Vi­das pri­va­das.

¿A qué ju­ga­mos?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Si nos pre­gun­tan, ca­si to­dos los pa­dres res­pon­de­mos lo mis­mo: nos gus­ta­ría de­di­car más tiem­po a ju­gar con nues­tros hi­jos. Sea el que sea el que les de­di­ca­mos, to­dos nos sen­ti­mos cul­pa­bles. Pa­re­ce que esa es hoy la ma­ne­ra na­tu­ral de ser pa­dre o ma­dre. Qui­zá por­que, efec­ti­va­men­te, ca­si to­das las ma­dres tra­ba­jan y ya no se de­di­can en ex­clu­si­va a la familia, pe­ro qui­zá tam­bién por­que hoy te­ne­mos me­nos hi­jos y so­mos más exi­gen­tes y cons­cien­tes de la edu­ca­ción que que­re­mos que re­ci­ban.

To­dos nues­tros pro­ta­go­nis­tas coin­ci­den en ello y tam­bién en la im­por­tan­cia de eso que lla­ma­mos “tiem­po de ca­li­dad”,

A las co­ci­ni­tas, a las cons­truc­cio­nes, a di­fra­zar­nos... (con per­mi­so, cla­ro, de la tec­no­lo­gía). Com­par­tir di­ver­sión tam­bién es edu­car. ¿Le de­di­ca­mos tiem­po su­fi­cien­te? Por Ele­na Cas­te­lló / Fo­tos: Alex Ri­ve­ra y Fe­de­ri­co Re­pa­raz

un con­cep­to que nun­ca an­tes preo­cu­pó a la ho­ra de criar a los hi­jos y que hoy nos pa­re­ce esen­cial. “Qui­zá es que so­mos de­ma­sia­do per­fec­cio­nis­tas”, re­fle­xio­na Lo­ren­zo Meaz­za, pa­dre di­vor­cia­do de dos ni­ñas preado­les­cen­tes.

El es­tu­dio más gran­de del mun­do, con más de 30.000 en­tre­vis­tas a pa­dres y ni­ños de 12 paí­ses (Ale­ma­nia, Co­rea del Sur, Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña, Fran­cia In­dia, Ita­lia, Pai­ses Ba­jos, Reino Uni­do, Ru­sia y Sue­cia), so­bre el jue­go y la ma­ne­ra en que las fa­mi­lias dis­fru­tan de su tiem­po com­par­ti­do ha si­do rea­li­za­do por Ikea. Es una con­ti­nua­ción del “In­for­me so­bre el jue­go 2009”, que en­tre­vis­tó a ca­si 8.000 pa­dres y más de 3.000 ni­ños, pe­ro es­ta vez in­cor­po­ra a ado­les­cen­tes y pa­dres de ado­les­cen­tes. Uno de los as­pec­tos que el es­tu­dio po­ne de re­lie­ve es que to­dos, pa­dres e hi­jos, quie­ren te­ner más tiem­po pa­ra re­la­jar­se en familia. Coin­ci­den en que les gus­ta­ría te­ner me­nos ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res y dis­fru­tar de más relax en familia. El 73% de los pa­dres y el 49% de los hi­jos ado­les­cen­tes quie­ren, so­bre to­do, es­tar jun­tos sin ha­cer na­da es­pe­cial, so­lo re­la­jar­se. Los pa­dres con­si­de­ran de for­ma aplas­tan­te (nue­ve de ca­da 10) que ju­gar es fun­da­men­tal pa­ra el de­sa­rro­llo y la fe­li­ci­dad de los ni­ños. Pe­ro, mu­chos de ellos ad­mi­ten que, a me­nu­do, se abu­rren cuan­do lo ha­cen.

El se­gun­do as­pec­to que de­ja más que cla­ro el es­tu­dio es que la tec­no­lo­gía es, con di­fe­ren­cia, lo que más preo­cu­pa a ma­yo­res y pe­que­ños. Aun­que por di­fe­ren­tes ra­zo­nes: unos por­que quie­ren con­tro­lar su uso y con­se­cuen­cias,

Pa­dres e hi­jos desea­rían te­ner más tiem­po pa­ra re­la­jar­se en familia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.