Detox

POR: LU­CÍA TABOADA GUIÓN Y RAQUEL CÓRCOLES ILUSTRACIONES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta -

El otro día, leía en una re­vis­ta un ar­tícu­lo com­ple­ta­men­te des­co­ra­zo­na­dor so­bre to­do lo que no po­de­mos in­ge­rir por las no­ches por nues­tro bien. Allí es­ta­ba, an­te mis ojos, un ex­ten­so lis­ta­do que me pro­du­jo la mis­ma in­quie­tud que las no­tas que sa­ca­ban los pro­fe­so­res al pa­si­llo. En esa enu­me­ra­ción es­ta­ba reuni­do to­do lo que me gus­ta en es­ta vi­da. Fi­gu­ra­ban ali­men­tos ló­gi­cos, co­mo la pas­ta o el arroz. Pe­ro la com­ple­ta­ban to­do ti­po de hi­dra­tos de car­bono, en­sa­la­das con le­chu­ga, bo­ca­di­llos, sánd­wich, fri­tos, piz­zas, dul­ces, frutos se­cos... Bá­si­ca­men­te, los ali­men­tos ap­tos pa­ra po­der ce­nar sin car­go de con­cien­cia se re­du­cían a unas cuan­tas ver­du­ras (al va­por), pescado blan­co o azul (a la plan­cha), in­fu­sio­nes (sin teí­na ni azú­car, por su­pues­to) y ai­re em­bo­te­lla­do.

Si de al­go he­mos si­do cons­cien­tes du­ran­te los úl­ti­mos años es de que lle­vá­ba­mos to­da la vi­da ali­men­tán­do­nos fa­tal. La OMS nos ha qui­ta­do el pla­cer de las sal­chi­chas –¡ay, si Ma­no­li­to Ga­fo­tas le­van­ta­se la ca­be­za!–. Y los foo­dies nos han des­cu­bier­to un uni­ver­so de al­gas que hu­bie­sen he­cho en­lo­que­cer al mis­mí­si­mo Pa­no­rá­mix. Por otra par­te, des­de que se ex­ten­dió el te­mor al anisa­kis no hay quién se to­me unos bo­que­ro­nes con vi­na­gre sin car­go de con­cien­cia. Y las ce­le­bri­ties inun­dan las re­vis­tas de ba­ti­dos que­ma­gra­sas y detox. Ca­da día nos des­cu­bren que un ali­men­to que to­má­ba­mos con na­tu­ra­li­dad ya no re­sul­ta tan be­ne­fi­cio­so co­mo pa­re­cía.

La ver­dad es que mi abue­lo no co­no­ció ni las semillas de chía, ni el al­ga wa­ka­me, ni la qui­noa ni el bul­gur, pe­ro si al­gún nu­tri­cio­nis­ta le hu­bie­se abron­ca­do por ce­nar re­li­gio­sa­men­te su la­cón con gre­los de ca­da no­che, se hu­bie­se le­van­ta­do de un res­pin­go. Aun­que en al­go es­ta­mos to­dos de acuer­do: hay que co­mer con ca­be­za. A lo que más de uno res­pon­de­ría: “Pe­ro mu­cho ojo con las ca­be­zas de gam­ba es­tas na­vi­da­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.