El ase­sor «nos des­va­li­jó», di­jo en el jui­cio la es­po­sa de un jo­ven gra­ve­men­te le­sio­na­do

La fis­ca­la pi­de 5 años de cár­cel por pre­sun­ta apro­pia­ción in­de­bi­da de 90.000 eu­ros

La Voz de Galicia (Monforte) - Monforte local - - PROVINCIA - EN­RI­QUE G. SOU­TO

El ac­ci­den­ta­do fir­mó en 2006 un po­der no­ta­rial con am­plias fa­cul­ta­des para su ase­sor

El acu­sa­do ne­gó haber re­que­ri­do la en­tre­ga de can­ti­da­des en mano

Si An­dré Mal­raux hu­bie­se estado ayer en la sa­la de la Au­dien­cia Pro­vin­cial qui­zá se hu­bie­se ra­ti­fi­ca­do en su co­no­ci­da afir­ma­ción de que «si de ve­ras lle­gá­se­mos a po­der com­pren­der, ya no po­dría­mos juz­gar». Y es que se juz­gó a un hom­bre, de sa­lud apa­ren­te­men­te que­bran­ta­da, por pre­sun­ta apro­pia­ción in­de­bi­da de, se­gún los cálcu­los de la acu­sa­ción, unos 90.000 eu­ros a otro hom­bre, un jo­ven, en si­lla de rue­das, que en 2005 le en­car­gó, co­mo ges­tor, ha­cer­se car­go de to­dos los pa­pe­les ne­ce­sa­rios para re­sol­ver los nu­me­ro­sos pro­ble­mas bu­ro­crá­ti­co ad­mi­nis­tra­ti­vos de­ri­va­dos de la si­tua­ción de la que que­dó tras su­frir un ac­ci­den­te de co­che. La mu­jer del ac­ci­den­ta­do de­fi­nió en dos frases la si­tua­ción en la que se vie­ron: «Nos des­va­li­jó» y «nos que­da­mos con una mano de­lan­te y otra de­trás». El mi­nis­te­rio pú­bli­co pi­de cin­co años de cár­cel (la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, seis) así co­mo una in­dem­ni­za­ción por el im­por­te de la can­ti­dad que con­si­de­ra in­de­bi­da­men­te apro­pia­da por el acu­sa­do.

En 2005, un hom­bre de 20 años con­du­cía de vuel­ta de su tra­ba­jo y tu­vo un gra­ve ac­ci­den­te, a cau­sa del cual su­frió le­sio­nes me­du­la­res. Pa­sa­ría tres años hos­pi­ta­li­za­do, con sa­li­das es­po­rá­di­cas a su ca­sa, en Foz. Vien­do que el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción se­ría lar­go y pe­no­so, se­ña­la la fis­ca­la, de­ci­die­ron re­cu­rrir a una ase­so­ría pro­fe­sio­nal. Los sue­gros del ac­ci­den­ta­do acu­die­ron a Bu­re­la al des­pa­cho de una abo­ga­da, que ya no te­nía allí su cen­tro de tra­ba­jo; prác­ti­ca­men­te en­fren­te, vie­ron una ase­so­ría y a ella acu­die­ron. El hom­bre que ayer fue juz­ga­do era el ad­mi­nis­tra­dor y res­pon­sa­ble de esta ase­so­ría, que te­nía un tra­ba­ja­dor. En mar­zo de 2006 el ac­ci­den­ta­do, aún en con­di­cio­nes fí­si­cas muy di­fí­ci­les, fir­mó un po­der no­ta­rial, en una fur­go­ne­ta, al pie de la no­ta­ria, para atri­buir al ges­tor am­plias fa­cul­ta­des de ad­mi­nis­tra­ción de sus bie­nes. Entre car­gos en la cuen­ta ban­ca­ria y pa­gos en mano, la fis­ca­lía con­si­de­ra que el acu­sa­do se apro­pió in­de­bi­da­men­te de más de 90.000 eu­ros.

El acu­sa­do, Da­niel O.C., ase­gu­ró que co­no­ció al jo­ven ac­ci­den­ta­do cuan­do era un ni­ño, por­que su ma­dre se en­car­ga­ba de la lim­pie­za en la ofi­ci­na de la em­pre­sa que te­nía an­tes de la ase­so­ría a cu­yos ser­vi­cios re­cu­rrió el de­man­dan­te. El acu­sa­do ma­ni­fes­tó que el po­der no­ta­rial se de­bió a que entre las dos fa­mi­lias ha­bía des­con­fian­za. Sos­tu­vo que él no pi­dió nun­ca el ci­ta­do po­der. Ase­gu­ró que di­cho do­cu­men­to so­lo se usó para re­co­ger un an­ti­ci­po del ta­lón en el juz­ga­do, que se ha­bía ne­go­cia­do con la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra, al que acu­die­ron acom­pa­ña­dos del di­rec­tor de la en­ti­dad ban­ca­ria en el que fue in­gre­sa­do.

Pa­gos

Tam­bién ne­gó haber re­que­ri­do que se le en­tre­ga­sen can­ti­da­des en mano. Afir­mó que man­tu­vo in­for­ma­da a la fa­mi­lia del jo­ven, con reunio­nes en su ofi­ci­na. Igual­men­te, di­jo que es­te nun­ca le ma­ni­fes­tó di­rec­ta­men­te su dis­con­for­mi­dad. Ase­gu­ró que «hu­bo que lu­char» para que el ac­ci­den­te fue­se considerado in iti­ne­re. Re­la­tó al­gu­nos or­ga­nis­mos an­te lo que, se­gún di­jo, se hi­cie­ron ges­tio­nes.

Con­clu­sio­nes

La fis­ca­la, en la ex­po­si­ción de con­clu­sio­nes, se­ña­ló que, aún acep­tan­do la ver­sión más fa­vo­ra­ble al acu­sa­do, y te­nien­do en cuen­ta que de lo que allí se tra­ta­ba no era «de la ges­to­ría más ca­ra del mun­do», el hom­bre juz­ga­do ayer tu­vo va­rias oca­sio­nes de pre­sen­tar jus­ti­fi­can­tes de los gas­tos y fac­tu­ras, y no lo hi­zo. Apun­tó que de haber si­do cier­tas las ges­tio­nes que di­jo haber efec­tua­do, po­dría mos­trar do­cu­men­tos.

In­di­có así que su clien­te le re­cla­mó me­dian­te bu­ro­fax explicaciones y que no res­pon­dió en las di­li­gen­cias en pri­me­ra ins­tan­cia en el juz­ga­do de Vi­vei­ro; igual­men­te, el si­len­cio —se­ña­ló— fue su res­pues­ta en las di­li­gen­cias pre­vias del pro­ce­so que ayer lle­gó a jui­cio. «Ni una so­la ex­pli­ca­ción en diez años», di­jo la fis­ca­la, y tam­bién: «Na­die ha po­di­do de­cir qué ha he­cho es­te se­ñor para co­brar 90.000 eu­ros».

La abo­ga­da de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar en­tien­de que el acu­sa­do ac­tuó am­pa­rán­do­se en la ig­no­ran­cia en cues­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas de sus víc­ti­mas. Des­ta­có que las re­la­cio­nes entre las fa­mi­lias no so­lo no eran ma­las, sino que los pa­dres de ella ven­die­ron una ca­sa para po­der ayu­dar a la jo­ven pa­re­ja (ella te­nía 18 años; él, 20); por su si­tua­ción es­te ca­so, ma­ni­fes­tó, cau­sa especial re­pul­sa.

KI­KE

La de­fen­sa cree que no que­dó pro­ba­do en la vis­ta que se hu­bie­ra pro­du­ci­do la apro­pia­ción de que se acu­sa a su pa­tro­ci­na­do. Vio ex­tra­ño que los fa­mi­lia­res acu­die­sen a la ase­so­ría con fre­cuen­cia y no fue­sen in­for­ma­dos. Igual­men­te des­ta­có que no hay do­cu­men­tos que jus­ti­fi­quen las en­tre­gas de di­ne­ro en mano y las otras co­rres­pon­den a las ges­tio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.