La SA­LUD sí tie­ne GÉ­NE­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

¿Se tie­nen en cuen­ta nues­tras di­fe­ren­cias en con­sul­ta? Hom­bres y mu­je­res no en­fer­ma­mos igual e ig­no­rar­lo per­ju­di­ca el diag­nós­ti­co. Por A. San­tos

El fu­tu­ro de la me­di­ci­na se es­cri­bi­rá en fe­me­nino. Sue­na gran­di­lo­cuen­te, pe­ro se ajus­ta a la reali­dad. Ac­tual­men­te, el por­cen­ta­je de mé­di­cos mu­je­res gi­ra en torno al 46%, pe­ro en las au­las son ma­yo­ría (74%). Es­tos da­tos, por sí so­los, no ga­ran­ti­zan que la cien­cia mé­di­ca re­sol­ve­rá pron­to las de­sigual­da­des de gé­ne­ro que la ro­dean, pe­ro son sin du­da una in­vi­ta­ción al op­ti­mis­mo. Por­que cuan­do acu­di­mos a una con­sul­ta aque­ja­das de do­lor mus­cu­lar o preo­cu­pa­das por una pér­di­da de pe­so apa­ren­te­men­te inex­pli­ca­ble, las di­fe­ren­cias bio­ló­gi­cas de nues­tro se­xo con res­pec­to al mas­cu­lino son de­ter­mi­nan­tes pa­ra su diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to, pe­ro no­so­tras so­mos las pri­me­ras en ig­no­rar­lo. Y lo que pue­de ser peor, ¿tam­bién lo ha­cen los doc­to­res? “La me­di­ci­na es­tá cons­trui­da con un pa­trón an­dro­cén­tri­co, es de­cir, con un va­rón blan­co co­mo re­pre­sen­tan­te de la es­pe­cie hu­ma­na. Y no es has­ta fi­na­les del si­glo XX que se em­pie­za a te­ner en cuen­ta que exis­ten di­fe­ren­cias en el mo­do de en­fer­mar y en el ti­po de do­len­cias más fre­cuen­tes en am­bos se­xos. Fal­ta con­cien­cia de la di­fe­ren­cia”, ex­pli­ca Te­re­sa Ortiz, ca­te­drá­ti­ca de His­to­ria de la Cien­cia de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da:

“Tan­to la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca co­mo la do­cen­cia y la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria han mi­ra­do a las mu­je­res co­mo si fue­sen hom­bres y no han vis­to sus pro­ble­mas y en­fer­me­da­des es­pe­cí­fi­cas, ni han en­ten­di­do su ma­les­tar y su do­lor –di­ce Ortiz–. La sa­lud de las mu­je­res se ha es­tu­dia­do y va­lo­ra­do so­lo en el as­pec­to re­pro­duc­ti­vo y es­te en­fo­que ha im­pe­di­do abor­dar­la des­de una pers­pec­ti­va in­te­gral”, ex­pli­ca la en­do­cri­nó­lo­ga ca­ta­la­na Car­me Valls Llo­bet, in­ves­ti­ga­do­ra so­bre la in­fluen­cia del se­xo en la sa­lud, au­to­ra de li­bros fun­da­men­ta­les en es­ta área co­mo Mu­je­res in­vi­si­bles (Ed. Debol­si­llo) y Mu­je­res, sa­lud y po­der (Ed. Cá­te­dra, 2009) e im­pul­so­ra de la re­vis­ta MYS.

¿Có­mo se ha lle­ga­do a es­to?

Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. “His­tó­ri­ca­men­te, los hom­bres han cons­trui­do el co­no­ci­mien­to, y eso in­clu­ye la en­se­ñan­za, la in­ves­ti­ga­ción y la prác­ti­ca mé­di­ca. Ade­más de, ob­via­men­te, co­par los ór­ga­nos de de­ci­sión”, re­su­me Ortiz. A par­tir de aquí, to­do es una su­ce­sión de “erro­res” en ca­de­na. Ya en 1989 la nor­te­ame­ri­ca­na Lois Ver­brug­ge, pio­ne­ra en es­te cam­po, ad­vir­tió que a pe­sar de es­tar de­mos­tra­do en to­do el mun­do que las mu­je­res vi­ven más pe­ro su­fren más en­fer­me­da­des cró­ni­cas y ha­cen un ma­yor uso de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios am­bu­la­to­rios, han si­do in­fra­rre­pre­sen­ta­das en los en­sa­yos clí­ni­cos. Y co­mo con­se­cuen­cia, los da­tos ob­te­ni­dos en las in­ves­ti­ga­cio­nes son fre­cuen­te­men­te ex­tra­po­la­dos de for­ma inapro­pia­da. La en­do­cri­nó­lo­ga e in­ter­nis­ta Gio­va­ne­lla Bag­gio, res­pon­sa­ble de la cá­te­dra de me­di­ci­na de gé­ne­ro re­cien­te­men­te crea­da en la Uni­ver­si­dad de Pa­dua –la se­gun­da de Eu­ro­pa tras la de Vie­na– ahon­da en es­ta idea: bue­na par­te de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en las úl­ti­mas dé­ca­das se­ría erró­nea al en­fo­car­se ca­si ex­clu­si­va­men­te en pa­cien­tes va­ro­nes, aun­que en es­te te­rreno se ha me­jo­ra­do al­go y la pre­sen­cia hoy de las mu­je­res en los en­sa­yos clí­ni­cos es del 35 %. En su in­for­me Me­di­ci­na de gé­ne­ro: una ta­rea pa­ra el ter­cer mi­le­nio, Bag­gio re­cri­mi­na a la cien­cia mé­di­ca que el es­tu­dio de la sa­lud fe­me­ni­na

se ha­ya cen­tra­do, ca­si ex­clu­si­va­men­te, en las en­fer­me­da­des aso­cia­das a su apa­ra­to re­pro­duc­tor, es­pe­cial­men­te en cán­cer de pe­cho, de úte­ro y de ova­rios. Lo que ella de­no­mi­na “el sín­dro­me del bi­qui­ni”.

¿En qué so­mos di­fe­ren­tes?

En el ar­got mé­di­co, se de­fi­ne co­mo mor­bi­li­dad fe­me­ni­na di­fe­ren­cial el con­jun­to de en­fer­me­da­des, mo­ti­vos de con­sul­ta o fac­to­res de ries­go que me­re­cen una aten­ción es­pe­cí­fi­ca ha­cia las mu­je­res, bien por­que so­lo se pue­den pre­sen­tar en ellas o por­que los pa­de­cen con ma­yor fre­cuen­cia. “Pue­de ser cau­sa­da por las di­fe­ren­cias bio­ló­gi­cas, co­mo ocu­rre con los tras­tor­nos de la mens­trua­ción, las en­fer­me­da­des de­ri­va­das de los em­ba­ra­zos y los par­tos o los tu­mo­res gi­ne­co­ló­gi­cos –ex­pli­ca la doc­to­ra Valls Llo­bet–. Tam­bién en­tran en es­ta de­fi­ni­ción las en­fer­me­da­des que, sin ser es­pe­cí­fi­cas del se­xo fe­me­nino, mues­tran una alta pre­va­len­cia y son cau­sa de en­fer­me­dad, dis­ca­pa­ci­dad o muer­te pre­ma­tu­ra en un por­cen­ta­je su­pe­rior”. En es­te pun­to, la es­pe­cia­lis­ta ha­ce re­fe­ren­cia a ane­mias, do­lor cró­ni­co, en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, en­fer­me­da­des en­do­cri­no­ló­gi­cas, an­sie­dad y de­pre­sión, “aun­que exis­ten tam­bién fac­to­res de ries­go que de­be­rían ser pre­ve­ni­dos de for­ma di­fe­ren­te, co­mo las cau­sas de pa­to­lo­gía car­dio­vas­cu­lar, dia­be­tes me­lli­tus u obe­si­dad”, in­di­ca. Por su par­te, Gio­va­ne­lla Bag­gio es­ta­ble­ce cin­co cam­pos en los que, a lo largo de es­te si­glo, se ha des­cu­bier­to que la mu­jer pre­ci­sa re­cur­sos diag­nós­ti­cos y te­ra­péu­ti­cos di­fe­ren­tes a los del hom­bre: en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, far­ma­co­lo­gía –do­si­fi­ca­ción y du­ra­ción de las te­ra­pias así co­mo la res­pues­ta a la qui­mio­te­ra­pia– cán­cer de co­lon, os­teo­po­ro­sis y ci­rro­sis bi­liar pri­ma­ria. Y es que el he­cho de que los re­sul­ta­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes es­tén ses­ga­dos tie­ne con­se­cuen­cias gra­ves en la va­lo­ra­ción de los sín­to­mas y el diag­nós­ti­co. Y eso es es­pe­cial­men­te pal­pa­ble en el ca­so de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Co­mo

Ac­tual­men­te, la pre­sen­cia de mu­je­res en esa­yos clí­ni­cos so­lo es del 35% .

apun­tan las doc­to­ras Valls y Bag­gio: si en los hom­bres los sín­to­mas de un in­far­to de mio­car­dio son opre­sión en el pe­cho y do­lor en el bra­zo iz­quier­do, en las mu­je­res son náu­seas y do­lor en el ba­jo vien­tre. Por tan­to, cuan­do es­tas se que­jan de es­te ti­po de mo­les­tias no sue­len ser so­me­ti­das a las prue­bas ha­bi­tua­les que de­ter­mi­nan un in­far­to, lo que aca­ba en un au­men­to de la mor­ta­li­dad. Sin em­bar­go, si­guen con­si­de­rán­do­se pa­to­lo­gías “de hom­bres”. Por eso to­da­vía no ha si­do bien es­tu­dia­do el pa­pel del áci­do ace­til­sa­li­cí­li­co en mu­je­res –de­ter­mi­nan­te en los hom­bres– y se in­clu­yen fac­to­res de ries­go co­mo el ta­ba­quis­mo o el con­su­mo de al­cohol con más fre­cuen­cia que otros que pa­re­cen te­ner más pe­so en las mu­je­res, co­mo la obe­si­dad y el hi­po­ti­roi­dis­mo. Con el cán­cer de co­lon ocu­rre al­go si­mi­lar, ya que sue­le pre­sen­tar­se en eta­pas más tar­días en la vi­da de la mu­jer y tie­ne una lo­ca­li­za­ción di­fe­ren­te.

¿ Qué hay que me­jo­rar?

“Es pri­mor­dial en­fo­car la for­ma­ción del es­pe­cia­lis­ta en aten­ción pri­ma­ria ha­cia las pa­to­lo­gías más pre­va­len­tes en­tre el se­xo fe­me­nino. Por­que la fal­ta de co­no­ci­mien­to ha­ce que se reali­cen diag­nós­ti­cos erró­neos, eti­que­tan­do cier­tos sín­to­mas co­mo pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos an­tes de ana­li­zar si res­pon­den a pa­to­lo­gías que pue­den mos­trar los mis­mos sín­to­mas –su­gie­re Car­me Valls Llo­bet–. En mu­chas oca­sio­nes nos to­pa­mos con que en la pri­me­ra con­sul­ta se diag­nos­ti­ca co­mo psi­co­ló­gi­co lo que es bio­ló­gi­co, y se re­ce­tan an­sio­lí­ti­cos y an­ti­de­pre­si­vos, lo que con­du­ce a me­di­ca­li­zar la sa­lud de la mu­jer”. Por ejem­plo, un 70% de los psi­co­fár­ma­cos que se re­ce­tan en Es­pa­ña es a mu­je­res, mu­chas con en­fer­me­da­des co­mo fa­ti­ga cró­ni­ca y fi­bro­mial­gia, no de­tec­ta­das a tiem­po. Se­gún la ca­te­drá­ti­ca Ortiz, “la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro ten­dría que te­ner más pre­sen­cia en las asig­na­tu­ras tron­ca­les de la ca­rre­ra, co­mo en mu­chas uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras. So­lo así con­ta­re­mos con pro­fe­sio­na­les que pue­dan apli­car co­no­ci­mien­tos pro­ba­dos”. Co­mo ca­si siem­pre, la so­lu­ción em­pie­za en las au­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.