10 Sú­per ali­men­tos nues­tros que se­du­cen al mun­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Por fin, he­mos da­do la vuel­ta a la tor­ti­lla. Nues­tros ali­men­tos es­tán triun­fan­do en cual­quier es­pa­cio gour­met del mun­do: pi­men­tón, aza­frán, vi­na­gre, ja­món y has­ta le­gum­bres. La die­ta me­di­te­rrá­nea pe­sa mu­cho en es­te triun­fo. Des­de que fue­ra de­cla­ra­da “la más sa­lu­da­ble” (con­cep­to apo­ya­do por de­ce­nas de in­ves­ti­ga­cio­nes, en­tre ellas el pres­ti­gio­so es­tu­dio es­pa­ñol Pre­di­med), es­tos pro­duc­tos se­du­cen los pa­la­da­res de me­dio mun­do. Y aún más: es­tán ayu­dan­do a cam­biar la idea de die­ta sa­lu­da­ble por el de “die­ta sa­na y ex­qui­si­ta”. Es­ta es una lis­ta de los 10 ali­men­tos de nues­tro país que, por su va­lor nu­tri­cio­nal y su ex­qui­si­tez, se han con­ver­ti­do en ob­je­to de de­seo mun­dial. Tí­pi­cos de nues­tra die­ta me­di­te­rrá­nea, es­tán ayu­dan­do a di­fun­dir el con­cep­to de sa­lud en la gas­tro­no­mía mun­dial. Te los des­cu­bri­mos. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

1. Pi­men­tón

Dos cu­cha­ra­das de pi­men­tón pro­te­gen a las cé­lu­las de la po­lu­ción.

Si vas a la ex­tre­me­ña co­mar­ca de La Ve­ra en oto­ño ole­rás a pi­men­tón. Es cuan­do los pimientos se ahú­man so­bre ho­ga­res de en­ci­na o ro­ble y lue­go se mue­len pa­ra ob­te­ner el “oro ro­jo”. Hoy sa­be­mos que el pi­men­tón ayu­da a con­tro­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos, e in­clu­so a des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo. “Dos o tres cu­cha­ra­di­tas se­ma­na­les pro­te­gen las cé­lu­las fren­te a la agre­sión de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, las ra­dia­cio­nes so­la­res o de la quí­mi­ca con­te­ni­da en al­gu­nos ali­men­tos”, ex­pli­can ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra. Si lo tu­yo es el pi­men­tón pi­can­te, me­jor aún, por­que con­tie­ne cap­sai­ci­na, que fa­vo­re­ce la ter­mo­gé­ne­sis, lo que su­po­ne que­mar ca­lo­rías en re­po­so. Có­mo con­su­mir­lo: ade­más de en ma­ri­na­dos, asados, re­fri­tos, arro­ces y pas­tas, si lo aña­des a un yo­gur grie­go, tie­nes al ins­tan­te una sal­sa fan­tás­ti­ca pa­ra pes­ca­dos, ma­ris­cos, ver­du­ras...

2. Ja­món ibé­ri­co de be­llo­ta

Es el me­jor ja­món del mun­do. Los ex­per­tos en nu­tri­ción así lo ase­gu­ran: las gra­sas del ja­món ibé­ri­co de be­llo­ta son pa­re­ci­das a las del acei­te de oli­va vir­gen y, por tan­to, sa­lu­da­bles. Có­mo con­su­mir­lo: tal cual, cor­ta­do muy fino y a 21 gra­dos es co­mo sa­be me­jor. Los cor­tes de­ben ser pa­ra­le­los y en di­rec­ción opues­ta a la pe­zu­ña.

3. Aza­frán

Con un pre­cio de en­tre 5 y 10 € el gra­mo, el aza­frán es el ali­men­to más ca­ro del pla­ne­ta, más que el ca­viar o las tru­fas blan­cas. Lo del pre­cio se en­tien­de si te­ne­mos en cuen­ta que ha­cen fal­ta los es­tig­mas de 150 “ro­sas del aza­frán” (ca­da flor tie­ne tres) pa­ra pro­du­cir un gra­mo. Por suer­te, unas po­cas he­bras bas­tan pa­ra aña­dir co­lor y va­lor a un gui­so. Los pig­men­tos ama­ri­llo/na­ran­jas y otras

sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes del aza­frán han de­mos­tra­do be­ne­fi­cios fren­te al cán­cer, la de­pre­sión, el in­som­nio, la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na y la obe­si­dad. Y un es­tu­dio ca­na­dien­se le con­ce­de va­lor co­mo afro­di­sía­co. Có­mo con­su­mir­lo: en pae­llas, bu­lla­be­sas, fa­ba­das... In­clu­so las cre­mas dul­ces y las na­ti­llas bri­llan con aza­frán. An­tes de uti­li­zar­lo, con­vie­ne ca­len­tar­lo un po­co, en­vol­vién­do­lo en pa­pel, so­bre una su­per­fi­cie tem­pla­da. Eso li­be­ra los aro­mas.

4. Acei­te de oli­va vir­gen ex­tra

Que el acei­te de oli­va vir­gen ex­tra (AOVE) es bueno pa­ra la sa­lud es un dog­ma en la ac­tua­li­dad. Des­de ata­ques car­dia­cos e ic­tus al cán­cer de ma­ma, pa­san­do por el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, pre­vie­ne to­do ti­po de en­fer­me­da­des. Las acei­tu­nas de las que pro­vie­ne son ri­cas en áci­do oléi­co y tam­bién con­tie­nen po­li­fe­no­les y otras sus­tan­cias pro­tec­to­ras que pa­san di­rec­ta­men­te des­de ellas a ese zu­mo na­tu­ral que es el acei­te. Có­mo con­su­mir­lo: di­cen que una cu­cha­ra­da en ayu­nas tie­ne efec­to “detox”. Aun­que re­sis­te las fri­tu­ras, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras no le fa­vo­re­cen.

5. Alu­bias

Blan­cas, pin­tas o ne­gras, to­das las alu­bias son su­per­sa­nas. Di­cho eso, las ne­gras tie­nen un plus de sa­lud. Se han des­cu­bier­to al me­nos ocho fla­vo­noi­des an­ti­oxi­dan­tes (co­mo los del vino tin­to o los arán­da­nos) en el pig­men­to os­cu­ro de alu­bias co­mo las de To­lo­sa. Esos fla­vo­noi­des ayu­dan a pre­ve­nir el es­trés oxi­da­ti­vo y a fre­nar el en­ve­je­ci­mien­to, la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar y has­ta el de­te­rio­ro in­te­lec­tual. Có­mo con­su­mir­las: los pu­ris­tas las cue­cen en agua fría, so­lo con un cho­rro de acei­te de oli­va vir­gen ex­tra, ce­bo­lla pi­ca­da y sal; un ra­to a fue­go in­ten­so y dos ho­ras y me­dia a fue­go sua­ve, pa­ra que el cal­do “en­gor­de”.

6. Vi­na­gre de Je­rez

Unas go­tas bas­tan pa­ra trans­for­mar un pla­to en una ce­le­bra­ción. Sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud tam­bién sor­pren­den. Ade­más de pro-

El vi­na­gre de Je­rez ayu­da a re­du­cir el ín­di­ce glu­cé­mi­co de los ali­men­tos.

pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­mi­cro­bia­nas, an­ti­hi­per­ten­si­vas y an­ti­can­ce­rí­ge­nas, hay es­tu­dios que in­di­can que dos cu­cha­ra­di­tas en las co­mi­das re­du­cen el ín­di­ce glu­cé­mi­co de los ali­men­tos. Su in­te­rés es tal que un equi­po de quí­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz han ma­ce­ra­do fru­tas en él. ¿Re­sul­ta­do? Un ma­yor po­der an­ti­oxi­dan­te. Có­mo con­su­mir­lo: haz co­mo los me­jo­res chefs, que lo usan con va­po­ri­za­dor. Así nun­ca te pa­sas y lo re­par­tes per­fec­ta­men­te.

7. Ajo

Es­pa­ña es el pri­mer pro­duc­tor de ajos de Eu­ro­pa y el me­jor lo en­cuen­tras en Las Pe­dro­ñe­ras (Cuen­ca). ¿Su di­fe­ren­cia? Su co­lor mo­ra­do le pro­por­cio­na una ma­yor con­cen­tra­ción de ali­ci­na, la sus­tan­cia que pro­te­ge fren­te al en­ve­je­ci­mien­to, el cán­cer, el Alz­hei­mer, la hi­per­ten­sión o el res­fria­do. Có­mo con­su­mir­lo: pe­la cin­co dien­tes de ajo, cór­ta­los por la mi­tad, ma­cé­ra­los en un li­tro de acei­te de oli­va vir­gen ex­tra du­ran­te tres o cua­tro se­ma­nas y el acei­te se­rá aún más sa­lu­da­ble.

8. Conservas

Des­de al­ca­cho­fas a pimientos de pi­qui­llo, pa­san­do por me­lo­co­to­nes o higos, te­ne­mos to­da la huer­ta en la­ta. A su la­do, una pes­ca­de­ría en­va­sa­da: bo­ni­to, anchoas, sar­di­nas, me­ji­llo­nes... ¿Que las conservas no son tan sa­nas co­mo el pro­duc­to fres­co? Pues sí, pe­ro co­mo di­cen los ex­per­tos, “si hay días en los que no pue­des con­se­guir fru­ta, ver­du­ra o pescado fres­cos, tó­ma­los en con­ser­va. La con­ser­va­ción des­tru­ye nu­trien­tes, pe­ro si­gue ase­gu­rán­do­te fi­bra, mi­ne­ra­les, pro­teí­na...”. Có­mo con­su­mir­las: sal­tea dos dien­tes de ajo con un cho­rro de acei­te de oli­va vir­gen ex­tra en una sar­tén e in­cor­po­ra un ta­rro de al­ca­cho­fas es­cu­rri­das. Aña­de una cu­cha­ra­da de ha­ri­na y re­mue­ve. Rie­ga con un va­so de vino blan­co y re­vuel­ve. In­cor­po­ra una la­ta de al­me­jas es­cu­rri­das, pe­re­jil pi­ca­do y un hue­vo co­ci­do pi­ca­do por en­ci­ma.

9. Car­nes de va­cuno cria­do en li­ber­tad

Si subes al Puer­to del Pi­co (Ávi­la) a fi­na­les de oc­tu­bre, ve­rás pa­sar a las va­cas avi­le­ñas ne­gras ibé­ri­cas, en su tras­hu­man­cia a los pas­tos de in­vierno. Jun­to a las re­tin­tas de Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía y las mo­ru­chas de Sa­la­man­ca, las avi­le­ñas ne­gras es una de las ra­zas más va­lo­ra­das por los nu­tri­cio­nis­tas. Sus car­nes son sa­bro­sas, con una gra­sa en­tre­ve­ra­da ri­ca en áci­do oléi­co. Có­mo con­su­mir­las: co­mo quie­ras, pe­ro no las ases nun­ca en con­tac­to di­rec­to con las lla­mas, es per­ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.