La ce­ri­lle­ra y la PRI­ME­RA DA­MA

E DURNE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

HA­CE UNOS DÍAS me re­en­con­tré con Sil­via, mi gran ami­ga ar­gen­ti­na, en Mia­mi, adon­de via­ja­mos pa­ra acu­dir a una reunión de la Fundación Ei­sen­ho­wer. Nos fui­mos a ce­nar a la zo­na más tu­rís­ti­ca de la ciu­dad, a una te­rra­za a cu­ya puer­ta es­ta­ba apos­ta­da una ce­ri­lle­ra que lla­ma­ba enor­me­men­te la aten­ción no por su ban­de­ja de ta­ba­co sino por unos ta­co­nes de vér­ti­go, un mi­ni body ne­gro muy ajus­ta­do y una lar­ga me­le­na ru­bia. Me hi­zo pen­sar en imá­ge­nes de chi­cas de las vie­jas pe­lí­cu­las de gáns­te­res y ma­fio­sos. Y a mi ami­ga Sil­via, ex­per­ta en edu­ca­ción, le pro­vo­có una re­fle­xión so­bre lo tris­te de que una mu­jer tu­vie­ra que ex­hi­bir de esa ma­ne­ra su cuer­po pa­ra ven­der. Es­tu­ve de acuer­do, con las du­das ha­bi­tua­les. So­bre otros tra­ba­jos, pre­sen­ta­do­ras de te­le­vi­sión, por ejem­plo, don­de las mu­je­res tie­nen que ex­hi­bir igual­men­te sus cuer­pos aun­que sus pro­gra­mas sean per­fec­ta­men­te res­pe­ta­bles. Ac­ti­vi­da­des don­de el pa­pel prin­ci­pal de la mu­jer pa­re­ce la po­se­sión y ex­po­si­ción de un be­llo cuer­po. Qui­zá, sim­ple­men­te, una for­tu­na la­bo­ral pa­ra las chi­cas be­llas, pe­ro que con­tras­ta, he ahí el pro­ble­ma, con el nú­me­ro mí­ni­mo de ca­sos en que ocu­rre con los chi­cos. Por­que las ce­ri­lle­ras sexys y se­mi­des­nu­das siem­pre son ellas y no ellos.

CLA­RO QUE ESA MIS­MA no­che otra ima­gen com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te vino a com­pli­car nues­tra re­fle­xión. Era el día del pri­mer de­ba­te te­le­vi­si­vo en la his­to­ria de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ar­gen­ti­nas y mi ami­ga co­nec­tó su mó­vil al wi­fi pa­ra sa­ber qué ha­bía ocu­rri­do. Una fo­to­gra­fía do­mi­na­ba las por­ta­das di­gi­ta­les de los pe­rió­di­cos: el apa­sio­na­do be­so de Ju­lia­na Awa­da a su ma­ri­do, Mau­ri­cio Ma­cri, en el es­ce­na­rio de su de­ba­te con Da­niel Scio­li. ¿Y eso? ¿No te pa­re­ce igual de tris­te? pre­gun­té a mi ami­ga. La mu­jer pro­ta­go­nis­ta por el be­so es­pec­tácu­lo al ma­ri­do as­pi­ran­te a pre­si­den­te, la mu­jer co­mo com­ple­men­to y adorno del po­der del hom­bre. Por su­pues­to, el be­so de la ya pri­me­ra da­ma a la ho­ra de es­cri­bir es­tas lí­neas fue to­do un éxi­to en Ar­gen­ti­na. Les en­can­tó. Al día si­guien­te, hi­ce una pe­que­ña en­cues­ta en­tre las ar­gen­ti­nas de la reunión y tam­bién hu­bo ma­yo­ría cla­ra a fa­vor. De­mos­tró su amor, has­ta me di­je­ron de un be­so per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­do por los ase­so­res elec­to­ra­les. Y no du­do, cla­ro es­tá, del gran amor en­tre Ma­cri y Awa­da, tam­po­co cues­tiono que los pre­si­den­tes o los as­pi­ran­tes a pre­si­den­tes sean acom­pa­ña­dos por sus pa­re­jas en sus ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas. El pro­ble­ma, nue­va­men­te, es que las acom­pa­ñan­tes son siem­pre ellas, y las que se ocu­pan de los be­sos, co­mo las ce­ri­lle­ras. Días des­pués, uti­li­cé otra ima­gen, es­ta vez de ficción, pa­ra ex­pli­car a mis alum­nos las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en po­lí­ti­ca: el día en que una can­di­da­ta pre­si­den­cial sea be­sa­da así por un es­po­so, quin­ce años menor, ade­más, ha­brá com­ple­ta igual­dad en el po­der. Sin du­da. www.mu­jer­hoy.com

Ju­lia­na Awa­da be­sa a Mau­ri­cio Ma­cri, tras el de­ba­te con Da­niel Scio­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.