Es­ta­mos per­dien­do LI­DE­RAZ­GO?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Ellos si­guen man­dan­do más que no­so­tras. So­lo les lle­va­mos la de­lan­te­ra en cues­tio­nes fa­mi­lia­res, pe­ro con­quis­tar el po­der em­pre­sa­rial, po­lí­ti­co y fi­nan­cie­ro es cues­tión de tiem­po... y de ga­nas. Por B. Gon­zá­lez

PPor un mo­men­to, ima­gi­na que pu­die­ras ele­gir el gé­ne­ro de la per­so­na que ocu­pa­rá la pró­xi­ma Pre­si­den­cia del Go­bierno. O de la ca­be­za vi­si­ble de la ma­yor mul­ti­na­cio­nal del mun­do. ¿Lle­va­ría tra­je y cor­ba­ta o po­dría cal­zar za­pa­tos de ta­cón? Ha­ce un si­glo, la pre­gun­ta so­na­ría un tan­to ex­tra­ña. Pen­sar en una mu­jer li­de­ran­do un país o una gran com­pa­ñía –cuan­do ape­nas po­día for­mar­se y tra­ba­jar fue­ra de ca­sa– re­sul­ta­ría com­pli­ca­do, in­clu­so, pa­ra los muy ima­gi­na­ti­vos. La má­xi­ma ca­te­go­ría a la que po­día as­pi­rar cual­quie­ra en el co­lec­ti­vo fe­me­nino era la de ser una gran mu­jer de­trás de un gran hom­bre. Y el ad­ver­bio “de­trás” no ad­mi­tía va­ria­bles. Sin em­bar­go, aho­ra es una mu­jer quien di­ri­ge el

Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, hay 19 pre­si­den­tas o je­fas de Go­bierno, y al­gu­nos gi­gan­tes em­pre­sa­ria­les co­mo IBM o Ge­ne­ral Mo­tors es­tán di­ri­gi­dos por mu­je­res. ¿Sig­ni­fi­ca eso que la so­cie­dad ya es­tá pre­pa­ra­da pa­ra con­fiar en lí­de­res fe­me­ni­nas? ¿O con­ti­núan sien­do ex­cep­cio­nes que con­fir­man la re­gla? Di­ce la Real Aca­de­mia que un lí­der es la per­so­na a la que si­gue un gru­po, re­co­no­cién­do­la co­mo je­fa u orien­ta­do­ra. Lo que no aña­de es que ten­ga que ser, pre­fe­ri­ble­men­te, hom­bre. Y, sin em­bar­go, esa pa­re­ce ser una con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la ma­yo­ría. Al me­nos eso se des­pren­de de las con­clu­sio­nes de la cuar­ta edi­ción del Es­tu­dio de Li­de­raz­go. Tras en­tre­vis­tar a 6.000 per­so­nas de 12 paí­ses, la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la agen­cia co­mu­ni­ca­ción y re­la­cio­nes pú­bli­cas Ket­chum, se­ña­la que, a ni­vel mun­dial, la ma­yo­ría con­fia­mos más en lí­de­res mas­cu­li­nos (61%) que fe­me­ni­nos (39%). Y en nues­tro país, el 55% de la po­bla­ción de­po­si­ta ma­yor con­fian­za en un lí­der mas­cu­lino. ¿Por qué la ma­yo­ría pien­sa que ellos son me­jo­res pa­ra man­dar? La ra­zón es que las es­truc­tu­ras la­bo­ra­les si­guen sien­do mas­cu­li­nas y en ellas las mu­je­res se com­por­tan de ma­ne­ra di­fe­ren­te a la de sus co­le­gas hom­bres, ase­gu­ra Car­men Gar­cía Ri­bas, di­rec­to­ra del post­gra­do de Li­de­raz­go Fe­me­nino de la Es­cue­la Su­pe­rior de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra de Barcelona. “Las mu­je­res en los es­pa­cios pú­bli­cos, in­de­pen­dien­te­men­te del ta­len­to y la pre­pa­ra­ción que ten­gan, tien­den a com­por­tar­se co­mo hués­pe­des, no se sien­ten en ca­sa –ex­pli­ca la pro­fe­so­ra–. Por eso desa­rro­llan cua­li­da­des adap­ta­ti­vas, co­mo la hu­mil­dad o el per­fec­cio­nis­mo. La ubi­ca­ción de las mu­je­res en la so­cie­dad ha­ce que no ten­gan po­der, y to­do lo de­más ema­na de ahí”, y aña­de: “El po­der que la so­cie­dad per­mi­te a las mu­je­res si­gue es­tan­do vin­cu­la­do a la ma­ter­ni­dad”.

Ex­cep­cio­nes de una mi­no­ría

Si bus­ca­mos en Goo­gle imá­ge­nes de je­fes, pre­si­den­tes o di­rec­to­res, te­clean­do esos tér­mi­nos en in­glés pa­ra evi­tar ses­gos de gé­ne­ro, el re­sul­ta­do es que una abru­ma­do­ra ma­yo­ría mas­cu­li­na ocu­pa­rá la pan­ta­lla de nues­tro or­de­na­dor. De ahí que in­ves­ti­ga­do­ras co­mo Ele­na H. Co­rro­chano, doc­to­ra en An­tro­po­lo­gía y se­cre­ta­ria del Cen­tro de Es­tu­dios de Gé­ne­ro de la UNED, crean que

“El li­de­raz­go de las mu­je­res si­gue es­tan­do vin­cu­la­do a la ma­ter­ni­dad”. Car­men Gar­cía

aún que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer pa­ra que la so­cie­dad per­ci­ba a unos y a otras en tér­mi­nos de igual­dad. “Hay mu­je­res en la cú­pu­la del po­der, pe­ro son ex­cep­cio­nes”, co­men­ta. Se re­fie­re a da­tos co­mo los ofre­ci­dos a prin­ci­pios de es­te año por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que po­nen de ma­ni­fies­to que la pre­sen­cia de mu­je­res en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de las prin­ci­pa­les em­pre­sas de la Unión Eu­ro­pea es de un “de­cep­cio­nan­te” 20,2% por­cen­ta­je, que en Es­pa­ña re­sul­ta aún menor (en nues­tro país, ape­nas el 17% de los con­se­jos del Ibex es fe­me­nino). Fue­ra del ám­bi­to em­pre­sa­rial los nú­me­ros tam­po­co son más igua­li­ta­rios: me­nos del 20% de las po­si­cio­nes es­tra­té­gi­cas en la­bo­ra­to­rios, uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción es­tán ocu­pa­das por mu­je­res, de acuer­do con el In­for­me Mu­je­res In­ves­ti­ga­do­ras 2015, del CSIC. Y en otros sec­to­res, co­mo el ci­ne, la si­tua­ción es aún más lla­ma­ti­va: un es­tu­dio de la Aso­cia­ción de Mu­je­res Ci­neas­tas y de Me­dios Au­dio­vi­sua­les (CI­MA) ha des­ve­la­do que el 92% de las pe­lí­cu­las que se pro­du­cen en nues­tro país es­tá di­ri­gi­do por hom­bres. ¿Son en­ton­ces me­nos ca­pa­ces ellas que ellos? La res­pues­ta de los ex­per­tos es un “no” ro­tun­do. “El he­cho de que el co­lec­ti­vo fe­me­nino no es­té en los pues­tos di­rec­ti­vos no es­tá re­la­cio­na­do con sus ap­ti­tu­des, sino con la es­truc­tu­ra so­cial que li­mi­ta el ac­ce­so”, ex­pli­ca Co­rro­chano. “Si ob­ser­va­mos lo que es­tá ocu­rrien­do a ni­vel cu­rri­cu­lar en las uni­ver­si­da­des ve­mos que nues­tras alum­nas son igual de bri­llan­tes que sus com­pa­ñe­ros hom­bres, y la prue­ba son los premios ex­tra­or­di­na­rios de ca­rre­ra”, co­men­ta.

“La es­truc­tu­ra so­cial li­mi­ta el ac­ce­so a pues­tos di­rec­ti­vos”. Ele­na H. Co­rro­chano

El ci­ta­do Es­tu­dio de Li­de­raz­go apo­ya es­ta te­sis, ya que los en­cues­ta­dos sí re­co­no­cen la ca­pa­ci­dad de las pro­fe­sio­na­les Pa­ra ellos, las mu­je­res su­pe­ran a los hom­bres en las cua­tro ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les de un lí­der. Y con mar­gen: 38 pun­tos por en­ci­ma en li­de­rar con el ejem­plo (69% fren­te a 31%); 32 pun­tos en ad­mi­tir erro­res (66% fren­te a 34%); 26 pun­tos en co­mu­ni­car de for­ma transparente (63% fren­te a 37%) y 20 en ser cohe­ren­tes con los va­lo­res de la com­pa­ñía (60% fren­te a 40%). A esos nú­me­ros se su­ma otra cir­cuns­tan­cia pa­ra­dó­ji­ca, se­gún los ex­per­tos, y es que el li­de­raz­go que se aso­cia a la mu­jer es el que es­tá triun­fan­do en el mo­de­lo de em­pre­sa ac­tual. “Aho­ra los es­ti­los de li­de­raz­go han cam­bia­do por­que se pre­fie­re que la gen­te tra­ba­je en equi­po”, re­cuer­da Asun­ción Ber­nár­dez, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de In­ves­ti­ga­cio­nes Fe­mi­nis­tas de la Univ. Com­plu­ten­se y pro­fe­so­ra de Co­mu­ni­ca­ción y Gé­ne­ro. “Y a las mu­je­res se nos pre­su­po­ne más ca­pa­ci­dad a la ho­ra de or­ga­ni­zar equi­pos y ges­tio­nar la coope­ra­ción y los es­fuer­zos por­que so­mos más coope­ra­ti­vas y em­pá­ti­cas. Se­gu­ra­men­te no lo sea­mos por na­tu­ra­le­za, sino por có­mo he­mos te­ni­do que so­bre­vi­vir en un mun­do de­sigual”, ex­pli­ca.

Es­te­reo­ti­pos y pre­jui­cios

An­te es­te pa­no­ra­ma, pa­re­ce inevi­ta­ble la pre­gun­ta acer­ca de qué es­tá ocu­rrien­do pa­ra que la ecua­ción no ter­mi­ne de fun­cio­nar. Si la mu­jer pro­fe­sio­nal tie­ne las ca­pa­ci­da­des, un es­ti­lo de li­de­raz­go pro­pio que re­per­cu­te po­si­ti­va­men­te en la em­pre­sa e in­te­gra al 50% de la po­bla­ción, ¿por qué no aca­ba de con­tar con la con­fian­za de la so­cie­dad y su pre­sen­cia co­mo lí­der si­gue sien­do mi­no­ri­ta­ria? “Nos lo he­mos pre­gun­ta­do y cree­mos que la úni­ca ex­pli­ca­ción po­si­ble es el pre­jui­cio”, di­ce Au­ro­ra Gar­cía, di­rec­to­ra aso­cia­da de Ket­chum Es­pa­ña. “El es­tu­dio con­clu­ye que en mo­men­tos de­li­ca­dos la ma­yo­ría de la so­cie­dad per­ci­be que los hom­bres son más de fiar y pa­ra que se dé esa res­pues­ta so­lo ca­be pen­sar en que los es­te­reo­ti­pos pe­san mu­cho”, ase­gu­ra. Esa mis­ma pa­re­ce ser la ra­zón por la cual la so­cie­dad con­si­de­ra que el en­can­to es un atri­bu­to mu­cho im­por­tan­te más pa­ra un lí­der fe­me­nino que mas­cu­lino (es­ta­mos ha­blan­do de un 40% fren­te a 25% en ellos, se­gún re­co­ge el es­tu­dio de Ket­chum). Ocu­rre al­go si­mi­lar, aun­que con una di­fe­ren­cia menor en­tre gé­ne­ros, con la ca­te­go­ría “buen as­pec­to y atrac­ti­vo”. De acuer­do con los re­sul­ta­dos, con­si­de­ra­mos que es­tos ras­gos son im­por­tan­tes pa­ra un lí­der mas­cu­lino en un 32%, mien­tras que pa­ra las mu­je­res lí­de­res el por­cen­ta­je es del 42%.

¿Ta­len­to per­di­do?

Pa­ra los ex­per­tos, el prin­ci­pal pro­ble­ma es que es­tos ses­gos de gé­ne­ro, mu­chas ve­ces in­cons­cien­tes, in­flu­yen a la ho­ra de con­tra­tar a pro­fe­sio­na­les pa­ra pues­tos di­rec­ti­vos. Tan­to que, con el ob­je­ti­vo de evi­tar­los, han sur­gi­do con­sul­to­ras de­di­ca­das a in­cre­men­tar la pre­sen­cia de la mu­jer en el ám­bi­to la­bo­ral, al­gu­nas con nom­bres tan des­crip­ti­vos de la si­tua­ción, co­mo (In)vi­si­ble Ta­lent. Mien­tras tan­to, los in­ves­ti­ga­do­res ad­vier­ten de que si la ba­lan­za no se equi­li­bra, es­ta si­tua­ción se tra­du­ci­rá en pér­di­das eco­nó­mi­cas. Así lo des­ve­la el es­tu­dio El im­pac­to eco­nó­mi­co de la pér­di­da de ta­len­to fe­me­nino, rea­li­za­do por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Barcelona, que cuan­ti­fi­ca en 977 mi­llo­nes de eu­ros al año la pér­di­da de ta­len­to fe­me­nino, so­lo en Barcelona. Si tras­la­da­mos esa can­ti­dad a to­do el país, po­dría­mos cal­cu­lar que las pér­di­das as­cen­de­rían a bi­llo­nes de eu­ros. Por­que, cu­rio­sa­men­te, las cuen­tas son las que no sa­ben de gé­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.