La pri­me­ra da­ma de la Ca­sa Ro­sa­da

JU­LIA­NA AWA­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

To­do en la vi­da de la ter­ce­ra es­po­sa del gau­cho por­te­ño Mau­ri­cio Ma­cri, fla­man­te nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ar­gen­ti­na, sue­na a ban­do­neón. A un tan­go rio­pla­ten­se bai­lán­do­se en los arra­ba­les del gla­mour. Hay en Ju­lia­na Awa­da tan­to mes­ti­za­je co­mo en la can­ción po­pu­lar ar­gen­ti­na. Es ca­tó­li­ca, hi­ja de un in­mi­gran­te li­ba­nés y de una des­cen­dien­te de si­rios, am­bos mu­sul­ma­nes, y tie­ne una her­ma­na ca­sa­da con un ju­dío. Las tres cul­tu­ras con­vi­ven en una mis­ma familia, co­no­ci­dí­si­ma en el país de Bor­ges. An­tes de ser la pri­me­ra da­ma de la Ca­sa Ro­sa­da fue du­ran­te 10 años com­pa­ñe­ra de un con­de bel­ga mul­ti­mi­llo­na­rio, Bruno Lau­rent Bar­bier. Le co­no­ció en las al­tu­ras, en un vue­lo de Air Fran­ce, des­pués de pa­sear­se por me­dio mun­do de la mano de una ma­dre que le in­cul­có su pa­sión por la moda, y de ha­ber con­traí­do pri­me­ras nup­cias a los 23 años con Gus­ta­vo Ca­pe­llo. Con el ho­no­ra­ble Ma­cri no se to­pó en los ale­da­ños del Go­bierno de Bue­nos Ai­res, que él en­ton­ces pre­si­día, sino en el gim­na­sio Ocam­po, un club aris­to­crá­ti­co don­de com­par­tían en­tre­na­dor per­so­nal. Fue un fle­cha­zo, en 2009, que Ju­lia­na, guar­dia­na ce­lo­sa de su in­ti­mi­dad, es­qui­vó. Le di­jo re­pe­ti­das ve­ces “no” has­ta que lle­gó a la con­clu­sión de un “sí”, en una bo­da que se ce­le­bró so­lo un año des­pués. Des­de en­ton­ces, jun­tos, prac­ti­can una ele­gan­cia so­bria que les ha glo­ri­fi­ca­do co­mo la pa­re­ja ideal en el cono sur, pre­su­mien­do de una fe­li­ci­dad do­més­ti­ca, be­sos de pe­lí­cu­la in­clui­dos, a prue­ba de fo­cos. Ella, des­de Awa­da –la em­pre­sa tex­til fa­mi­liar que su pa­dre fun­dó en los años 60, pa­ra la que di­se­ña–, y co­mo la ase­so­ra de su pro­pia y ala­ba­da ima­gen; y él, des­de los púl­pi­tos de la po­lí­ti­ca. No hay es­tri­den­cias en el pla­card de la nue­va in­qui­li­na de la Quin­ta de Oli­vos, so­lo co­lo­res neu­tros, por al­go se de­fi­ne co­mo “mo­no­cro­má­ti­ca”. No acu­mu­la ro­pa por­que la re­ga­la, ad­mi­ra el ar­te de la agu­ja de Va­len­tino y es fan de Cha­nel, pe­ro di­ce no su­cum­bir a los en­can­tos de la moda y ase­gu­ra que no gas­ta “mu­cha pla­ta”. En cam­bio, le apa­sio­na co­ci­nar (so­bre to­do, un asa­do), ver ci­ne (Los puen­tes de Ma­di­son es­tá en­tre sus ele­gi­das), leer (se que­da con Tra­ve­su­ras de la ni­ña ma­la, de Ma­rio Var­gas Llo­sa), ha­cer de­por­te, en vez de die­ta, e ir de ga­le­rías de ar­te; eso sí, lle­van­do en su bra­zo un bol­so icó­ni­co, tal vez lo úni­co que com­par­te con Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, la an­te­ce­so­ra de su ma­ri­do en la Pre­si­den­cia. A Ju­lia no le tien­ta la po­lí­ti­ca. Y el re­cién es­tre­na­do pre­si­den­te de­cla­ra: “Mi es­ta­do ci­vil es fe­liz”. Los cro­nis­tas ar­gen­ti­nos no de­jan de aplau­dir. A. CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.