense. «Co­mo di­rec­to­ra del co­le­gio co­no­cí el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción del gru­po de la Uni­ver­si­dad de Vi­go, de sa­lud se­xua­li­dad y gé­ne­ro, pa­ra pre­ve­nir vio­len­cia y aco­so es­co­lar en­tre igua­les, lla­ma­do pro­gra­ma Aga­ri­mos», ex­pli­ca la do­cen­te, que ase­gu­ra que se fi­jó en es­te mo­de­lo por­que, en­tre otras ven­ta­jas, te­nía mu­cha documentación en cas­te­llano. «Nues­tra es­cue­la es muy mul­ti­cul­tu­ral, la ma­yo­ría son his­pano ha­blan­tes, y Aga­ri­mo te­nía ma­te­ria­les en cas­te­llano y es­to era al­go muy im­por­tan­te por­que el co­le­gio es bi­lin­güe, en in­glés y cas­te­llano».

Uti­li­zan­do Aga­ri­mos co­mo mar­co, el cen­tro pu­so en mar­cha pro­to­co­los pa­ra me­jo­rar la con­vi­ven­cia en­tre los alum­nos, con­tro­lan­do po­si­bles ca­sos de aco­so y so­lu­cio­nan­do tam­bién los pro­ble­mas que sur­gie­ron en­tre los pa­dres, de­bi­do en­tre otras ra­zo­nes a las di­fe­ren­cias ra­cia­les y de po­der ad­qui­si­ti­vo. Los do­cen­tes tam­bién se for­ma­ron y, ba­jo el li­de­raz­go in­dis­cu­ti­ble de Ja­ne­cee, el co­le­gio —en el que es­tu­dian 425 alum­nos de 3 a 11 años— su­frió una trans­for­ma­ción to­tal. «Lo­gra­mos ofre­cer ser­vi­cios a to­dos, pa­dres y ma­dres in­clui­dos, con pro­yec­tos en co­mún que ellos pu­die­ran lle­var a ca­bo, y to­do eso re­sul­tó en una aso­cia­ción de pa­dres y maes­tros, un gru­po muy in­clu­si­vo, con in­te­gran­tes de va­rias cla­ses eco­nó­mi­cas y de dis­tin­tas pro­ce­den­cias. Con­se­gui­mos dar­les voz a to­das las fa­mi­lias y ese fue un re­sul­ta­do muy po­si­ti­vo», cuen­ta la do­cen­te. Aque­lla ini­cia­ti­va en fa­vor de la con­vi­ven­cia en la educación se con­vir­tió en un ejem­plo a se­guir. El co­le­gio re­ci­bió va­rios pre­mios e in­clu­so fue vi­si­ta­do por el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, mien­tras que Ja­ne­cee Do­cal fue nom­bra­da pro­fe­so­ra del año.

Re­gre­sar o que­dar­se

Aho­ra, tras dos años en Ga­li­cia pre­pa­ran­do su doc­to­ra­do, a es­ta bri­llan­te pro­fe­sio­nal le to­ca de­ci­dir si re­gre­sa a Es­ta­dos Uni­dos —es­tá en ex­ce­den­cia en el co­le­gio de Was­hing­ton— u op­ta por que­dar­se. «Mi co­ra­zón es­tá con mi co­mu­ni­dad y con el tra­ba­jo con ellos du­ran­te vein­te años, pe­ro tam­bién ten­go mi hi­ja de dos años, y mi ma­ri­do, que tie­ne su tra­ba­jo aquí». Es­tá abier­ta, en to­do ca­so, a cual­quier ofer­ta «pa­ra ser­vir a la co­mu­ni­dad ga­lle­ga» y sa­be que «el fu­tu­ro es­tá por es­cri­bir».

RAMÓN LEIRO

Ja­ne­cee Do­cal vi­ve aho­ra en Pon­te­ve­dra y aca­ba de leer su te­sis doc­to­ral en el cam­pus de Ourense.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.