Los efec­tos (¿per­ver­sos?) de la Shop­ping te­ra­pia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Primera Persona -

Sa­lir de com­pras fun­cio­na co­mo un bál­sa­mo tran­qui­li­zan­te. Te atra­pa por­que su efec­to pla­ce­bo ali­via es­ta­dos de an­sie­dad y pro­vo­ca de­li­rios de gran­de­za. Pe­ro ¡ojo!, tie­ne efec­tos se­cun­da­rios. Por K. Váz­quez

Mi vi­da siem­pre ha es­ta­do re­gi­da por fra­ses la­pi­da­rias. A sa­ber: “Si no pue­des de­jar de pen­sar en al­go … ¡cóm­pra­lo!”, “Ir de com­pras es más ba­ra­to y rá­pi­do que el psi­có­lo­go”, “El úni­co te­ra­peu­ta a la al­tu­ra de mis pen­sa­mien­tos es mi tar­je­ta de cré­di­to”. La shop­ping te­ra­pia fun­cio­na y fue des­cri­ta co­mo el me­jor pla­ce­bo de la me­di­ci­na mo­der­na allá por los años 80. Ali­via los es­ta­dos de an­sie­dad y pro­vo­ca de­li­rios de gran­de­za que se eva­po­ran cuan­do re­ci­bes el ex­trac­to de la tar­je­ta. Pe­ro eso per­te­ne­ce al fu­tu­ro, por el mo­men­to dis­fru­te­mos de la sen­sa­ción de com­prar­lo to­do, es­pe­cial­men­te aque­llo que no ne­ce­si­ta­mos. Aun­que pa­ra ser ho­nes­tos, y cen­trán­do­nos en mi ca­so, ha­ce 10 años que no ne­ce­si­to na­da. To­do lo com­pro por pla­cer. Una sa­tis­fac­ción que vie­ne se­gui­da por un sen­ti­mien­to de cul­pa que for­ma par­te del ma­ra­vi­llo­so mun­do de la shop­ping adic­ta. El pla­cer cul­pa­ble es la mez­cla de emo­cio­nes que me embarga cuan­to de­ci­do de­jar la mi­tad de las bol­sas ocul­tas en el ma­le­te­ro del co­che y en­trar a ca­sa li­ge­ra co­mo una ga­ce­la. Pa­ra evi­tar pre­gun­tas in­có­mo­das, se en­tien­de. El ma­le­te­ro y el al­ti­llo de ca­sa es­tán lle­nos de te­so­ros que al­gún día ve­rán la luz. Por aho­ra vi­vo en un nir­va­na pro­vo­ca­do por mis lar­gas se­sio­nes de com­pras. Mis ni­ve­les de re­la­ja­ción y se­re­ni­dad son los de un maes­tro yo­gui. Es­pi­ro… Ins­pi­ro… Pa­so la tar­je­ta. La vi­da es así de sen­ci­lla, so­lo hay que fluir y no opo­ner re­sis­ten­cia. Es­pi­ro… Ins­pi­ro… Pa­so la tar­je­ta. A ve­ces me gus­ta re­tar­me a mí mis­ma, sa­lir de mi zo­na de con­fort. En esos días ha­go te­ra­pia de cho­que y me de­mues­tro que pue­do ex­po­ner­me al pe­li­gro, ponerme de per­fil y pa­sar in­di­fe­ren­te an­te los res­tos de la co­lec­ción de Bal­main pa­ra H&M. La mi­ro in­di­fe­ren­te, con con­des­cen­den­cia y su­pe­rio­ri­dad mo­ral. Tam­bién me pon­go a prue­ba mien­tras desa­yuno y las tien­das vir­tua­les bom­bar­dean mi co­rreo elec­tró­ni­co con las com­pras del día. En­tro, cli­queo so­bre ca­da una de las pren­das, las exa­mi­nó en 3D, las de­jo pa­sar, de­jo la pá­gi­na abier­ta un par de ho­ras … ¡y no com­pro na­da! En esos días, me sien­to un usua­rio avan­za­do de AA, Aus­te­ros Anó­ni­mos, una or­ga­ni­za­ción que to­ma sus si­glas de la le­gen­da­ria Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos. Sin que esa coin­ci­den­cia de si­glas sig­ni­fi­que ab­so­lu­ta­men­te na­da. Pe­ro to­do fár­ma­co tie­ne efec­tos ad­ver­sos. La shop­ping te­ra­pia, que pa­re­cía segura y de ba­ja to­xi­ci­dad, ha

Sien­to pla­cer cul­pa­ble cuan­do de­jo la mi­tad de las bol­sas en el co­che.

re­ve­la­do ser un ar­ma de do­ble fi­lo, con su sín­dro­me de abs­ti­nen­cia y su efec­to re­bo­te. Aun­que mi in­ten­ción es do­nar a la cien­cia mi cuer­po (y mi tar­je­ta de cré­di­to) pa­ra que se in­ves­ti­gue a pro­fun­di­dad es­te ré­gi­men te­ra­péu­ti­co, pue­do ade­lan­tar al­gu­nos efec­tos se­cun­da­rios que ya su­fro en mis pro­pias car­nes. Si al­gu­na de las lec­to­ras se iden­ti­fi­ca con las si­tua­cio­nes que a con­ti­nua­ción des­cri­bi­ré, pue­de po­ner­se en con­tac­to con una ser­vi­do­ra y pe­dir ser co­ba­ya del ma­yor en­sa­yo clí­ni­co que ja­más se ha­ya di­se­ña­do pa­ra de­tec­tar los efec­tos se­cun­da­rios de ese gran pla­cer que es ir­se de com­pras.

Shop­ping atra­cón

1Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res. El atra­cón de al­cohol con­sis­te en beber la ma­yor can­ti­dad po­si­ble en la mí­ni­ma uni­dad de tiem­po, con el ob­je­ti­vo de em­bo­rra­char­se cuan­to an­tes. Es un fe­nó­meno que es­tá muy bien des­cri­to en la li­te­ra­tu­ra mé­di­ca.

Mi ex­pe­rien­cia. En el ca­so que nos ocu­pa, se tra­ta de com­prar a alta velocidad to­do lo que se pue­da. Arra­sar, li­te­ral­men­te, en la mí­ni­ma uni­dad de tiem­po po­si­ble. De es­te mo­do pa­re­ce­rá que no nos he­mos ido de com­pras, o nos que­da­rá mu­cho más tiem­po pa­ra ex­plo­rar nue­vas áreas de in­ter­ven­ción (cen­tros co­mer­cia­les y mer­ca­di­llos va­rios). El ob­je­ti­vo es en­trar en una es­pi­ral in­con­tro­la­da de op­ti­mis­mo, bro­tes verdes y re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca só­li­da, con­sis­ten­te y de­fi­ni­ti­va. Las di­men­sio­nes del atra­cón es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con la ca­te­go­ría

de la tien­da. Si los ines­cru­ta­bles ca­mi­nos de la shop­ping te­ra­pia te po­nen an­te las puer­tas de Prada (¡Que Dios no lo quie­ra!) el atra­cón se sal­da­rá, co­mo mu­cho, con una co­lo­nia. Eso sí, un vis­ta­zo en una tien­da de alta ga­ma, in­com­pa­ti­ble con un atra­cón, ser­vi­rá pa­ra afi­nar el ojo. Un cuar­to de ho­ra más tar­de se­rás ca­paz de iden­ti­fi­car (y ca­zar) el clon per­fec­to en una firma low cost. Lo arran­ca­rás de la per­cha y lo lle­va­rás con­ti­go has­ta la muer­te. Por el ca­mino co­ge­rás una ca­mi­se­ta de aquí, unos va­que­ros de allá, aque­lla bu­fan­da … No te que­da­rán ma­nos pa­ra sa­car la car­te­ra y pa­gar.

Ba­lan­ce per­so­nal. ¡Nun­ca más! Es­to ha si­do una ex­cep­ción. La shop­ping te­ra­pia no es una ac­ción com­pul­si­va. Las com­pras de­ben ha­cer­se en un es­ta­do zen, de tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta y paz in­te­rior. Es un ejer­ci­cio de gran­de­za, ge­ne­ro­si­dad y su­pera­ción per­so­nal. Ir­se de com­pras es co­mo el vino tin­to: una co­pa al día, be­bi­da sin pri­sas y en­tre ami­gos, es bue­na pa­ra la sa­lud. ¡Ma­ña­na lo de­vuel­vo to­do! Bueno, el clon de Prada es el equi­va­len­te a esa co­pa de Rio­ja de la que ha­blan los mé­di­cos.

2Ne­ga­ción sis­te­má­ti­ca de la reali­dad

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res. Al­gu­nos pa­cien­tes de shop­ping te­ra­pia ma­ni­fies­tan una per­cep­ción al­te­ra­da de la reali­dad. Por ejem­plo, sos­tie­nen que han pa­ga­do 50 € por unos sti­let­tos de Louboutin. O que han en­tra­do a Za­ra so­lo pa­ra su­bir co­rrien­do las es­ca­le­ras va­rias ve­ces por­que ese día no ha­bían po­di­do ir al gim­na­sio. Otros han lle­ga­do a ase­gu­rar que so­lo ha­bían en­tra­do a la nue­va tien­da de Pri­mark en la Gran Vía de Ma­drid por pu­ro in­te­rés an­tro­po­ló­gi­co.

Mi ex­pe­rien­cia. Pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to del pre­cio de un abri­go, he lle­ga­do a apli­car co­no­ci­dos mé­to­dos de lec­tu­ra rá­pi­da a la eti­que­ta. Y lue­go he re­pe­ti­do la mis­ma me­to­do­lo­gía an­te el da­tá­fono y el tic­ket de com­pra. Tam­bién me he he­cho ami­ga de la ven­de­do­ra de una tien­da muy ca­ra, que vi­si­to a me­nu­do. Soy mu­cho de ver a mis ami­gos. Y ya si eso me prue­bo al­gún ves­ti­do y ella es tan ama­ble y se por­ta tan bien que, al fi­nal me lo lle­vo, por­que hay una co­sa que se lla­ma “kar­ma” y otra que se lla­ma “Hoy por ti y ma­ña­na por mí”.

Ba­lan­ce per­so­nal. Si el ce­re­bro se re­sis­te a in­ter­pre­tar la reali­dad tal y co­mo es hay que fluir. Ins­pi­ra… Es­pi­ra… Pa­sa la tar­je­ta. En ca­so de emer­gen­cia, to­da per­so­na so­me­ti­da a es­ta te­ra­pia sa­be que no hay que ti­rar to­dos los tic­kets a la vez por­que, si la reali­dad se ma­ni­fies­ta cru­da­men­te en for­ma de ex­trac­to ban­ca­rio –cir­cuns­tan­cia fre­cuen­te–, siem­pre se po­drá ha­cer una cam­pa­ña ma­si­va de de­vo­lu­ción.

Hay ca­sos de per­cep­ción al­te­ra­da de la reali­dad: 50 € por unos Louboutin.

3In­te­rés ines­pe­ra­do en el Ibex 35 y el ín­di­ce Nikkei

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res. Tras unos me­ses de te­ra­pia, los in­di­vi­duos desa­rro­llan una inau­di­ta ca­pa­ci­dad pa­ra ar­gu­men­tar teó­ri­ca­men­te los mo­ti­vos de sus com­pras. Sin que na­die les juz­gue o les pre­gun­te, se lan­zan a sol­tar dis­cur­sos de im­pe­ca­ble rit­mo y dra­ma­tur­gia, con el ob­je­ti­vo de crear un cuer­po teó­ri­co que jus­ti­fi­que su nue­va ad­qui­si­ción. Da igual que se tra­te del enési­mo par de bo­tas, de unas ve­las de lu­jo o de un sal­món ma­ri­na­do. Na­da los de­tie­ne, ni si­quie­ra una voz que les re­cuer­de: “¡Que na­die te ha pe­di­do ex­pli­ca­cio­nes!”. Los im­pli­ca­dos se in­tere­san re­pen­ti­na­men­te por los asun­tos bur­sá­ti­les, las caí­das del IBEX 35, las subidas del ín­di­ce Nikkei y la co­ti­za­ción en bol­sa de de­ter­mi­na­dos gi­gan­tes del lu­jo, co­mo LVMH. To­do el mun­do sa­be que un ar­gu­men­to fi­nan­cie­ro es irre­ba­ti­ble y ga­na cual­quier dis­cu­sión.

Mi ex­pe­rien­cia per­so­nal. Pue­do es­cri­bir una te­sis doc­to­ral que ava­le la com­pra de mi úl­ti­mo par de bo­tas: son flui­das –sí, las hay rí­gi­das, flui­das y me­dia­na­men­te flui­das-; es­tán fir­ma­das por un di­se­ña­dor que en unas dé­ca­das se­rá un gran va­lor de la moda; y en 30 años ten­dré un ejem­plar in­cu­na­ble en ca­sa. Al­go así co­mo la pri­me­ra edi­ción del Qui­jo­te. La gen­te que in­vier­te bien es aque­lla que su­po ver el va­lor de las pie­zas cuan­do na­die da­ba un du­ro por ellas. No se tra­ta de si ne­ce­si­to o no un nue­vo par, sino de no de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de ha­cer cre­cer mi di­ne­ro, de te­ner un fon­do de ar­ma­rio con pie­zas sos­te­ni­bles, bien di­se­ña­das, de un va­lor ar­te­sa­nal in­trín­se­co… Ins­pi­ro… Es­pi­ro… Pa­so la tar­je­ta.

Ba­lan­ce per­so­nal. La ri­que­za de vo­ca­bu­la­rio y la ca­pa­ci­dad de ar­gu­men­ta­ción son atri­bu­tos que hay que cul­ti­var. En me­dio de la se­quía cul­tu­ral en que nos en­con­tra­mos sa­tis­fa­ce en­con­trar un te­rri­to­rio que ins­pi­re ar­gu­men­tos po­de­ro­sos y lú­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.