La mu­jer que se ca­só con Ve­ne­zue­la

LI­LIAN TIN­TO­RI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

An­tes de ser ac­ti­vis­ta, Li­lian Tin­to­ri fue de­por­tis­ta de al­to ni­vel –cam­peo­na de ki­te­surf y co­rre­do­ra de ma­ra­to­nes–, pre­sen­tó pro­gra­mas in­fan­ti­les de te­le­vi­sión e in­clu­so par­ti­ci­pó en un reality show de su­per­vi­ven­cia lla­ma­do Ro­bin­son. Has­ta que, en fe­bre­ro de 2014, el en­car­ce­la­mien­to de su ma­ri­do, Leo­pol­do Ló­pez –lí­der del par­ti­do Vo­lun­tad Po­pu­lar ve­ne­zo­lano–, por su opo­si­ción al ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro, la lle­vó al cen­tro de la es­ce­na pú­bli­ca. Des­de en­ton­ces, Li­lian ha de­nun­cia­do sin des­can­so la per­se­cu­ción con­tra los opo­si­to­res de Ma­du­ro. Es­ta atle­ta re­con­ver­ti­da en un sím­bo­lo de la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos ha si­do re­ci­bi­da tan­to por el pa­pa Francisco co­mo por los ex­pre­si­den­tes Felipe Gon­zá­lez, An­drés Pas­tra­na o Ri­car­do La­gos. Y eso, sin ha­ber os­ten­ta­do car­go al­guno ja­más ni ha­ber si­do can­di­da­ta en las pre­si­den­cia­les. Aho­ra, el triun­fo de los su­yos, la coa­li­ción Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pa­sa­do 6 de di­ciem­bre no ha he­cho sino con­fir­mar­la en uno de los pa­pe­les pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria. “So­lo quie­ro re­pre­sen­tar a la mu­jer ve­ne­zo­la­na que lle­ga al su­per­mer­ca­do y des­cu­bre que no hay na­da que com­prar, a la que le da mie­do que su familia sal­ga a la ca­lle por in­se­gu­ri­dad”, son al­gu­nas de sus pa­la­bras más re­cor­da­das. El sue­ño re­cu­rren­te de Li­lian Tin­to­ri, lo­grar un “país abier­to” y li­be­rar a to­dos los pre­sos po­lí­ti­cos de Ve­ne­zue­la, va ca­mino de ha­cer­se reali­dad, si­guien­do el hi­lo de un guión que, a es­tas al­tu­ras, ya es his­tó­ri­co. Tin­to­ri ya sa­bía lo que se le ven­dría en­ci­ma, por­que el mis­mo Leo­pol­do Ló­pez, al pe­dir­le ma­tri­mo­nio, no for­mu­ló el clásico “¿Quie­res ca­sar­te con­mi­go”, sino un pro­vi­den­cial “¿Quie­res ca­sar­te con Ve­ne­zue­la?”. Y Li­lian con­tes­tó que sí. Es­to ocu­rrió cuan­do el pre­ten­dien­te era al­cal­de del mu­ni­ci­pio de Cha­cao. Su amor lo se­lla­ron en­ton­ces cru­zan­do a na­do el sal­va­je Ori­no­co: tres ki­ló­me­tros de aguas a con­tra­co­rrien­te que re­sul­ta­ron ser to­do un en­tre­na­mien­to. Por­que Ló­pez ter­mi­nó pa­gan­do su di­si­den­cia con la cár­cel; Tin­to­ri, con ame­na­zas y es­pio­na­je in­ce­san­tes; y am­bos, con los ase­si­na­tos a ba­la­zos de al­gu­nos de sus me­jo­res ami­gos. Su vi­da en plu­ral es­tá sien­do una au­tén­ti­ca ca­rre­ra de fon­do. Mien­tras él si­gue en la cár­cel, ella re­co­rre de pun­ta a pun­ta el país, de­te­nién­do­se en ca­da pue­blo y en ca­da al­dea, y ha­blan­do con los ve­ne­zo­la­nos. Y mien­tras si­gue so­ñan­do con la li­ber­tad de su ma­ri­do, que po­dría con­ver­tir­se en el pró­xi­mo pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la. ÁN­GE­LES CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.