Los otros ven­de­do­res

JU­LIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

YA ES­TA­MOS EN VÍS­PE­RAS de Na­vi­dad y, nos gus­te o no, es tiem­po de com­pras. Va­ya por de­lan­te que me gus­ta re­ga­lar, que dis­fru­to pen­san­do el re­ga­lo que voy a ha­cer a mi hi­jo, a mi ma­ri­do, a mis pri­mos y al res­to de la familia. Y, por su­pues­to, a los ami­gos. Nor­mal­men­te, op­to por li­bros y de­di­co unas cuan­tas ho­ras a ho­jear en las li­bre­rías no­ve­las, en­sa­yos, poe­sía... ima­gi­nan­do qué le pue­de gus­tar más a ca­da des­ti­na­ta­rio. Pe­ro tam­bién ha­go otros re­ga­los, cla­ro. Ha­ce unos días, en­tré en una tien­da de bol­sos del cen­tro de Ma­drid. An­tes, tu­ve que abrir­me pa­so en­tre la fi­la de man­te­ros que ocu­pa­ba la ca­lle, ca­si im­pi­dien­do lle­gar has­ta los co­mer­cios. Bus­ca­ba un bol­so pa­ra una ami­ga que, coin­ci­dien­do con la Na­vi­dad, cum­pli­rá 60 años. Me gus­ta­ron dos o tres y pre­gun­té el pre­cio a la ven­de­do­ra. No sé có­mo, pe­ro ter­mi­na­mos en­ta­blan­do con­ver­sa­ción, mien­tras me en­vol­vía el bol­so ele­gi­do. –Es us­ted la es­cri­to­ra, ¿ver­dad? –me pre­gun­tó–. He leí­do al­gún li­bro su­yo, pe­ro so­bre to­do no me pier­do sus ar­tícu­los en Mu­jer­hoy, así que voy a pe­dir­le un fa­vor. Me que­de des­con­cer­ta­da, pre­gun­tán­do­me qué se­ría. –Ya ha vis­to có­mo es­tá la ca­lle, lle­na de man­te­ros... ¿Sa­be lo que eso su­po­ne pa­ra el pe­que­ño co­mer­cio? Pues nues­tra ac­ta de de­fun­ción. No po­de­mos com­pe­tir con sus pre­cios. A la gen­te no pa­re­ce im­por­tar­le que los bol­sos sean de ma­la ca­li­dad, ni que ven­gan de fa­bri­cas don­de se ex­plo­ta a los tra­ba­ja­do­res. Tam­po­co que sean co­pias que oca­sio­nan pér­di­das a las mar­cas. Mien­tras los co­mer­cios com­pran la mer­can­cía a fá­bri­cas le­ga­les, hay una ma­fia que ga­na di­ne­ro ven­dien­do esos bol­sos, que no pa­ga im­pues­tos, ni luz, ni tie­ne a sus tra­ba­ja­do­res en la Se­gu­ri­dad So­cial.

LA MU­JER hi­zo una pau­sa, ner­vio­sa, preo­cu­pa­da por el efec­to que me pu­die­ra cau­sar sus que­jas. –An­tes, en es­ta tien­da tra­ba­já­ba­mos dos em­plea­das. Con la cri­sis, des­pi­die­ron a mi com­pa­ñe­ra. Aho­ra las co­sas van me­jor, pe­ro la com­pe­ten­cia de los man­te­ros pue­de ha­cer que mi je­fe pien­se que no me­re­ce la pe­na se­guir pa­gan­do im­pues­tos y de­ci­da ce­rrar. Sé que us­ted es de las que creen que los man­te­ros son la par­te dé­bil del ne­go­cio, pe­ro ¿qué pa­sa­rá con­mi­go si cie­rra la tien­da? Yo le di­go a mi je­fe que de­be­ría­mos es­car­men­tar al Ayun­ta­mien­to y que to­dos los co­mer­cian­tes ten­drían que sa­car su mer­can­cía a la ca­lle. ¿Qué cree que pa­sa­ría? Se­gu­ro que nos multarían. Hay dos va­ras de me­dir. Quie­nes cumplen las le­yes, pa­gan im­pues­tos y crean pues­tos de tra­ba­jo, se ven im­po­ten­tes an­te esa com­pe­ten­cia. Ha­cer las co­sas bien no re­sul­ta ren­ta­ble. Es­ta ca­lle pa­re­ce un mer­ca­do al ai­re li­bre... La ven­de­do­ra pa­re­cía no atre­ver­se a pe­dir­me el “fa­vor”, que pa­ra ese mo­men­to yo ya me ima­gi­na­ba. –De­be­ría es­cri­bir so­bre es­to en Mu­jer­hoy –di­jo por fin, con un sus­pi­ro. Le pro­me­tí que lo ha­ría y aquí es­tá es­te ar­tícu­lo. Ella creía que pue­de ser­vir pa­ra al­go. Yo, sin­ce­ra­men­te, ten­go du­das. Vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que na­die es­cu­cha a na­die. www.mu­jer­hoy.com www.ju­lia­na­va­rro.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.