CAN­TI­DAD Y CA­LI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - GIO­VAN­NI MICHELOTTI Por Ignacio Fe­rrei­ro Gon­zá­lez gran­des di­se­ña­do­res

PIO­NE­RO EN EL TRA­BA­JO CO­MO «FREE­LAN­CE» PA­RA LOS MÁS IM­POR­TAN­TES FA­BRI­CAN­TES Y CARROCEROS, Y UNO DE LOS DI­SE­ÑA­DO­RES MÁS PROLÍFICOS, EN­TRE LOS 1.200 MO­DE­LOS SUR­GI­DOS DEL TA­BLE­RO DE GIO­VAN­NI MICHELOTTI ABUN­DAN LOS CLÁ­SI­COS DE LA IN­DUS­TRIA DEL AU­TO­MÓ­VIL DE LOS 60 Y 70.

La edi­ción de 1973 del Ra­li de Mon­te­car­lo no era la pri­me­ra que ga­na­ba un Al­pi­ne A110, que ya en 1971 se ha­bía al­za­do con el triun­fo, pe­ro se­ría la más so­na­da por su con­tun­den­te re­sul­ta­do: los tres pri­me­ros pues­tos, y ade­más el quin­to y el sex­to, eran ocu­pa­dos por es­te mo­de­lo, en la pri­me­ra prue­ba de una tem­po­ra­da en la que se pro­cla­ma­ría campeón del Mun­do de Ra­lis. A sus vir­tu­des me­cá­ni­cas el A110 de 1961 su­ma­ba una agre­si­va ima­gen que man­te­nía las lí­neas de­fi­ni­das en el mo­de­lo an­te­rior, el A108, y que al igual que es­te y que su pre­de­ce­sor, el A106, era obra del di­se­ña­dor ita­liano Gio­van­ni Michelotti, en aque­llas fe­chas uno de los más apre­cia­dos por la in­dus­tria.

Na­ci­do en Tu­rín el 6 de oc­tu­bre de 1921, Michelotti he­re­da­ba la afición por los au­to­mó­vi­les de su pa­dre, em­plea­do de la Ita­la Fab­bri­ca Au­to­mo­vi­li de aque­lla mis­ma ciu­dad, que des­de prin­ci­pios de si­glo pro­du­cía de­por­ti­vos y al­can­za­ba im­por­tan­tes éxi­tos en com­pe­ti­ción. Tras de­jar sus es­tu­dios a los 15 años, se in­cor­po­ra­ba co­mo apren­diz a Sta­bi­li­men­ti Fa­ri­na en Cam­biano, a las afue­ras de su ciu­dad na­tal, don­de el pri­me­ro de los di­se­ños que se le atri­bu­ye se­rá una ca­rro­ce­ría pa­ra el Lan­cia As­tu­ra en 1938, que no lle­ga­rá a fa­bri­car­se, pe­ro a la que se­gui­rán ver­sio­nes de pro­duc­ción pa­ra el Alfa Romeo 6C 2500 y di­se­ños ba­sa­dos en el Tal­bot T-26. Tu­vo el éxi­to su­fi­cien­te pa­ra que Michelotti, tras ha­ber ser­vi­do en el ejér­ci­to ita­liano du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es­ta­ble­cie­ra su pro­pia ofi­ci­na en Tu­rín en 1946, el pri­mer es­tu­dio in­de­pen­dien­te de di­se­ño de ca­rro­ce­rías del que se tie­ne no­ti­cia, que po­co tiem­po des­pués, en 1949, se convertirá en el Stu­dio Tech­ni­co e Ca­rroz­ze­ría G. Michelotti, ya con ins­ta­la­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra la cons­truc­ción de ma­que­tas y pro­to­ti­pos.

Co­la­bo­ra­rá con las más re­co­no­ci­das ca­rroz­ze­rias tu­ri­ne­sas: Ber­to­ne, Ghia, Alle­magno o Vig­na­le, y aten­de­rá ade­más sus pro­pios en­car­gos, des­de un di­se­ño so­bre el Fe­rra­ri 166 has­ta mu­chos otros so­bre mo­de­los de es­te mis­mo fa­bri­can­te, pe­ro tam­bién de Ma­se­ra­ti, Lan­cia y Alfa Romeo: ca­rro­ce­rías pa­ra el Fe­rra­ri 212 In­ter o el 340 México Cou­pé, el Ma­se­ra­ti 3500GT, el Lan­cia Au­re­lia o el Alfa Romeo Giu­liet­ta Sprint Ve­lo­ce. La mues­tra de su inago­ta­ble tra­ba­jo po­día ob­ser­var­se ya en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Tu­rín de 1954: 40 de los mo­de­los ex­pues­tos ha­bían si­do di­se­ña­dos por Michelotti.

Su tra­ba­jo pron­to tras­pa­sa­ría las fron­te­ras ita­lia­nas. A fi­na­les de los 50 se convertirá en el di­se­ña­dor de ca­be­ce­ra del fa­bri­can­te bri­tá­ni­co Stan­dard Triumph, co­men­zan­do con el Stan­dard Van­guard, y con­ti­nuan­do con el He­rald, los TR4 y TR5, Spit­fi­re, 2000 y 2500, GT6, Stag y Do­lo­mi­te. En aque­llas mis­mas fe­chas co­men­za­rá a co­la­bo­rar tam­bién con la ale­ma­na BMW, pa­ra la que desa­rro­lla­rá el 700, la Neue Klas­se que co­men­za­ba con el 1500 de 1961, y la Se­rie 2 inau­gu­ra­da por el 1602 de 1966. No so­lo otros fa­bri­can­tes eu­ro­peos, co­mo la ho­lan­de­sa Daf o las fran­ce­sas Ma­tra y Al­pi­ne, se con­ver­ti­rán en clien­tes de Michelotti, sino que su tra­ba­jo se­rá re­cla­ma­do in­clu­so des­de Ja­pón, con di­se­ños co­mo el Hino Con­tes­sa de 1961, el Nis­san/Prin­ce Sky­li­ne Sport de 1962 o el Daihat­su Sport Cou­pé

de 1963, e in­clui­rá tam­bién ca­mio­nes y au­to­bu­ses ade­más de au­to­mó­vi­les. Fa­lle­ci­do pre­ma­tu­ra­men­te de­bi­do a un cáncer el 23 de enero de 1980, an­tes de cum­plir los 59 años, el Re­liant Sci­mi­tar SS1 que sal­dría al mer­ca­do en 1984 se con­si­de­ra su úl­ti­mo di­se­ño.

Michelotti era un con­ven­ci­do de­fen­sor de la au­to­no­mía del di­se­ña­dor fren­te a los di­rec­ti­vos de las em­pre­sas, has­ta el pun­to de ha­ber re­cha­za­do una ofer­ta de Ge­ne­ral Mo­tors pa­ra di­ri­gir su cen­tro de di­se­ño en Detroit, que re­su­mía en la «me­tá­fo­ra del ca­me­llo»: «El ca­me­llo es un ca­ba­llo di­se­ña­do por un di­se­ña­dor des­pués de una reunión de eje­cu­ti­vos».

EL AL­PI­NE A110 El pe­que­ño de­por­ti­vo fran­cés, fru­to de la co­la­bo­ra­ción del pi­lo­to Jean Ré­dé­lé con el fa­bri­can­te Re­nault, se pro­cla­mó pri­mer ga­na­dor del Cam­peo­na­to del Mun­do de Ra­lis, que en 1973 sus­ti­tuía al an­te­rior Cam­peo­na­to In­ter­na­cio­nal.

DE ITA­LIA A JA­PÓN, PA­SAN­DO POR ALE­MA­NIAMichelotti di­se­ña­ría pa­ra Vig­na­le la ca­rro­ce­ría del Ma­se­ra­ti Se­bring de 1962 (arri­ba), en la mis­ma épo­ca en que pa­ra BMW desa­rro­lla­ba la Se­rie 2, de la que el 1602 se­ría el pri­mer ex­po­nen­te (de­re­cha).

ÉXI­TOS DE­POR­TI­VOS Y CO­MER­CIA­LESJean Clau­de An­druet, con Mi­che­lle Pe­tit de co­pi­lo­to, ga­na­ban Mon­te­car­lo en 1973 (izq.), mien­tras Triumph con­se­guía un gran éxi­to con mo­de­los co­mo el TR4, el Spit­fi­re o el Stag (so­bre es­tas lí­neas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.