Sa­lud.

Im­pri­mien­do el cuer­po en 3D.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Su­ma­rio -

l año pa­sa­do, en una reunión con pa­dres de ni­ños na­ci­dos con de­fi­cien­cia de ex­tre­mi­da­des, el dr. Al­bert Chi, trau­ma­tó­lo­go del Hos­pi­tal Johns Hop­kins de Bal­ti­mo­re (EE. UU.), les co­men­tó lo mu­cho que cues­tan las pró­te­sis y que no me­re­ce la pe­na tan­ta in­ver­sión por­que los ni­ños cre­cen rá­pi­do y hay que re­po­ner­las ca­da po­co tiem­po. En­ton­ces, uno de los pa­dres le in­te­rrum­pió: “¿Es que no ha oí­do us­ted ha­blar de la im­pre­sión en 3D?”. Ape­nas un mes des­pués, el dr. Chi y su equi­po tra­ba­ja­ban con Ena­bling the Fu­tu­re (Po­si­bi­li­tan­do el fu­tu­ro), una red de vo­lun­ta­rios que se de­di­ca a im­pri­mir en plás­ti­co pró­te­sis de ma­nos y de­dos en tres di­men­sio­nes pa­ra ni­ños de to­do el mun­do, sin cos­te pa­ra las fa­mi­lias. Des­de su fun­da­ción, en 2013, Ena­bling the Fu­tu­re ha crea­do más de 1.500 ma­nos pa­ra ni­ños.

La po­si­bi­li­dad de im­pri­mir miem­bros en 3D es una re­vo­lu­ción en me­di­ci­na. La téc­ni­ca im­pli­ca de­po­si­tar ca­pa tras ca­pa de ma­te­rial ter­mo­plás­ti­co pa­ra crear un ob­je­to tri­di­men­sio­nal que la im­pre­so­ra re­pro­du­ce a par­tir de imá­ge­nes de es­cá­ner pre­via­men­te in­tro­du­ci­das en ella. En los úl­ti­mos años, es­ta tec­no­lo­gía es ac­ce­si­ble pa­ra es­tu­dian­tes, in­ves­ti­ga­do­res, em­pren­de­do­res y adic­tos al haz­lo tú mis­mo, gra­cias a la cre­cien­te pro­li­fe­ra­ción de im­pre­so­ras en 3D de pe­que­ño ta­ma­ño y ba­jo cos­te.

Pe­ro las ex­tre­mi­da­des no son la úni­ca po­si­bi­li­dad que ofre­ce es­ta téc­ni­ca. El año pa­sa­do, ci­ru­ja­nos de la Uni­ver­si­dad de Utrecht (Ho­lan­da) re­em­pla­za­ban gran par­te del crá­neo de una pa­cien­te de 22 años con una pró­te­sis de plás­ti­co. Con un tras­torno que ha­ce que el crá­neo au­men­te de gro­sor y que aca­ba afec­tan­do a fun­cio­nes vi­ta­les, la pa­cien­te ya su­fría in­ten­sas ce­fa­leas, ade­más de pro­ble­mas vi­sua­les y de mo­vi­mien­to. Con su nue­vo crá­neo en 3D, la jo­ven ho­lan­de­sa si­gue aho­ra una vi­da nor­mal y no se ob­ser­va ras­tro fí­si­co de la ope­ra­ción. En Es­pa­ña, la im­pre­sión en 3D tam­bién es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la prác­ti­ca mé­di­ca. En no­viem­bre pa­sa­do, mé­di­cos del Hos­pi­tal de Sa­la­man­ca im­plan­ta­ban una ca­ja y un es­ter­nón de ti­ta­nio a un pa­cien­te de cán­cer de 54 años, pa­ra re­em­pla­zar a los que el en­fer­mo per­dió cuan­do le ex­tir­pa­ron su tu­mor.

Des­de ma­nos de plás­ti­co a ca­de­ras de ti­ta­nio, pa­san­do por vál­vu­las car­día­cas bio­ló­gi­cas, la im­pre­sión en 3D ha abier­to las puer­tas a ese cuer­po bió­ni­co que an­tes creía­mos de cien­cia fic­ción. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la En Sa­la­man­ca se im­plan­tó una ca­ja to­rá­ci­ca a un pa­cien­te con cán­cer.

El di­se­ño era de los mé­di­cos sal­man­ti­nos. La im­pre­sión la hi­cie­ron en Aus­tra­lia, aun­que ya hay em­pre­sas es­pa­ño­las im­pri­mien­do hue­sos de ti­ta­nio en 3D, co­mo la em­pre­sa gra­na­di­na Bre­ca Health­ca­re, que tie­ne tam­bién en de­sa­rro­llo un sis­te­ma pa­ra im­pri­mir te­ji­dos bio­com­pa­ti­bles con las cé­lu­las del pa­cien­te.

Otro ejem­plo es Exo­vi­te, em­pre­sa za­ra­go­za­na que ha desa­rro­lla­do un sis­te­ma pa­ra in­mo­vi­li­zar bra­zos ro­tos. Con un es­cá­ner en 3D cap­tan la for­ma del bra­zo, di­se­ñan la fé­ru­la a me­di­da y la im­pri­men en tres di­men­sio­nes en ape­nas un mi­nu­to. Ade­más, la fé­ru­la in­cor­po­ra un elec­tro­es­ti­mu­la­dor co­nec­ta­do al mó­vil del pa­cien­te, lo que evi­ta la atro­fia mus­cu­lar y ace­le­ra la re­cu­pe­ra­ción. Los ex­per­tos cal­cu­lan que, en tres años, el mer­ca­do glo­bal de la im­pre­sión en 3D des­ti­na­da a apli­ca­cio­nes mé­di­cas su­pe­rará los 900 mi­llo­nes de eu­ros en to­do el mun­do.

Tec­no­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria

Y eso no es más que el pri­mer pa­so. Car­tu­chos que su­mi­nis­tran ca­pa tras ca­pa plás­ti­cos, re­si­nas, ma­te­ria­les ce­rá­mi­cos, ce­men­to, vi­drio y otros ma­te­ria­les iner­tes han em­pe­za­do a com­pe­tir con car­tu­chos re­lle­nos de cé­lu­las, hi­dro­ge­les y otros ma­te­ria­les bio­ló­gi­cos ca­pa­ces de re­pro­du­cir te­ji­dos hu­ma­nos. Es lo que se co­no­ce co­mo bio­im­pre­sión en 3D. Las po­ten­cia­li­da­des son apa­bu­llan­tes. Ba­sán­do­se en imá­ge­nes de TAC o de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, las nue­vas bio­im­pre­so­ras de­po­si­tan fi­ní­si­mas ca­pas del ma­te­rial bio­ló­gi­co a una es­truc­tu­ra o ar­ma­zón (bio­ló­gi­ca­men­te com­pa­ti­ble), que sir­ve de so­por­te al te­ji­do que se quie­re crear. Los avan­ces que ci­ta­mos a con­ti­nua­ción dan idea de los cam­bios que la im­pre­sión en 3D es­tá ge­ne­ran­do en la prác­ti­ca mé­di­ca. El fu­tu­ro ya es­tá aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.