KLEIN MAR­TI­NA ES­CRI­TO­RA, AC­TRIZ Y MO­DE­LO

Me da­ban en­vi­dia las mo­de­los más del­ga­das, pe­ro mis vir­tu­des eran otras

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza Vip -

Si en el DNI de Mar­ti­na Klein, al la­do de “Bue­nos Ai­re, 1976”, hu­bie­ra que po­ner su pro­fe­sión, no ha­bría es­pa­cio su­fi­cien­te. Mo­de­lo, pre­sen­ta­do­ra, ac­triz, hu­mo­ris­ta y, des­de ha­ce unos me­ses, tam­bién es­cri­to­ra. Pe­ro ella no aca­ba de sen­tir­se có­mo­da con nin­guno de esos ca­li­fi­ca­ti­vos, ni si­quie­ra con el de mo­de­lo. “Me ha ido bien por­que he si­do muy te­naz, pe­ro siem­pre tu­ve la sen­sa­ción de que no ter­mi­na­ba de arran­car. Na­die me ha re­ga­la­do na­da, pe­ro yo sé que po­dría ha­ber lle­ga­do más le­jos co­mo mo­de­lo. Cuan­do era más jo­ven, mis li­mi­ta­cio­nes fue­ron fí­si­cas por­que yo no era un pa­lo, y sé que me hu­bie­ra ido mu­cho me­jor sien­do más del­ga­da, pe­ro nun­ca he si­do ca­paz de ponerme a die­ta. Y en es­ta pro­fe­sión, si no en­tras en un pan­ta­lón, no des­fi­las, por­que hay mi­les de chi­cas que sí ca­ben. En­ton­ces yo su­fría y me de­cía a mí mis­ma: “A ti qué mas te da; tus vir­tu­des son otras…”. Pe­ro ese tra­ba­jo me en­can­ta­ba y veía a esos pa­li­llos des­fi­lan­do y pen­sa­ba: “¡Qué en­vi­dia!”. La ver­dad es que he li­bra­do una ba­ta­lla in­te­rior”.

Sí, la que ha­bla sin aban­do­nar su ca­ris­má­ti­ca son­ri­sa es Mar­ti­na Klein, una de nues­tras me­jo­res mo­de­los, una de las más po­li­fa­cé­ti­cas de esa ge­ne­ra­ción de tops irre­pe­ti­ble –Eu­ge­nia Sil­va, Inés Sas­tre, Lau­ra Ponte, Nie­ves Ál­va­rez, Est­her Ca­ña­das…– que es­tá en torno a los 40 años pe­ro si­gue co­pan­do pá­gi­nas en las re­vis­tas. Es­pon­tá­nea, atlé­ti­ca, sim­pá­ti­ca, ver­sá­til... Gus­ta por igual a hom­bres y mu­je­res, y lo ha­ce sin des­per­tar sus­pi­ca­cias. “Al fi­nal, ese va a ser mi se­llo y me en­can­ta. Gra­cias a eso, y a que he lle­ga­do a la gen­te sien­do así, he po­di­do tra­ba­jar en mu­chos cam­pos. ¿Que si me arre­pien­to de al­gu­na co­sa? Pues sí y no por­que lo que me es­tá pa­san­do a ni­vel per­so­nal y pro­fe­sio­nal es­tá muy bien. Ya no uso una ta­lla 36, ni pro­ba­ble­men­te una 38, pe­ro a es­tas al­tu­ras no tie­nes que de­mos­trar na­da”, re­fle­xio­na.

Una de aven­tu­ras

Y en ese via­je en busca de sus pro­pios lí­mi­tes aho­ra le ha to­ca­do po­ner­se a prue­ba co­mo es­cri­to­ra. Lo cier­to es que lo lle­va­ba ha­cien­do des­de ha­ce años, con co­lum­nas en di­fe­ren­tes me­dios, pe­ro con­ver­tir­se en la au­to­ra de una se­rie de li­bros in­fan­ti­les son pa­la­bras ma­yo­res. Em­pe­zó ha­ce so­lo unos me­ses y ya va por la ter­ce­ra en­tre­ga, ¡Zas­ca! T-rex son mul­ti­tud (Ed. Mon­te­na). “A mí siem­pre me ha gus­ta­do es­cri­bir y he re­ci­bi­do mu­chas pro­pues­tas, pe­ro no aca­ba­ba de lan­zar­me. Me da­ba mu­cho res­pe­to y te­nía cla­ro que que­ría es­cri­bir sin ayu­da. Así que, cuan­do sur­gió es­ta idea, pen­sé que era abor­da­ble”.

Lue­go vino el pá­ni­co an­te el fo­lio en blan­co y Mar­ti­na de­ci­dió ins­pi­rar­se en su pro­pia familia. “Los tres per­so­na­jes de ¡Zas­ca! se pa­re­cen bas­tan­te a mi hi­jo Pa­blo y a las ni­ñas de Alex [Co­rret­ja], y ten­go muy pre­sen­tes las vi­ven­cias que yo tu­ve a su edad. Los tiem­pos han cam­bia­do, pe­ro la esen­cia de la in­fan­cia es la mis­ma: te gus­ta que las co­sas su­ce­dan a es­con­di­das de tus pa­dres, vi­vir una aven­tu­ra… Así que he co­gi­do to­das esas co­sas que a mí me emo­cio­na­ban y ha sa­li­do es­to”.

Y “es­to” le es­tá dan­do más sa­tis­fac­cio­nes de las que es­pe­ra­ba. “¡Es tan be­llo cuan­do las ma­dres te di­cen que sus ni­ños se ríen a car­ca­ja­das! O te cuen­tan que nun­ca leían y aho­ra vi­ven pe­ga­dos al li­bro. De al­gu­na ma­ne­ra, for­mo par­te de sus vi­das y pa­ra mí,

Tras de­jar la pa­sa­re­la, nos sor­pren­dió con su vis có­mi­ca. Aho­ra triun­fa con sus his­to­rias pa­ra ni­ños, li­bros ba­sa­dos en la familia que ha for­ma­do con Álex Co­rret­ja. Por A. San­tos

que he pues­to el co­ra­zón en mu­chas co­sas, es ma­ra­vi­llo­so. Yo re­cuer­do los li­bros que mi ma­dre me re­ga­la­ba y los au­to­res que me gus­ta­ban... Pe­ro aho­ra es muy di­fí­cil con­se­guir que los ni­ños se en­tre­ten­gan le­yen­do. Es más fá­cil mi­rar una pan­ta­lla, pe­ro cuan­do un li­bro con­si­gue que tu men­te se dis­pa­re… Y ser la puer­ta pa­ra que ellos vi­van esa sen­sa­ción por pri­me­ra vez es in­creí­ble”.

Mo­dern fa­mily

Mar­ti­na tu­vo a su hi­jo Pa­blo ha­ce 11 años con el can­tan­te Alex de la Nuez, con quien man­tu­vo una lar­ga re­la­ción, pe­ro ha­ce cin­co unió su vi­da a la del te­nis­ta Alex Co­rret­ja, se tras­la­dó de Ma­drid a Barcelona –“me en­can­ta vi­vir aquí”, ex­pli­ca–, y jun­tos for­man el club de los cin­co. “Ha si­do co­mo jun­tar dos mon­ta­ñas, por­que so­mos una familia re­es­truc­tu­ra­da, un puz­le. No voy a ne­gar que ha su­pues­to un du­ro tra­ba­jo por nues­tra par­te, de los ex, de los abue­los…, pe­ro muy en­ri­que­ce­dor, por­que cuan­do ves que las pie­zas en­ca­jan, que has crea­do una familia, que no es la tí­pi­ca, pe­ro es una familia, es muy gra­ti­fi­can­te”. ¿Y có­mo es co­mo ma­dre? “Es­toy des­cu­brien­do que hay unos es­que­mas de pa­dres e hi­jos pe­ro que, en la vi­da real, ca­da uno ha­ce lo que pue­de. Tra­to de vi­vir mo­men­tos in­ten­sos con los míos y los con­ven­cio­na­lis­mos me po­nen un po­co los pe­los de pun­ta. Me gus­ta im­pro­vi­sar y ha­cer co­sas que nos en­ri­quez­can”.

La vi­da de Mar­ti­na tam­bién ha si­do así, abier­ta a ex­pe­ri­men­tar y sin mie­do a des­ca­la­bra­se. Por eso, ape­nas su­pe­ra­dos los 20, se to­mó un des­can­so y pro­bó de to­do: dan­za, pin­tu­ra, ar­te dra­má­ti­co… Y a juz­gar por su cu­rrí­cu­lum, si­gue con el pie en el ace­le­ra­dor.

Mun­do fas­hion apar­te, em­pe­zó en 1993 pro­ta­go­ni­zan­do un ví­deo de Mi­guel Bo­sé y des­de en­ton­ces la he­mos vis­to de con­ter­tu­lia o con­tan­do chis­tes en di­fe­ren­tes pro­gra­mas, co­mo ac­triz en Águi­la Ro­ja y, es­te año, de vuel­ta a la te­le­vi­sión con Javier Sar­dá. “Me gus­ta mu­cho la te­le si es­toy don­de ten­go que es­tar, co­no­cien­do mis li­mi­ta­cio­nes y con­fian­do en mi na­tu­ra­li­dad. No creo que sea un ta­len­to, pe­ro por suer­te no me cues­ta. Y so­bre la idea de ser ac­triz, si real­men­te me ape­te­cie­ra mu­cho, ten­dría que for­mar­me y no es lo que me pi­de el cuer­po”.

¿Y en esa vo­rá­gi­ne, hay es­pa­cio pa­ra vol­ver a ser ma­dre? “Me da pe­na no vi­vir­lo otra vez, te­ner un hi­jo de los dos, pe­ro tam­bién me da pe­re­za. Los otros son ma­yo­res y Alex y yo dis­fru­ta­mos de nues­tros mo­men­tos a so­las. Y eso no sé si se per­de­ría. Un ni­ño re­vo­lu­cio­na to­do y lo que te­ne­mos nos ha cos­ta­do mu­cho”.

“Una familia co­mo la nues­tra es un puz­le, hay que en­ca­jar mu­chas pie­zas”.

Ves­ti­do de Ste­lla Mccart­ney y ani­llo de

Sua­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.