“La his­to­ria em­pie­za en mí”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

MA­DRES QUE FUE­RON ADOP­TA­DAS Te­ner un hi­jo dis­pa­ra emo­cio­nes, es­tre­cha la­zos y es­ta­ble­ce ro­les en la familia. Re­cuer­dos, con­se­jos y ras­gos fí­si­cos pa­san de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción… sal­vo si la ca­de­na se rom­pe. Por B. Na­va­zo / Fo­tos: F. Re­pa­raz

Soy adop­ta­da! ¡Soy adop­ta­da!”, gri­ta­ba co­mo lo­ca de con­ten­ta Ca­mino Ro­drí­guez. Era el día si­guien­te a su cuar­to cum­plea­ños y más de 30 años des­pués lo re­cuer­da co­mo si fue­ra ayer. Sus pa­dres (no le gus­ta el aña­di­do de adop­ti­vos, por­que pa­ra ella no hay más que es­tos) se lo ex­pli­ca­ron con tal ca­ri­ño y se sin­tió tan que­ri­da y es­pe­cial que le pa­re­ció al­go ma­ra­vi­llo­so. “Evi­den­te­men­te, al cre­cer, y pe­se al amor re­ci­bi­do, vas sien­do cons­cien­te de las lu­ces y las som­bras de tal acon­te­ci­mien­to”, pun­tua­li­za en su re­la­to. Por­que tras la in­fan­cia en­tre al­go­do­nes lle­gan la ado­les­cen­cia con sus in­se­gu­ri­da­des y sus bús­que­das, la ju­ven­tud con sus de­ci­sio­nes y sus arre­ba­tos, y la edad adul­ta con sus gran­des cam­bios. La adop­ción es un he­cho que es­tá pre­sen­te du­ran­te to­da la vi­da. Las emo­cio­nes del ni­ño adop­ta­do van mu­tan­do de la in­cer­ti­dum­bre al mie­do, a la cul­pa, a la tris­te­za, a la ra­bia, has­ta que, al­can­za­da la edad adul­ta, tal vez lle­ga la acep­ta­ción. Y con ella, la paz. Es así co­mo se van te­jien­do los sen­ti­mien­tos de pér­di­da, de aban­dono, de bús­que­da de las raí­ces, y la for­ja de la iden­ti­dad que acom­pa­ñan a su cre­ci­mien­to y que asal­tan, es­pe­cial­men­te, du­ran­te los epi­so­dios vi­ta­les car­ga­dos de emo­ción, co­mo el ma­tri­mo­nio, el fa­lle­ci­mien­to de un pa­dre o la ma­ter­ni­dad. “Es un mo­men­to en el que se mi­ra al fu­tu­ro, pe­ro que obli­ga tam­bién a vol­ver la vis­ta al pa­sa­do”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Da­vid M. Brod­zinsky, au­tor de Soy adop­ta­do, uno de los li­bros de re­fe­ren­cia so­bre el te­ma. En Es­pa­ña, la doc­to­ra Cris­ti­na Ne­gre Ma­sià, doc­to­ra en Psi­co­lo­gía y es­pe­cia­li­za­da en adop­ción, orí­ge­nes y di­ver­si­dad fa­mi­liar, ha arro­ja­do al­go de luz so­bre las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res de las adop­ta­das adul­tas, un cam­po en el que los es­tu­dios son es­ca­sos. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes evi­den­cian que exis­ten al­gu­nas di­fe­ren­cias en­tre có­mo afron­tan la ma­ter­ni­dad las mu­je­res adop­ta­das y las que no lo son.

Mu­chas pre­gun­tas, po­cas res­pues­tas

Du­ran­te el em­ba­ra­zo, mien­tras que la ma­yo­ría de las ges­tan­tes sue­len pen­sar en el fu­tu­ro y la crian­za del be­bé, las adop­ta­das fo­ca­li­zan sus pen­sa­mien­tos en su pro­pia his­to­ria. Los con­flic­tos emo­cio­na­les que des­pier­ta es­te es­ta­do son múl­ti­ples y tie­nen que ver con la re­la­ción con la ma­dre bio­ló­gi­ca, el aban­dono, el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia, la he­ren­cia ge­né­ti­ca... “¿Có­mo fue el em­ba­ra­zo de mi pro­ge­ni­to­ra? ¿Y el par­to? ¿Quién me abra­za­ba cuan­do llo­ra­ba? ¿Quién me da­ba de co­mer? Es­tas son al­gu­nas de las pre­gun­tas que se ha­cen”, enu­me­ra Ne­gre.

“Du­ran­te los em­ba­ra­zos, sen­tí por mi ma­dre bio­ló­gi­ca una es­pe­cial ter­nu­ra”

Con­ver­tir­se en pa­dre o ma­dre plantea al­gu­nas cues­tio­nes par­ti­cu­la­res: se es­tre­me­cen los víncu­los con la familia adop­ti­va, que ten­drá que ha­cer fren­te a los fan­tas­mas del pa­sa­do. Ade­más, cuan­do se pla­nea un em­ba­ra­zo, y a me­di­da que se acer­ca el mo­men­to del par­to, se pue­de pen­sar por pri­me­ra vez en la po­si­bi­li­dad de trans­mi­tir pro­ble­mas ge­né­ti­cos des­co­no­ci­dos. “La au­sen­cia de his­to­rial re­vis­te una im­por­tan­cia ma­yor cuan­do se pro­yec­ta en la si­guien­te ge­ne­ra­ción. El va­cío de su pa­sa­do ya no es so­lo su­yo, se con­vier­te en el le­ga­do de sus hi­jos”, ex­pli­ca Brod­zinsky. Exac­ta­men­te lo que le ocu­rrió a Ca­mino Ro­drí­guez: “No he pa­sa­do tan­to mie­do co­mo cuan­do, en la pri­me­ra con­sul­ta, el mé­di­co me bom­bar­deó con pre­gun­tas so­bre an­te­ce­den­tes mé­di­cos… So­lo te­nía ga­nas de llo­rar. Me sen­tía cul­pa­ble de no sa­ber si mi be­bé es­ta­ría bien o ten­dría al­gún pro­ble­ma he­re­di­ta­rio. Sen­tí has­ta ver­güen­za”. Ce­ci­lia Ro­del­go se con­vir­tió en ma­dre sien­do ape­nas una ado­les­cen­te. En aquel mo­men­to, cui­dar de su be­bé co­pa­ba sus preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro años des­pués, con el na­ci­mien­to de sus nie­tos, sí acu­só esas la­gu­nas de in­for­ma­ción: “No pue­do

de­cir­les a mis hi­jas si en la familia los par­tos son di­fí­ci­les o si ha ha­bi­do mu­chas ce­sá­reas. Sim­ple­men­te, no ten­go las res­pues­tas. La his­to­ria em­pie­za en mí”. Las im­pli­ca­cio­nes del ADN van más allá. Es­tá, ade­más, esa cues­tión ca­si poé­ti­ca de los la­zos de san­gre. Bea­triz Be­néi­tez ha­ce mu­cho que hi­zo las pa­ces con su con­di­ción: “Fui adop­ta­da, ¿y qué? Es una cir­cuns­tan­cia más de la vi­da, igual que mi pro­fe­sión, mi es­ta­do ci­vil, mi ma­ter­ni­dad… Yo no se­ría quien soy si fal­ta­se al­gu­na de ellas”. Nun­ca se sin­tió aban­do­na­da, sino más bien pri­vi­le­gia­da por ha­ber lle­ga­do a na­cer, a pe­sar de ha­ber si­do “un im­pre­vis­to” y por ha­ber te­ni­do unos pa­dres que la ayu­da­ron a cre­cer. “Soy las dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da: la cruz pa­ra mi ma­dre de na­ci­mien­to; la ca­ra, pa­ra mis pa­dres. Lo de la san­gre ni me lo plan­teo, creo que las fa­mi­lias se for­man con el ca­ri­ño”. Ce­ci­lia Ro­del­go tie­ne una opi­nión dis­tin­ta: “A un hi­jo adop­ta­do lo quie­ren tan­to o más que si fue­ra bio­ló­gi­co, pe­ro no lo es. Y hay di­fe­ren­cia, el víncu­lo no es el mis­mo”.

¿A pa­pá o a ma­má?

Y lue­go es­tá el asun­to de los pa­re­ci­dos. ¿Tan im­por­tan­te es te­ner los ojos de pa­pá o la ca­be­lle­ra ri­za­da de to­do el clan? Lo es mu­chas ve­ces. Tan­to que en oca­sio­nes la per­so­na adop­ta­da se cues­tio­na la per­te­ne­cía a la familia por esa fal­ta de re­fe­ren­tes fí­si­cos. Por eso, el pri­mer hi­jo des­pier­ta sen­ti­mien­tos in­ten­sos. El mo­men­to más emo­cio­nan­te pa­ra Ca­mino el día que na­ció su hi­jo ma­yor fue cuan­do el pa­dre di­jo: “Es igual que tú”. “Pa­ra quien ha bus­ca­do, sin en­con­trar, un es­pe­jo don­de re­fle­jar­se, es ma­ra­vi­llo­so”. Por­que, aun­que hay un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo de adop­ta­das que se mues­tran re­ti­cen­tes a te­ner hi­jos, pa­ra mu­chas el im­pul­so es el con­tra­rio: la ne­ce­si­dad de for­mar una familia, “in­ten­tan­do ce­rrar el círcu­lo que se abrió con su adop­ción y po­der con­tar con al­guien con quien se com­par­ta un víncu­lo bio­ló­gi­co, una per­so­na a la que pa­re­cer­se y con la que con­so­li­dar un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia”, ex­pli­ca Ne­gre. Mar Bo­to se ca­só con Luis Javier y jun­to a él cum­plió su sue­ño de ser ma­dre: “Por fin iba a te­ner al­go mío de ver­dad”.

“Cuan­do vi por pri­me­ra vez a Da­niel ex­pe­ri­men­té mil sen­ti­mien­tos en­fren­ta­dos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.