¿No­che de PAZ?

Las dis­cu­sio­nes de pa­re­ja vuel­ven por Na­vi­dad por­que nues­tro mun­do emo­cio­nal se so­bre­car­ga en es­ta épo­ca del año. La co­mu­ni­ca­ción es la cla­ve.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL MENÉNDEZ, psi­có­lo­ga

DDu­ran­te la Na­vi­dad, nues­tras re­la­cio­nes afec­ti­vas se co­lo­can en pri­mer plano, se mue­ven los ci­mien­tos de nues­tra in­fan­cia, pe­ro tam­bién los del pre­sen­te. Apa­re­cen asi­mis­mo re­cuer­dos so­bre lo que tu­vi­mos y so­bre lo que nos fal­tó. Cuan­do en la pa­re­ja se dis­cu­te de­ma­sia­do du­ran­te es­tas fe­chas, el con­flic­to sue­le es­tar re­la­cio­na­do con la his­to­ria an­te­rior a su en­cuen­tro. A am­bos les pe­sa de­ma­sia­do y no han sa­bi­do ela­bo­rar los con­flic­tos an­ti­guos que, a lo largo de las fies­tas na­vi­de­ñas, se ac­tua­li­zan y re­vi­ven. Ca­da miem­bro de una pa­re­ja apor­ta a la re­la­ción un mun­do in­terno que se for­mó en su in­fan­cia. En su in­cons­cien­te, los víncu­los que crea­ron con las pri­me­ras per­so­nas a las que ama­ron per­ma­ne­ce­rán pa­ra siem­pre. Si es­tos víncu­los afec­ti­vos han si­do con­flic­ti­vos y no se han po­di­do so­lu­cio­nar de una for­ma ade­cua­da, pue­den vol­ver a re­sur­gir con otras per­so­nas que re­pre­sen­ten las fi­gu­ras de au­to­ri­dad de la in­fan­cia. Mu­chas de las ten­sio­nes que se pro­du­cen con los sue­gros sue­len ser un des­pla­za­mien­to de al­gu­nas ten­sio­nes in­fan­ti­les que re­sur­gen es­tos días. Las lu­ces de Na­vi­dad tam­bién alum­bran los con­flic­tos que apa­re­cen den­tro de la pa­re­ja si no se acep­tan las di­fi­cul­ta­des que el otro pue­de su­frir. Se to­man mu­chas de­ci­sio­nes res­pec­to a reunio­nes so­cia­les que po­nen en evi­den­cia nues­tras ca­ren­cias afec­ti­vas. Cuan­do es­tas no se han po­di­do acep­tar, es po­si­ble que re­cla­me­mos a nues­tra pa­re­ja que cu­bra aque­llo que no tu­vi­mos. Du­ran­te es­tos días, nues­tro mun­do emo­cio­nal es­tá más sen­si­ble que de cos­tum­bre. Apa­re­ce la po­si­bi­li­dad de emo­cio­nar­se, de sa­ber­se más o me­nos so­lo. La pa­re­ja pue­de con­ver­tir­se en fuen­te de apo­yo o en es­pa­cio de dis­cu­sión, de­pen­de­rá de có­mo ha­ya ela­bo­ra­do ca­da uno las re­la­cio­nes con su familia y de có­mo com­pren­da las que man­tie­ne el otro con la su­ya. Las pa­re­jas sue­len lle­gar a un acuer­do y ca­si to­dos los años re­pi­ten la mis­ma fór­mu­la: la No­che­bue­na con una familia y la Na­vi­dad con la otra, o al­ter­nan­do los años. Pe­ro a ve­ces se pro­du­cen acon­te­ci­mien­tos que ha­cen cam­biar lo pre­vis­to y eso pue­de ser fuen­te de con­flic­tos.

Cam­bio de pla­nes

Car­los le ha di­cho a An­drea que es­ta No­che­bue­na no quie­re ir a ce­nar a ca­sa de sus pa­dres. A ella le ex­tra­ña, pues siem­pre ce­nan con su familia en esa fe­cha, por eso se en­fa­da y le re­pro­cha que po­dría ha­ber avi­sa­do an­tes. Pe­ro Car­los se va de­ján­do­la con la pa­la­bra en la bo­ca, lo que la enoja to­da­vía más. Por la no­che, cuan­do él vuel­ve del tra­ba­jo, An­drea re­to­ma la con­ver­sa­ción un po­co más cal­ma­da. En­ton­ces Car­los le ex­pli­ca que quie­re es­tar con sus pa­dres es­ta No­che­bue­na por­que sa­be que su ma­dre lo ha pa­sa­do mal y ha es­ta­do muy preo­cu­pa­da por su her­mano pe­que­ño que es­tu­dia en Pa­rís y que se en­con­tra­ba allí en el mo­men­to de los aten­ta­dos te­rro­ris­tas. “Me pa­re­ce ra­ro que no te ha­yas da­do cuen­ta

Los con­flic­tos apa­re­cen si no se acep­tan las di­fi­cul­ta­des que pue­de su­frir el otro.

de que lo ló­gi­co se­ría ce­nar es­te año con mis pa­dres y no con los tu­yos –le con­fie­sa él–. De he­cho, es­ta­ba es­pe­ran­do a que pro­pu­sie­ras tú el cam­bio, por eso he tar­da­do tan­to en de­cír­te­lo. Sé que mi familia es más abu­rri­da que la tu­ya, pe­ro real­men­te me sen­ti­ría me­jor si es­te año es­toy cer­ca de ellos”. An­drea ad­vier­te que ha si­do po­co sen­si­ble a las ne­ce­si­da­des de su ma­ri­do y le pi­de dis­cul­pas por su reac­ción de la ma­ña­na. Él, por su par­te, se da cuen­ta de que tam­bién po­día ha­ber ha­bla­do an­tes. En­tre los dos com­pren­den lo ton­tos que han si­do en­fa­dán­do­se. Es­tán un po­co es­tre­sa­dos, de ahí que nin­guno se hu­bie­ra pa­ra­do a pen­sar en los de­seos del otro. Un des­en­cuen­tro en es­tas fe­chas es al­go bas­tan­te ha­bi­tual, pe­ro si la re­la­ción mar­cha bien en lo fun­da­men­tal, se pue­de re­con­du­cir el víncu­lo amo­ro­so. Es im­por­tan­te ha­blar de lo se quie­re con tran­qui­li­dad, so­bre to­do si se rom­pe la cos­tum­bre de lo que se sue­le ha­cer. Car­los no lo hi­zo por­que man­tu­vo una ac­ti­tud in­fan­til, desean­do que An­drea es­tu­vie­ra pendiente de sus sen­ti­mien­tos. Ella, ata­rea­da con los ni­ños y con su tra­ba­jo, no se dio cuen­ta del mo­men­to vi­tal de su ma­ri­do. Ca­si to­do se re­suel­ve cuan­do am­bos acep­tan sus erro­res pa­ra con el otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.