His­to­rias de amor y se­xo. ¿Ca­sa­da o fe­liz?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada - MARÍA BYK

SIEN­TO VER­GÜEN­ZA al con­fe­sar lo que pa­gué ha­ce unos días por una cre­ma de ojos, cuan­do mi má­xi­mo tra­ta­mien­to de piel con­sis­te en hi­dra­tan­tes de 15 €. Y lo peor, o lo me­jor, es que lo hi­ce por Don. Un chi­co de unos ojos verdes im­pre­sio­nan­tes que nos abor­dó a mi ami­ga El­ke y a mí a las puer­tas de una tien­da de cos­mé­ti­cos en la Cos­ta Azul. Co­mo El­ke pa­só olím­pi­ca­men­te de él, Don me de­di­có to­do su in­te­rés, co­men­zan­do por mi es­ta­do ci­vil: ¿ca­sa­da o fe­liz? Él se de­cla­ró fe­liz, y, por su­pues­to, qui­so ca­sar­se in­me­dia­ta­men­te con­mi­go aun­que tu­vi­mos que abor­tar los pla­nes de bo­da a los cin­co mi­nu­tos por­que él era ju­dío y de­bía ca­sar­se con una chi­ca ju­día, y no es mi ca­so aun­que el ape­lli­do lo sea (me lo que­dé de mi ex­ma­ri­do). Os po­déis ima­gi­nar que me en­con­tró be­llí­si­ma, fas­ci­nan­te y sin­tió pro­fun­da­men­te que no pu­dié­ra­mos via­jar jun­tos pa­ra po­der co­no­cer su pue­blo en Israel. Des­pués de 30 mi­nu­tos de char­la so­bre mi be­lle­za y nues­tra frus­tra­da bo­da, pu­de re­sis­tir­me a las tres cre­mas que que­ría ven­der­me, más que na­da por­que no soy ri­ca, pe­ro me lle­vé una pa­ra no rom­per su co­ra­zón. Es­tá cla­ro que El­ke es in­mu­ne a unos ojos verdes im­pre­sio­nan­tes, pe­ro, a la vuel­ta de nues­tro fin de se­ma­na, di por su­pues­to que el res­to de mis ami­gas ha­bía per­di­do al­gu­na vez la ca­be­za de­lan­te de una be­lle­za co­mo Don. Y re­sul­ta que no, y es­to me tie­ne preo­cu­pa­da, aún más cuan­do re­cuer­do lo que pa­gué por aque­lla cre­ma.

CIER­TO QUE LO­LA di­ce ser tan dé­bil que se lo com­pra to­do sin ne­ce­si­dad de que le pon­gan a un chi­co gua­po de re­cla­mo. Y Ana me cuen­ta de una tien­da en Ma­drid a la que ella iba so­lo pa­ra ad­mi­rar a los de­pen­dien­tes, pe­ro tan ca­ra que no le da­ba ni pa­ra unos cal­ce­ti­nes. Y Ca­sil­da no ha su­cum­bi­do an­te nin­gún ven­de­dor, pe­ro es­tá tan fas­ci­na­da con el en­tre­na­dor de ba­lon­mano de su hi­jo que aho­ra quie­re ser ayu­dan­te de en­tre­na­dor y no tie­ne ni idea de ba­lon­mano. No sé si es pa­ra jus­ti­fi­car­me, pe­ro yo que­ría creer que mu­je­res y hom­bres so­mos muy pa­re­ci­dos en es­to, que no­so­tras po­de­mos ha­cer una com­pra idio­ta con la mis­ma fa­ci­li­dad que les su­po­ne­mos a ellos de­lan­te de una chi­ca gua­pa. ¿Y no? ¿Se­rá por­que mis ami­gas no han co­no­ci­do a Don? ¿Por­que son muy sen­sa­tas? ¿Por­que a no­so­tras, bueno, a ellas, só­lo les in­tere­sa su in­te­rior? ¿O se­rá, más bien, por­que a no­so­tras nos gus­tan tan­to las com­pras que no ne­ce­si­ta­mos nin­gún hom­bre que nos dis­trai­ga cuan­do va­mos de tien­das? ¿Y ellos quie­ren pre­ci­sa­men­te una dis­trac­ción pa­ra no abu­rrir­se tan­to? No ten­go ex­pli­ca­cio­nes. Tam­po­co ten­go efec­to al­guno en mis ojos, pe­ro sí aca­bo de ver el ex­trac­to de mi tar­je­ta Vi­sa. ¡Díos mío! Y to­do por Don.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.