ADRIA­NA UGAR­TE Y BER­TA VÁZ­QUEZ

Amor, aven­tu­ra y sue­ños

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - News -

2015 ha si­do su año. Y lo cie­rran con el es­treno de Pal­me­ras en la nie­ve, una his­to­ria ro­mán­ti­ca que nun­ca ol­vi­da­rán. Por A. San­tos / Fo­tos: An­to­nio Terrón Adria­na Ugar­te y Ber­ta Váz­quez desa­yu­nan mien­tras el ma­qui­lla­dor y el pe­lu­que­ro ha­cen su tra­ba­jo. Tor­ti­lla de pa­ta­ta, ja­món, tar­ta de za­naho­ria… “Me en­can­ta co­mer. ¡Me­nos mal que ha­go de­por­te y lo que­mo to­do!”, cuen­ta Adria­na pla­to en mano. Son las nue­ve de la ma­ña­na y el show­room del di­se­ña­dor Jorge Váz­quez, don­de tie­ne lu­gar la se­sión de fo­tos, pa­re­ce es­tar en ho­ra pun­ta. Aje­nas al aje­treo, ellas com­par­ten con­fi­den­cias co­mo si se co­no­cie­ran de to­da la vi­da. Pe­ro no es así. Adria­na y Ber­ta son las pro­ta­go-

nis­tas de Pal­me­ras en la nie­ve, la es­pe­ra­da pe­lí­cu­la de Fernando Gon­zá­lez Mo­li­na ba­sa­da en el bes­tse­ller de la es­cri­to­ra (y al­cal­de­sa de Be­nas­que) Luz Ga­vás, pe­ro no han coin­ci­di­do ni en un día de ro­da­je. Eso sí, am­bas se enamo­ra­ron en­tre plano y plano: Adria­na, de un miem­bro del equi­po téc­ni­co y Ber­ta, del ac­tor Ma­rio Ca­sas, pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la. Ugar­te es­tá en ra­cha. Ade­más de Pal­me­ras en la nie­ve, es­tá ro­dan­do Ju­lie­ta, la nue­va pe­lí­cu­la de Al­mo­dó­var. “Yo no es­ta­ba lo­ca por tra­ba­jar con Pe­dro, por­que tra­to de no po­ner nom­bres y ape­lli­dos a mis me­tas. Si su­ce­de, ge­nial –ex­pli­ca–. Ha si­do una ex­pe­rien­cia muy in­ten­sa. Es muy exi­gen­te pe­ro tam­bién muy ge­ne­ro­so; te pi­de to­do pe­ro no te suel­ta de la mano, y eso se agra­de­ce. Me sus­ci­ta mu­cho res­pe­to: te cua­dras cuan­do lo ves, pe­ro tie­ne un sen­ti­do del hu­mor tan ge­nial y una for­ma de ver la vi­da tan ge­nui­na que apren­des mu­cho. Ade­más, no tie­ne pe­los en la len­gua, y eso me en­can­ta”. So­bre la pe­lí­cu­la, ni pa­la­bra: “So­lo pue­do de­cir que Em­ma Suá­rez y yo en­car­na­mos a la mis­ma mu­jer, Ju­lie­ta, que va su­frien­do pér­di­das a lo largo de su vi­da”. Adria­na trans­mi­te pa­sión cuan­do ha­bla, y ha­bla mu­cho. Da igual si lo ha­ce so­bre sus ami­gos –“La ma­yo­ría son de to­da la vi­da o com­pa­ñe­ras más ma­yo­res y muy sa­bias”–, so­bre su afi­ción por las an­ti­güe­da­des o so­bre su nue­va vi­da en la sie­rra ma­dri­le­ña. “Soy muy pa­sio­nal, los sen­ti­mien­tos se me es­ca­pan de los bol­si­llos, pe­ro tam­bién muy ra­cio­nal, un cóc­tel que a ve­ces es di­ver­ti­do y a ve­ces un po­co plas­ta. Soy im­pul­si­va y ca­paz de co­me­ter lo­cu­ras, no quie­ro que la ca­be­za me do­mi­ne, pe­ro ten­go el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad he­re­da­do de mis pa­dres”. Ellos, un ma­gis­tra­do y una abo­ga­da y es­cri­to­ra, no se lo pu­sie­ron fá­cil cuan­do qui­so de­di­car­se a la interpretación, pe­ro tu­vie­ron que cum­plir su par­te del tra­to. Adria­na ya ha­bía he­cho lo pro­pio: sa­car bue­nas no­tas.

Tam­po­co les pi­lló por sor­pre­sa. Des­de los cin­co años, su hi­ja se pa­sa­ba la vi­da ha­cien­do tea­tro pa­ra su abue­la y sus ami­gas. “Me lo pe­día el cuer­po, era una ne­ce­si­dad. Pe­ro al aca­bar el ro­da­je de mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, Ca­be­za de pe­rro, vol­ví de Se­vi­lla y les di­je a mis pa­dres: “Pa­pá, ma­má, lo he he­cho fa­tal”. Sin em­bar­go, el di­rec­tor es­ta­ba con­ten­to, me no­mi­na­ron al Go­ya y pen­sé: “Bueno, pa­re­ce que no es­ta­ba tan mal”. Ahí, ha­ce 10 años, em­pe­zó to­do. Y con La se­ño­ra y El tiem­po en­tre cos­tu­ras lle­gó la con­sa­gra­ción. La his­to­ria de Ber­ta Váz­quez se acer­ca más al ar­gu­men­to de su­pera­ción de un te­le­fil­me. Na­ció en Ucrania ha­ce 23 años en una familia mi­tad ucra­nia­na mi­tad etío­pe, pe­ro a los tres ya re­si­día en nues­tro país. Pre­fie­re no dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre sus orí­ge­nes y re­co­no­ce que nun­ca se ha sen­ti­do di­fe­ren­te. “Me he cria­do aquí, y mi cul­tu­ra, mi ca­rác­ter y mis ex­pe­rien­cias vi­ta­les es­tán re­la­cio­na­das con Es­pa­ña –ex­pli­ca ro­tun­da, pe­ro sin per­der la son­ri­sa–. Me vi­ne a Ma­drid con 18 años pa­ra ser ar­tis­ta. Que­ría can­tar y bai­lar, la interpretación no me lla­ma­ba la

“TRA­TO DE NO PO­NER NOM­BRE Y APE­LLI­DO EN MIS ME­TAS. SI SU­CE­DE, GE­NIAL” Adria­na Ugar­te

aten­ción. Pe­ro lue­go no tie­nes tra­ba­jo, ni tiem­po, ni di­ne­ro y no bai­lé nun­ca. Me pu­se más en se­rio con la mú­si­ca, pe­ro era muy tí­mi­da y no me atre­vía a can­tar en pú­bli­co. Sin em­bar­go, sa­bía que te­nía que es­tar aquí por­que en al­gún mo­men­to pa­sa­ría al­go. Que­ría vi­vir una aven­tu­ra. Leía bio­gra­fías de gen­te a la que ad­mi­ro, có­mo su­frie­ron has­ta ser des­cu­bier­tos y yo so­ña­ba con vi­vir lo mis­mo. Soy idea­lis­ta y fan­ta­sio­sa, y me ale­gro de ser­lo por­que gra­cias a eso no de­jé de creer que es­to lle­ga­ría”. De ado­les­cen­te, sus ído­los eran Be­yon­cé y Rihan­na, se ves­tía y ma­qui­lla­ba co­mo ellas y las imi­ta­ba al mi­cró­fono. De he­cho, se pre­sen­tó a un cás­ting de La Voz. “Es­ta­ba em­pe­zan­do y era inex­per­ta. Aho­ra in­ten­to te­ner un es­ti­lo pro­pio co­mo can­tan­te y me gus­ta com­po­ner so­bre lo que ten­go den­tro… Tam­bién soy ro­man­ti­co­na”. Ber­ta rue­da la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie Vis a Vis y es cons­cien­te de la que se le vie­ne en­ci­ma. Ha pa­sa­do del ano­ni­ma­to a ser per­se­gui­da por los pa­pa­raz­zi, pe­ro no le da im­por­tan­cia: “Pro­ba­ble­men­te, soy la que lo vi­ve con más na­tu­ra­li­dad. Me apa­sio­na lo que ha­go y, pa­ra mí, to­do lo que le ro­dea for­ma par­te del tra­ba­jo. La fa­ma es­tá en la ca­be­za de ca­da uno y yo no me sien­to dis­tin­ta. Ha­go lo mis­mo que mis ami­gos, ten­go idén­ti­cas du­das y pro­ble­mas, aun­que des­de fue­ra pue­da pa­re­cer que las co­sas han cam­bia­do”. Pe­ro no to­do el mun­do vi­ve con Ma­rio Ca­sas, ¿no? “Yo no pien­so en si él es un fa­mo­so o no; pa­ra mí es mi pa­re­ja y es­toy en­can­ta­da, na­da más”.

Adria­na y Ber­ta tie­nen en co­mún más co­sas de las que pa­re­ce. Las dos son re­fle­xi­vas y cu­rio­sas –Adria­na es­tu­dió Fi­lo­so­fía y Ber­ta ha em­pe­za­do Psi­co­lo­gía–; lo pri­me­ro que ha­cen al con­se­guir un pa­pel es lla­mar a sus ma­dres; usan las re­des so­cia­les con mo­de­ra­ción; les gus­ta leer, ir al ci­ne o dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za. Y tie­nen cla­ro que quie­ren ser ma­dres. “Me ima­gino con una familia muy gran­de, con un mon­tón de hi­jos –cuen­ta Ber­ta–. Me en­can­tan los ni­ños, pe­ro to­da­vía soy muy jo­ven y ten­go que des­cu­brir aún mu­chas co­sas de mí mis­ma pa­ra po­der edu­car a otra per­so­na”. “Yo creo que en un fu­tu­ro sí ten­dré hi­jos–di­ce Adria­na–. Me en­can­ta­ría ser una abue­la char­la­ta­na ro­dea­da de nie­tos. Ca­ri­ño­sa, con mu­cha ener­gía y más preo­cu­pa­da por or­ga­ni­zar una bue­na co­mi­da fa­mi­liar que por el pa­so del tiem­po”. Tam­bién son pe­leo­nas y no se cor­tan al cri­ti­car lo que no les gus­ta. “La pre­sión que su­fri­mos las mu­je­res pa­ra es­tar siem­pre im­pe­ca­bles o la dis­cri­mi­na­ción sa­la­rial son dos de las mu­chas co­sas que re­cha­zo. Y el con­su­mis­mo o que la so­cie­dad sea ca­da vez más fría. Pe­ro no ne­ce­si­to sa­lir a pro­cla­mar­lo, sim­ple­men­te no lo acep­to”, ar­gu­men­ta Ber­ta. Adria­na se lan­za: “Es­ta­mos en una so­cie­dad pa­triar­cal y hay unos res­pon­sa­bles, pe­ro las pri­me­ras que de­be­mos de­jar la bro­cha y los ta­co­nes a un la­do y to­mar el man­do so­mos no­so­tras. Te­ne­mos in­te­gra­dí­si­mo que ellos es­tán idea­les con arru­gas, ca­nas, ba­rri­ga… mien­tras no­so­tras he­mos ad­qui­ri­do há­bi­tos que de­be­ría­mos re­plan­tear­nos. Ten­go 30 años y no ten­go el mis­mo fí­si­co que a los 20, pe­ro hay que ha­cer­se fuer­te por­que la pre­sión es tre­men­da. Es­toy con­ven­ci­da de que mu­chos hom­bres es­tán a fa­vor de una mu­jer na­tu­ral; pe­ro, aun­que no fue­ra así, hay que arries­gar­se a no gus­tar y gus­tar­nos más a no­so­tras mis­mas”. Y mien­tras plantea sus reivin­di­ca­cio­nes, Adria­na sue­ña con tra­ba­jar con di­rec­to­res que amen sus pro­yec­tos, “tal vez en Fran­cia”, y con “apa­gar el mó­vil es­ta Na­vi­dad y po­der me­ter­lo en un ca­jón”. Ber­ta pre­fie­re “im­pro­vi­sar los pla­nes na­vi­de­ños” y pe­dir a los Re­yes nue­vos re­tos pro­fe­sio­na­les y “una ca­sa en la pla­ya”. Tar­de o tem­prano la ten­drá.

“SOY IDEA­LIS­TA Y GRA­CIAS A ESO NO DE­JÉ DE CREER QUE ES­TO LLE­GA­RÍA” Ber­ta Váz­quez

Adria­na lle­va ves­ti­do de Jorge Váz­quez, cor­sé de Le Mar­ché Aux les Pu­ces, me­dias de Wold­ford, y za­pa­ti­llas de Dior. Ber­ta, tra­je de Max Mara Sar­to­ria­le, top y bi­su­te­ría de Mar­ni, y pa­ñue­lo de Jorge Váz­quez.

Es­mo­quin Max Mara Sar­to­ria­le, za­pa­ti­llas Phi­llip Plein pa­ra Le Mar­ché Aux les Pu­ces y bi­su­te­ría Gem­ma­su.

Top, pan­ta­lón y za­pa­tos de Jorge Váz­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.