¿La tec­no­lo­gía te sien­ta FA­TAL?

Los mó­vi­les, ta­blets y or­de­na­do­res siem­pre co­nec­ta­dos sa­tu­ran la men­te... y el cuer­po. In­som­nio, ten­di­ni­tis o adic­ción sur­gen al abri­go de tan­to gad­get. ¿De­be­mos preo­cu­par­nos? Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Nos pa­sa­mos sie­te ho­ras al día de­lan­te del or­de­na­dor y otras cua­tro vien­do la te­le. Los más jó­ve­nes in­ter­ac­túan du­ran­te cin­co ho­ras dia­rias en las re­des so­cia­les y de­di­can otras tan­tas se­ma­na­les a ju­gar a vi­deo­jue­gos. Ade­más, con­sul­ta­mos el mó­vil más de 30 ve­ces a lo largo de una jor­na­da. De he­cho, con­sul­tar el smartp­ho­ne es lo úl­ti­mo que ha­ce el 74% de los es­pa­ño­les an­tes de dor­mir y lo pri­me­ro na­da más le­van­tar­se. Así que, te­nía que pa­sar: el abu­so de la tec­no­lo­gía es­tá de­jan­do hue­lla en nues­tra sa­lud. Em­pe­zan­do por su par­te de cul­pa en el in­cre­men­to del so­bre­pe­so y la obe­si­dad, los do­lo­res mus­cu­la­res y los pro­ble­mas de vis­ta, y ter­mi­nan­do con al­gu­nos tras­tor­nos me­nos vi­si­bles y que po­nen a prue­ba nues­tro bie­nes­tar men­tal. “Los pro­ble­mas gra­ves en re­la­ción con las nue­vas tec­no­lo­gías se re­la­cio­nan con las adic­cio­nes o el uso ex­ce­si­vo y per­ju­di­can la vi­da es­co­lar, la­bo­ral, de es­trés, se ma­ni­fies­ta con cam­bios de ca­rác­ter, irri­ta­bi­li­dad, an­gus­tia, an­sie­dad, ner­vio­sis­mo... Pe­ro tec­noes­trés es tam­bién el ma­les­tar de­ri­va­do de la au­sen­cia de tec­no­lo­gía, acos­tum­bra­dos ya a es­tar per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­dos. Los nom­bres que pu­lu­lan por in­ter­net pa­ra de­no­mi­nar los efec­tos de la “abs­ti­nen­cia tecno” se mul­ti­pli­can. Es­tá el “sín­dro­me de la lla­ma­da ima­gi­na­ria”: o sea, cuan­do nos da la sen­sa­ción de que el mó­vil ha so­na­do o vi­bra­do y no es así; la “ap­nea del What­sapp”, esa im­pa­cien­cia o desa­zón por con­sul­tar men­sa­jes de ma­ne­ra com­pul­si­va; o la “no­mo­fo­bia” (del in­glés no mo­bi­le pho­bia), que es el mie­do irra­cio­nal a es­tar sin el te­lé­fono cuan­do nos lo he­mos de­ja­do en ca­sa, nos que­da­mos sin ba­te­ría o lle­ga­mos a un si­tio sin wi­fi. To­dos es­tos nom­bres ha­blan de lo mis­mo y se ma­ni­fies­tan con idén­ti­cos sín­to­mas: an­sie­dad, agre­si­vi­dad, di­fi­cul­ta­des de con­cen­tra­ción y has­ta do­lor de ca­be­za y es­tó­ma­go. Y sí, “en al­gu­nos ca­sos in­di­ca una de­pen­den­cia fa­mi­liar y a las re­la­cio­nes so­cia­les de los afec­ta­dos”, ex­pli­ca el pro­fe­sor José María Mar­tí­nez Sel­va, ca­te­drá­ti­co de Psicobiología de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia y au­tor del li­bro Tec­noes­trés. An­sie­dad y adap­ta­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías en la era di­gi­tal (Pai­dós), en el que ana­li­za el im­pac­to de la so­bre­ex­po­si­ción tec­no­ló­gi­ca en nues­tra vi­da.

De la fo­bia a la de­pen­den­cia

¿Pe­ro qué es el tec­noes­trés? Pues, por ejem­plo, esa afi­ción que al­gu­nos desa­rro­llan por to­do lo nue­vo (el gad­get de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, la app más no­ve­do­sa, la úl­ti­ma red so­cial...) y que po­ne de ma­ni­fies­to su di­fi­cul­tad de adap­ta­ción y apren­di­za­je. Los cam­bios tan rá­pi­dos a los que es­ta­mos ex­pues­tos han ge­ne­ra­do una ne­ce­si­dad de es­tar siem­pre a la úl­ti­ma en su ma­ne­jo y eso pro­vo­ca es­trés por so­bre­car­ga de in­for­ma­ción y por la exi­gen­cia que im­pli­ca man­te­ner al día nues­tras ha­bi­li­da­des. Los adul­tos son quie­nes más lo pa­de­cen, al sen­tir­se su­pe­ra­dos por ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes. Co­mo cual­quier otro ti­po

ex­ce­si­va. Aun­que en muy po­cos es al­go pa­to­ló­gi­co”, se­ña­la el pro­fe­sor Mar­tí­nez Sel­va. Pe­ro que no cuan­da el pá­ni­co: hay que di­fe­ren­ciar la tec­no­de­pen­den­cia de la adic­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías o tec­noa­dic­ción. Es­te úl­ti­mo tér­mino de­be re­ser­var­se, so­la­men­te, pa­ra ca­sos gra­ves en los que los efec­tos son si­mi­la­res a los de otras adic­cio­nes co­mo el al­cohol, las dro­gas o la lu­do­pa­tía. “Cuan­do se lle­ga a es­tos ex­tre­mos, el tras­torno del com­por­ta­mien­to es muy se­ve­ro y pue­de lle­var al de­te­rio­ro de la sa­lud, de la vi­da so­cial, fa­mi­liar y la­bo­ral o a la rui­na eco­nó­mi­ca”, ase­gu­ra el ex­per­to. Se cal­cu­la que, ac­tual­men­te, al­re­de­dor del 6% de la po­bla­ción es vul­ne­ra­ble a es­tas adic­cio­nes, per­so­nas con pro­ble­mas pre­vios de per­so­na­li­dad, co­mo ba­ja au­to­es­ti­ma, ras­gos ob­se­si­vos o ca­rac­te­res muy in­tro­ver­ti­dos. “Pa­ra mu­chas per­so­nas tí­mi­das o so­cial­men­te in­hi­bi­das pue­de re­sul­tar más fá­cil en­ta­blar amis­tad o ini­ciar re­la­cio­nes a tra­vés de in­ter­net. En prin­ci­pio, no es ma­lo, pe­ro pue­de lle­var a ahon­dar aún más en un pro­ble­ma exis­ten­te y fa­ci­li­tar pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos co­mo la an­sie­dad y la de­pre­sión”, pre­vie­ne Mar­tí­nez Sel­va.

Rom­per una re­la­ción

Los ado­les­cen­tes son los más vul­ne­ra­bles a pa­de­cer otro tras­torno que es­tá au­men­tan­do de ma­ne­ra no­ta­ble: la de­pen­den­cia emo­cio­nal. Y las re­des so­cia­les son el cal­do de cul­ti­vo don­de se cue­ce es­ta pa­to­lo­gía que ha­ce re­fe­ren­cia a una ne­ce­si­dad en­fer­mi­za de cui­da­do y pro­tec­ción en con­tex­tos di­ver­sos (fa­mi­liar, amo­ro­so, so­cial) y que desem­bo­ca en fal­ta de au­to­no­mía de la per­so­na. “El nú­me­ro de diag­nós­ti­cos, su in­ten­si­dad y com­ple­ji­dad ha cre­ci­do bas­tan­te. An­tes, cuan­do se per­día la re­la­ción con un ami­go o se ter­mi­na­ba un no­viaz­go, se cum­plía un pe­río­do de duelo, sin con­tac­to, que fa­vo­re­cía

Al­re­de­dor del 6% de la po­bla­ción es­tá en ries­go de su­frir tec­no­de­pen­den­cia.

la re­cons­truc­ción de la vi­da. Aho­ra, siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de sa­ber al­go de la otra per­so­na, es­piar su Fa­ce­book, re­vi­sar su úl­ti­ma co­ne­xión a What­sapp o mi­rar sus fo­tos de las va­ca­cio­nes”, apun­ta la dra. Ro­sa Fer­nán­dez Mar­co­te, miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pa­to­lo­gía Dual. La de­pen­den­cia emo­cio­nal cum­ple con to­dos los cri­te­rios de cual­quier otro ti­po de adic­ción: de­seo irre­fre­na­ble, pér­di­da de con­trol, mo­di­fi­ca­ción de los pa­tro­nes es­ta­bles de per­so­na­li­dad...

La otra per­ju­di­ca­da

Pe­ro no so­lo la men­te es­tá su­frien­do los em­ba­tes de tan­to men­sa­je y tan­to per­fil de Fa­ce­book. Si ana­li­za­mos la di­men­sión más fí­si­ca del ac­to de abu­sar de la tec­no­lo­gía, la cer­vi­ca­les son las pri­me­ras víc­ti­mas de la lis­ta. Es­tas vér­te­bras par­ti­ci­pan en prác­ti­ca­men­te to­das las ac­ti­vi­da­des de nues­tra vi­da dia­ria ya que la pos­tu­ra del cue­llo es fun­da­men­tal pa­ra una co­rrec­ta po­si­ción de la ca­be­za. Pe­ro si la pos­tu­ra que man­te­ne­mos al usar es­tos dis­po­si­ti­vos, no es la más acer­ta­da (y no lo sue­le ser)... eso tie­ne con­se­cuen­cias. “Se di­ce que por ca­da cen­tí­me­tro que la ca­be­za se ade­lan­ta el pe­so per­ci­bi­do en las cer­vi­ca­les es ma­yor y, por lo tan­to, el tra­ba­jo mus­cu­lar ne­ce­sa­rio tam­bién”, ex­pli­ca el dr. José Ta­buen­ca, je­fe del equi­po de Trau­ma­to­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid. ¿Y en qué se tra­du­ce ese es­fuer­zo cons­tan­te? Ini­cial­men­te, en un do­lor le­ve que pue­de des­apa­re­cer al cam­biar de pos­tu­ra. Pe­ro si ese sín­to­ma, y lo que es más im­por­tan­te, lo que lo cau­sa, no se con­tro­la a tiem­po, pue­den apa­re­cer li­mi­ta­cio­nes pa­ra los mo­vi­mien­tos del cue­llo en for­ma de con­trac­tu­ras e in­clu­so irra­diar­se el do­lor a la nu­ca.

In­som­nio tec­no­ló­gi­co

El otro gran dam­ni­fi­ca­do de nues­tros ex­ce­sos tec­no­ló­gi­cos es nues­tro des­can­so. Tan ín­ti­ma se ha vuel­to nues­tra re­la­ción con nues­tros gad­gets, que se ha co­la­do has­ta el dor­mi­to­rio, agra­van­do un pro­ble­ma, el del in­som­nio, que ya es “el tras­torno más co­mún de la hu­ma­ni­dad, por­que afec­ta, al me­nos una vez en la vi­da, al 30% de la po­bla­ción”, ase­gu­ra el dr. Juan Pa­re­ja Gran­de, res­pon­sa­ble de la Uni­dad del Sue­ño del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid. Un tra­ba­jo del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Rens­se­laer de Nue­va York de­mues­tra que pa­sar dos ho­ras de­lan­te de una pan­ta­lla re­tro­ilu­mi­na­da re­du­ce un 22% la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na. ¿Re­co­men­da­cio­nes? Des­co­nec­tar de to­do una ho­ra an­tes de ir­nos a la ca­ma. Ade­más, es con­ve­nien­te tra­tar de igua­lar el tiem­po que pa­sa­mos en la ca­ma con el que dor­mi­mos. Es de­cir, si no se lo­gra con­ci­liar el sue­ño lo me­jor es le­van­tar­se, dis­traer­se en otra co­sa 20 mi­nu­tos. Si se per­ma­ne­ce en la ca­ma des­pier­to, no so­lo se in­cre­men­ta la frus­tra­ción, sino que el ce­re­bro “apren­de” que en la ca­ma se pue­de es­tar des­pier­to y se am­pli­fi­ca el in­som­nio. Eso sí, esos 20 mi­nu­tos de­dí­ca­los a al­go que no sea el What­sapp.

Dos ho­ras an­te una pan­ta­lla re­du­cen la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na un 22%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.