Be­lle­za pelo. Li­cen­cia pa­ra mez­clar.

“La gen­te sa­be ca­da vez más lo que quie­re y busca su pro­pio co­lor”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Da un gol­pe de me­le­na y atré­ve­te con los cor­tes y co­lo­res de es­ta tem­po­ra­da. El es­ti­lis­ta An­ge­lo Seminara in­ter­pre­ta los looks que me­jor sien­tan. ¿Cuál es el tu­yo? Por I. Alon­so

El tér­mino pe­lu­que­ro o, in­clu­so, es­ti­lis­ta ca­pi­lar se que­da cor­to pa­ra es­te ge­nio de las ti­je­ras. Con un ta­len­to que ava­lan los nu­me­ro­sos premios que ha re­ci­bi­do a lo largo de su ca­rre­ra, lo su­yo es crear ten­den­cia, idear looks y de­fi­nir es­ti­los. Ad­mi­ra­do por las ce­le­bri­ties y por las re­vis­tas, que se lo ri­fan, ha fir­ma­do al­gu­nos de los es­ti­lis­mos más lo­gra­dos del mun­do de la moda, pa­ra mar­cas co­mo Cha­nel, Her­més o Louis Vuit­ton .

Mu­jer­hoy. ¿Al­gún día pen­só que iba a lle­gar tan le­jos? An­ge­lo Seminara. Yo ven­go de un pe­que­ño pue­blo al sur de Ita­lia, con co­li­nas, ríos, bos- ques..., un lu­gar en el que pue­des so­ñar. Pe­ro nun­ca me ima­gi­né que esa ilu­sión que yo te­nía se ha­ría reali­dad.

¿Qué cua­li­da­des hay que te­ner pa­ra des­ta­car en es­ta pro­fe­sión?

Lo pri­me­ro de to­do, tie­nes que te­ner em­pa­tía, sa­ber so­cia­li­zar, ser una per­so­na de men­te abier­ta. Te tie­ne que gus­tar co­no­cer gen­te, via­jar, la moda, el ar­te… En de­fi­ni­ti­va, apre­ciar las co­sas bue­nas y be­llas. Y por su­pues­to, tra­ba­jar muy du­ro, for­mar­te cons­tan­te­men­te y su­pe­rar al­gu­nas frus­tra­cio­nes si quie­res lo­grar el éxi­to.

¿Qué re­co­men­da­ría a los que em­pie­zan?

Que se con­vier­tan en una esponja y ab­sor­ban el má­xi­mo. Y tam­bién que apren­dan del me­jor. Por­que el me­jor no siem­pre es inal­can­za­ble, tie­nes que ser am­bi­cio­so y apren­der ca­da día. No pue­des de­jar nun­ca de ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos. El día que pien­ses que lo sa­bes to­do, es­tás fue­ra del ne­go­cio.

Mu­chas ce­le­bri­ties so­lo con­fían en us­ted. ¿Es di­fí­cil tra­ba­jar con per­so­nas famosas?

Al­gu­nas ve­ces pue­den re­sul­tar exi­gen­tes, es ver­dad. Pe­ro si eres pro­fe­sio­nal, tie­nes que sa­ber ma­ne­jar esas si­tua­cio­nes.

¿Ser el di­rec­tor ar­tís­ti­co de una mar­ca con­di­cio­na, de al­gún mo­do, el es­ti­lo?

Da­vi­nes es una firma ita­lia­na, así que com­par­ti­mos una cul­tu­ra. Pe­ro, la com­pa­ñía es­tá en el nor­te y yo soy del sur. He vi­vi­do en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za des­de que era ni­ño y eso nos ha he­cho en­ten­der­nos muy bien, por­que es­ta firma com­par­te con­mi­go una fi­lo­so­fía sos­te­ni­ble, na­tu­ral. Pe­ro yo ten­go la li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar­me.

“To­da­vía se ven cor­tes muy agre­si­vos, asi­mé­tri­cos, pe­ro no va­mos a vol­ver a los 80”.

¿Có­mo crea sus es­ti­lis­mos, en qué se ins­pi­ra, es un pro­ce­so la­bo­rio­so?

Co­mo cual­quier ar­tis­ta, to­do de­pen­de de có­mo te sien­tas en el mo­men­to de la crea­ción. Si no es­tás bien, eso no tie­ne por qué sig­ni­fi­car que ha­rás un mal tra­ba­jo, pe­ro se­rá di­fe­ren­te. Si te en­cuen­tras bien, con la an­te­na pues­ta 24 ho­ras, a la ho­ra de crear tie­nes mil re­fe­ren­cias de las que echar mano. No im­por­ta si tie­nes que crear un es­ti­lis­mo o pre­pa­rar una mues­tra pa­ra un mu­seo.

¿Qué look triun­fa­rá la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra y ve­rano?

Asis­ti­mos a un mo­men­to muy in­tere­san­te en lo que res­pec­ta al co­lor. La gen­te ca­da vez sa­be más lo que quie­re. Y lo que aho­ra busca es un pelo bri­llan­te, bien di­se­ña­do, que se adap­te a sus fac­cio­nes. Y, so­bre to­do, un co­lor per­so­na­li­za­do, con dis­tin­tos to­nos. No va­mos a vol­ver a los lo­cos años 80. To­da­vía se ven cor­tes muy agre­si­vos, asi­mé­tri­cos, pe­ro pa­ra mí ese es un look pa­sa­do de moda.

Es uno de los pe­lu­que­ros más pre­mia­dos del mun­do. ¿Qué re­pre­sen­tan pa­ra us­ted es­tos re­co­no­ci­mien­tos?

Es bueno pa­ra mi ego, pe­ro, so­bre to­do, pa­ra mi tra­ba­jo. Es­toy muy or­gu­llo­so ca­da vez que re­ci­bo un pre­mio, pe­ro ten­go que se­guir tra­ba­jan­do y ser la mis­ma per­so­na. Los re­co­no­ci­mien­tos no me han cam­bia­do. Cuan­do me pro­po­nen al­go, lo pri­me­ro que me pre­gun­to es si voy a dis­fru­tar con eso. Tie­nes que es­tar a gus­to tú pa­ra des­pués po­der agra­dar al pú­bli­co.

¿Se pue­de se­guir in­no­van­do en es­te sec­tor o es­tá ya to­do in­ven­ta­do?

Cuan­do usas la men­te siem­pre ves co­sas di­fe­ren­tes. El po­der de crea­ción es in­fi­ni­to… y emo­cio­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.