Prohi­bi­do crear

JU­LIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

UNA VEZ ACA­BA­DA

la cam­pa­ña elec­to­ral, y ha­bien­do cons­ta­ta­do una vez más que la cul­tu­ra ha es­ta­do au­sen­te de los de­ba­tes en­tre can­di­da­tos –se­ñal de lo po­co que les im­por­ta–, aho­ra que­da es­pe­rar que el nue­vo Go­bierno nom­bre a un mi­nis­tro de Cul­tu­ra al que le im­por­te la cul­tu­ra. Por lo pron­to, es­pe­ro que los “nue­vos” es­cu­chen a la nue­va pre­si­den­ta de CEDRO, Car­me Rie­ra. La ver­dad es que tie­ne mé­ri­to que una es­cri­to­ra pres­ti­gio­sa co­mo ella, miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, ha­ya da­do un pa­so al fren­te pa­ra de­fen­der a los es­cri­to­res a tra­vés de es­ta en­ti­dad que ges­tio­na los in­tere­ses de quie­nes ha­cen del ofi­cio de es­cri­bir y de edi­tar su ra­zón de vi­da.

Car­me ten­drá que con­ven­cer al nue­vo Go­bierno de que, de una vez por to­das, abor­de el gra­ví­si­mo pro­ble­ma de la pi­ra­te­ría. Los sim­pá­ti­cos pi­ra­tas co­men­za­ron des­car­gán­do­se mú­si­ca de la red y aho­ra se ba­jan de to­do, li­bros in­clui­dos.

LES CON­TA­RÉ CÓ­MO

es el pro­ce­so de es­cri­bir un li­bro. El es­cri­tor tie­ne una idea, se sien­ta an­te el fo­lio en blan­co o el or­de­na­dor y em­pie­za a es­cri­bir, una ta­rea que le pue­de lle­var me­ses o años. Du­ran­te ese tiem­po, ca­re­ce de in­gre­sos, sal­vo que ten­ga al­gún tra­ba­jo al­ter­na­ti­vo. Así que de­pen­de­rá de las ven­tas de su li­bro pa­ra po­der vi­vir.

Pe­ro si hay des­car­gas ile­ga­les es­ta­rá de­jan­do de per­ci­bir par­te de sus me­re­ci­dos in­gre­sos. Es co­mo si a us­ted, to­dos los me­ses, le en­tra­ra un pi­ra­ta en su cuen­ta ban­ca­ria y le ro­ba­ra par­te de su suel­do. Pe­ro no so­lo eso. La edi­ción de li­bros es una in­dus­tria de la que de­pen­den mi­les de per­so­nas. Quie­nes pi­ra­tean los li­bros po­nen en ries­go esos pues­tos de tra­ba­jo. De ma­ne­ra que Car­me Rie­ra ten­drá que con­ven­cer a quien se ha­ga car­go del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de que ten­ga a bien le­gis­lar y adop­tar me­di­das que pon­gan fin al ro­bo de la pro­pie­dad in­te­lec­tual.

RIE­RA TEN­DRÁ TAM­BIÉN

que abrir un de­ba­te so­bre las “pen­sio­nes” de los es­cri­to­res (y mú­si­cos, ci­neas­tas, gen­te del tea­tro...). Si un es­cri­tor cum­ple 65 años y quie­re co­brar la pen­sión que le co­rres­pon­de, tie­ne que de­jar de es­cri­bir; y si con­ti­núa es­cri­bien­do, tie­ne que re­nun­ciar a la pen­sión. A ve­ces se ol­vi­da que las pen­sio­nes no son un re­ga­lo, sino el di­ne­ro que he­mos ido pa­gan­do a lo largo de nues­tra vi­da la­bo­ral. Así que, a par­tir de los 65, la gen­te que ha­ce “cul­tu­ra” tie­ne que to­mar una de­ci­sión tras­cen­den­tal: o re­nun­cia a la pen­sión o de­ja de crear.

Eso su­po­ne que que­da­rán li­bros por es­cri­bir, mú­si­ca por com­po­ner, ci­ne por rea­li­zar... Es de­cir, un em­po­bre­ci­mien­to cul­tu­ral de la so­cie­dad. No se tra­ta de pe­dir un tra­to de fa­vor, sino de ade­cuar el co­bro de las pen­sio­nes a es­ta reali­dad.

Ya hay es­cri­to­res mo­vi­li­zán­do­se en es­ta di­rec­ción y aho­ra se­rá Car­me Rie­ra quien ten­ga que ges­tio­nar el pro­ble­ma. Po­ner co­to a la crea­ción a cuen­ta de la edad no es más que un des­pro­pó­si­to más por par­te de unos po­lí­ti­cos a los que la cul­tu­ra les vie­ne res­ba­lan­do.

Car­me Rie­ra, nue­va pre­si­den­ta de C E D R O.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.