Amor en­tre Goo­gle y Fa­ce­book.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - MISS DRA­MAS

No es­tá­ba­mos pre­pa­ra­das pa­ra es­te gol­pe ba­jo de Mark Zuc­ker­berg. To­da­vía in­ten­tá­ba­mos di­lu­ci­dar la po­li­se­mia y la com­ple­ji­dad de un li­ke, y aho­ra el hom­bre nos re­ga­la más con­fu­sión... se no­ta que él es­tá fe­liz­men­te ca­sa­do y ro­mán­ti­ca­men­te es­ta­ble­ci­do. Los gu­rús aún no se ha­bían pues­to de acuer­do acer­ca del sig­ni­fi­ca­do de­fi­ni­ti­vo de un li­ke. De­cían al­gu­nos que in­di­ca­ba un gra­do mo­de­ra­do de em­pa­tía. Otros ad­ver­tían de que no po­días con­fun­dir a uno que po­nía li­kes com­pul­si­va­men­te en to­dos tus post con el pa­dre de tus hi­jos. Más que na­da por­que se es­pe­ra que un su­je­to que pre­ten­de com­par­tir ADN y pro­le con otro ser hu­mano de­be sa­lir de Fa­ce­book y con­tac­tar­lo en la reali­dad.

Pe­ro aho­ra dis­po­ne­mos de un am­plio ca­tá­lo­go emo­cio­nal en Fa­ce­book pa­ra liar­la. A sa­ber: pue­des se­guir em­plean­do el “Me gus­ta” tra­di­cio­nal; pe­ro tam­bién pue­des po­ner un co­ra­zón con el que ex­pre­sas tu amor in­con­di­cio­nal (al co­men­ta­rio, que no a su au­tor); pue­des de­cir que te di­vier­te la si­tua­ción con un emo­ji hi­per­son­rien­te o que te ale­gra y tam­bién pue­des ex­pre­sar sor­pre­sa o in­cre­du­li­dad, tris­te­za o ca­breo. Hay un emo­ji pa­ra to­do en es­te re­cién es­tre­na­do re­per­to­rio de emo­cio­nes. Sin em­bar­go, se han ol­vi­da­do de al­go tan sen­ci­llo y di­rec­to co­mo un “No me gus­ta” que po­dría ha­ber si­do muy grá­fi­co con el re­cién es­tre­na­do emo­ji de la pei­ne­ta al que to­da­vía no se ha apre­cia­do en su jus­to va­lor. Por­que, que­ri­do Zuc­ker­berg, aquí afue­ra no so­mos tan emo­cio­nal­men­te ma­du­ros co­mo tú. Y aun­que sa­be­mos que tu in­ten­ción es bue­na, no es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra mo­ver­nos con sol­tu­ra en se­me­jan­te jun­gla emo­cio­nal.

Sin ir más le­jos, ten­go una ami­ga que se ha de­ja­do em­bau­car por un su­je­to del se­xo mas­cu­lino que ha pues­to que TO­DOS sus co­men­ta­rios le en­tris­te­cen. Si ella po­ne un ví­deo de Youtu­be con El cla­ro de lu­na, él, que de­be ser de na­tu­ra­le­za den­sa, po­ne que es­tá tris­te. Pe­ro si ella pu­bli­ca la fo­to de un tro­zo de piz­za, tam­bién le en­tra me­lan­co­lía al su­je­to. Pa­ra re­su­mir, ha uti­li­za­do el emo­ti­cono de la tris­te­za pa­ra reac­cio­nar an­te su ma­trí­cu­la en un cur­so de co­ci­na, un frag­men­to de re­gue­tón, una fo­to de Freud, otra de Jen­ni­fer Lo­pez y un grá­fi­co del com­por­ta­mien­to del Ibex 35. De es­te com­por­ta­mien­to caó­ti­co mi ami­ga ha de­du­ci­do que se tra­ta de un ti­po sen­si­ble, aman­te de la mú­si­ca clá­si­ca y ca­paz de ayu­dar­la a con­tra­tar pro­duc­tos fi­nan­cie­ros de ries­go con­tro­la­do. Y sa­be­mos que no hay na­da más sexy que la con­jun­ción ines­pe­ra­da de to­das es­tas cua­li­da­des en un mis­mo ejem­plar he­te­ro­se­xual. Er­go, mi ami­ga lo ha con­fun­di­do con el pa­dre de sus hi­jos. Que­ri­do Fa­ce­book, es­to se po­dría ha­ber evi­ta­do. Y lo sa­bes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.