Las ce­ni­zas del agen­te fo­res­tal Pa­co López fue­ron es­par­ci­das en una mon­ta­ña de O Cou­rel

Es­par­ci­das en el mis­mo lu­gar de O Cou­rel las ce­ni­zas de dos agen­tes me­dioam­bien­ta­les

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PORTADA - CARLOS CORTÉS

No es la ma­yor mon­ta­ña de O Cou­rel, pe­ro O Ta­ro Bran­co tie­ne al­go es­pe­cial más allá de sus 1.200 y pi­co me­tros de al­tu­ra. Pue­de que sean sus ca­rac­te­rís­ti­cas for­mas re­don­dea­das, o los aflo­ra­mien­tos de ro­ca ca­li­za que aso­man aquí y allá ba­jo un man­to ve­ge­tal que es de un ver­de in­ten­so la ma­yor par­te del año .... Era des­de lue­go una mon­ta­ña muy es­pe­cial pa­ra Pa­co López, el agen­te fo­res­tal an­da­luz pe­ro afin­ca­do en O Cou­rel que mu­rió el pa­sa­do mes de ju­nio. Y tam­bién pa­ra su ami­go y co­le­ga de pro­fe­sión Ale­jan­dro La­ga­rón, muer­to ha­ce no mu­cho, tam­bién por cau­sas na­tu­ra­les. Des­de es­te do­min­go, las ce­ni­zas de am­bos re­po­san en la cum­bre de O Ta­ro Bran­co.

Las de Ale­jan­dro fue­ron es­par­ci­das en ese mon­te ha­ce dos años, so­lo unos días des­pués de su muer­te. Era de A Fon­sa­gra­da y cuan­do fa­lle­ció ya lle­va­ba un tiem­po vi­vien­do en Sa­rria con su fa­mi­lia, pe­ro ha­bía tra­ba­ja­do co­mo agen­te fo­res­tal en O Cou­rel du­ran­te años y era un enamo­ra­do de esas mon­ta­ñas, a las que vol­vía siem­pre que po­día. Allí ha­bía coin­ci­di­do con Pa­co López, el gra­na­dino que ha­ce 32 años ate­rri­zó en Fol­go­so des­pués de for­mar­se co­mo agen­te fo­res­tal en la es­cue­la de Lou­ri­zán. Pa­ra los dos, el mon­te no era so­lo un tra­ba­jo, sino tam­bién una pa­sión. Y es­ta­ban de acuer­do en que esa mo­le ca­li­za de nom­bre ex­tra­ño y lle­na de cue­vas era un lu­gar co­mo po­cos.

Ries­go de in­cen­dio

«Non hou­bo ma­nei­ra de fa­ce­lo an­tes so­bre to­do por­que o ve­rán é tem­po­ra­da de al­to ris­co de in­cen­dios», ex­pli­ca Fe­li­pe Castro, agen­te fo­res­tal y ami­go de Pa­co López. Si lo ha­cían en ve­rano, mu­chos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo del fa­lle­ci­do no iban a po­der asis­tir al ho­me­na­je. Así que de­ja­ron pa­sar los me­ses de ca­lor y se pro­pu­sie­ron or­ga­ni­zar­lo el pri­mer fin de se­ma­na de no­viem­bre, pe­ro tam­po­co hu­bo ma­ne­ra. Se ce­le­bra­ba la Fes­ta da Cas­ta­ña do Cou­rel y fal­ta­ban alo­ja­mien­tos li­bres pa­ra los fa­mi­lia­res que que­rían ve­nir de Gra­na­da y de Vi­go.

El ho­me­na­je se ce­le­bró fi­nal­men­te es­te do­min­go. Unas cin­cuen­ta per­so­nas, en­tre las que ha­bía fa­mi­lia­res, ami­gos, ve­ci­nos y co­le­gas de las con­se­lle­rías de Me­dio Ru­ral y Me­dio Am­bien­te, subie­ron a la ci­ma de O Ta­ro Bran­co y es­par­cie­ron allí una par­te de sus ce­ni­zas. El res­to se­rán tras­la­da­das a Gra­na­da.

Una pla­ca que lo ex­pli­ca

Tam­bién co­lo­ca­ron una pla­ca en la que pue­de leer­se «Nes­ta pa­ra­xe do Ta­ro Bran­co re­pou­san as cin­zas de Pa­co López (19532017), axen­te fo­res­tal que de­di­cou 32 anos da súa vi­da aos mon­tes e ás xen­tes do Cou­rel. Lem­bra­mos o teu so­rri­so, com­pro­mi­so e so­li­da­rie­da­de». Y eso no son so­lo pa­la­bras, por­que to­dos los que tra­tra­ron con él es­tán de acuer­do en que era al­guien es­pe­cial, po­co más o me­nos co­mo su mon­ta­ña fa­vo­ri­ta.

«Que co­mo era Pa­co?». Fe­li­pe Castro re­pi­te en al­to la pre­gun­ta y se ríe, pe­ro no tar­da ni un se­gun­do en con­tes­tar. «Pa­co era un ca­chon­do, en­tre ou­tras cou­sas, e ás ve­ces era com­pli­ca­do sa­ber se che es­ta­ba fa­lan­do en se­rio ou non, por­que ti­ña un hu­mor moi es­pe­cial». Y al mis­mo tiem­po, era «moi aco­lle­dor, moi en­tra­ña­ble, moi an­da­luz e pres­tá­ba­se prac­ti­ca­men­te a to­do». Por ejem­plo, a sem­brar O Cou­rel de esos in­di­ca­do­res de ma­de­ra de he­chu­ras ar­te­sa­na­les que se han con­ver­ti­do en una se­ña de iden­ti­dad de es­tas mon­ta­ñas.

Los le­tre­ros de ma­de­ra

Em­pe­zó a ha­cer­los des­pués de ter­mi­nar un cur­so de car­pin­te­ría. Pri­me­ro eran so­lo in­di­ca­do­res de al­deas o pa­ra­jes en el mon­te. Des­pués, se co­rrió la voz y la gen­te em­pe­zó a pe­dír­se­los pa­ra co­mer­cios, ba­res e in­clu­so ca­sas par­ti­cu­la­res. Y a na­die le de­cía que no. To­dos pa­re­cen he­chos por la mis­ma mano, pe­ro ca­da uno tie­ne al­go es­pe­cial en el aca­ba­do o en la for­ma.

Los le­tre­ros de Pa­co López si­guen por to­das par­tes, re­cor­dán­do­le a los ve­ci­nos quién era aquel an­da­luz gran­de y fuer­te co­mo una mon­ta­ña que lle­gó ha­ce 32 años a O Cou­rel y ya nun­ca se mar­chó.

Las ce­ni­zas de Pa­co López fue­ron es­par­ci­das es­te do­min­go en la ci­ma de O Ta­ro Bran­co

Pa­co López

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.