10 CLAVES

pa­ra ali­ge­rar tu vi­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada - Por B. N.

Es­te año, des­mar­qué­mo­nos de los bue­nos pro­pó­si­tos de to­da la vi­da, de­ma­sia­do vis­tos y frus­tran­tes. Em­pren­da­mos uno que es­tá al al­can­ce de la mano y que, a de­cir de los gu­rús, su­pon­drá una re­vo­lu­ción vi­tal ab­so­lu­ta: po­ner or­den. Y no es que ha­ya que bus­car­le un sen­ti­do re­bus­ca­do a la idea, sino de ce­ñir­se al con­cep­to clásico de or­ga­ni­zar ar­ma­rios, ti­rar tras­tos, ar­chi­var los pa­pe­les… El res­to, los efec­tos más pro­fun­dos y exis­ten­cia­les, ven­drán so­los. Por­que di­cen los ex­per­tos que bas­ta con co­lo­car las co­sas que nos ro­dean pa­ra que la vi­da co­mien­ce a cam­biar y las pie­zas en­ca­jen co­mo un puz­le: más or­den equi­va­le a más tiem­po dis­po­ni­ble, más se­re­ni­dad, me­jor ar­mo­nía fa­mi­liar, me­nos es­trés, ma­yor bie­nes­tar. Des­ha­cer­se de lo que lo es­tor­ba es una ma­ne­ra de ocu­par­se de uno mis­mo y per­mi­te re­en­con­trar­se con la ener­gía per­di­da, con los in­tere­ses per­so­na­les arrin­co­na­dos y con los ob­je­ti­vos vi­ta­les ol­vi­da­dos. La ja­po­ne­sa Ma­rie Kon­do es la gran gu­rú del or­den y es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes del mun­do. Im­par­te cur­sos y con­fe­ren­cias mul­ti­tu­di­na­rias, y ha ven­di­do más de tres mi­llo­nes de ejem­pla­res de sus li­bros. Se­gún su ex­pe­rien­cia, las per­so­nas que han pues­to en prác­ti­ca sus mé­to­dos or­ga­ni­za­ti­vos vi­vie­ron una re­vo­lu­ción in­te­gral: “Ha­ber pues­to su ca­sa en or­den afec­tó a to­dos los de­más as­pec­tos de su vi­da, in­clui­dos tra­ba­jo y familia”, afir­ma en su best se­ller La ma­gia del or­den (Ed. Agui­lar), don­de ase­gu­ra que al­go tan apa­ren­te­men­te tri­vial tie­ne efec­tos trans­for­ma­do­res en nues­tro mo­do de pen­sar y en có­mo en­fo­ca­mos el fu­tu­ro. “Bá­si­ca­men­te, cuan­do or­ga­ni­zas tu ho­gar tam­bién po­nes en or­den tus asun­tos y tu pa­sa­do. Co­mo re­sul­ta­do, pue­des ver con cla­ri­dad lo que ne­ce­si­tas en tu vi­da y lo que no, lo que de­bes ha­cer y lo que no. Es­te pro­ce­so nos ayu­da a iden­ti­fi­car nues­tros va­lo­res y re­du­ce nues­tras du­das y con­fu­sio­nes al to­mar de­ci­sio­nes”. Ex­trae­mos las me­jo­res en­se­ñan­zas de or­ga­ni­za­do­res ex­per­tos pa­ra que es­te sea uno de los pro­pó­si­tos cum­pli­dos de 2016.

1 Ob­ser­va, vi­sua­li­za, ima­gi­na...

El pri­mer pa­so es… no mo­ver un de­do. Hay que to­mar­se tiem­po pa­ra ob­ser­var el es­pa­cio con ojos nue­vos e iden­ti­fi­car lo su­per­fluo. Ma­rie Kon­do pro­po­ne un ejer­ci­cio de vi­sua­li­za­ción: “Ima­gi­na tu vi­da y tu in­te­rior cuan­do el es­pa­cio es­té en or­den. El sen­ti­do tan­to de desechar co­mo de con­ser­var co­sas es ser fe­liz. An­tes de em­pe­zar a or­ga­ni­zar con­tem­pla el es­ti­lo de vi­da al que as­pi­ras y pre­gún­ta­te “¿Por qué quie­ro or­ga­ni­zar?”. Li­brar­se del ex­ce­so ha­ce nues­tra vi­da más li­ge­ra, más li­bre y fe­liz. El psi­có­lo­go Víc­tor Ji­mé­nez, au­tor de Có­mo sim­pli­fi­car tu vi­da, su­gie­re “di­ri­gir la mi­ra­da me­nos ha­cia lo sa­tu­ra­do y más ha­cia los es­pa­cios en blan­co, los si­len­cios, lo na­tu­ral... En po­cas pa­la­bras, ir ha­cia lo sim­ple”. El au­tor se ha con­ver­ti­do en de­fen­sor acé­rri­mo de la fru­ga­li­dad. “La sen­ci­llez y la sim­pli­ci­dad per­mi­ten reaco­mo­dar las prio­ri­da­des, pa­ra que lo esen­cial sur­ja del fon­do, co­mo una fi­gu­ra en un cua­dro”.

2 ¿Tie­nes ten­den­cia a acu­mu­lar?

Los acu­mu­la­do­res han desa­rro­lla­do un la­zo tan fuer­te con los ob­je­tos, que no pue­den des­ha­cer­se de ellos sin te­ner el sen­ti­mien­to de per­der una par­te de sí mis­mos. Res­pon­de a una ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad y evi­den­cia una for­ma de an­sie­dad. Es­tán los “acu­mu­la­do­res afec­ti­vos” que ate­so­ran na­de­rías di­ver­sas por­que les evo­can un re­cuer­do; los “acu­mu­la­do­res ins­tru­men­ta­les”, que no se atre­ven a ti­rar na­da por­que es­tán con­ven­ci­dos de que tal o cual ca­chi­va­che al­gún día les ha­rá fal­ta; los “acu­mu­la­do­res al­truis­tas” al­ma­ce­nan co­sas con la in­ten­ción (siem­pre apla­za­da) de dár­se­lo a otros. Y por úl­ti­mo es­tán los “acu­mu­la­do­res eco­nó­mi­cos”, que amon­to­nan per­te­nen­cias por­que les cos­ta­ron un buen di­ne­ro. To­dos sue­len res­pon­der al mis­mo per­fil de per­so­nas con di­fi­cul­ta­des pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. “Si in­da­ga­mos en las ra­zo­nes de por qué no nos des­pren­de­mos de al­go, só­lo en­con­tra­mos dos: ape­go al pa­sa­do y an­sie­dad por el fu­tu­ro”, sin­te­ti­za Kon­do.

3 Rom­pe la tra­di­ción y di adiós a la cul­pa

Hay que to­mar con­cien­cia de la cau­sa del des­or­den. Si no, igual que en un ré­gi­men de adel­ga­za­mien­to mal di­se­ña­do, ha­brá un efec­to re­bo­te y el caos (co­mo los ki­los) vol­ve­rá. Una de las cau­sas más fre­cuen­tes es la he­ren­cia. Si nues­tros pa­dres no eran muy or­ga­ni­za­dos, exis­te un al­to ries­go de que sus caó­ti­cos há­bi­tos nos ha­yan si­do trans­mi­ti­dos. Las re­ce­tas de co­ci­na se trans­mi­ten de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, no así los se­cre­tos fa­mi­lia­res de una bue­na or­ga­ni­za­ción. “Cuan­do de or­ga­ni­za­ción se tra­ta, to­dos so­mos au­to­di­dac­tas”, se­ña­la. Un se­gun­do mo­ti­vo fre­cuen­te es el sen­ti­mien­to de cul­pa. Nos pa­re­ce mal des­ha­cer­nos de al­go que nos re­ga­la­ron, aun­que ni nos gus­te, ni nos sir­va, ni le pres­te­mos ja­más nin­gu­na aten­ción. Ma­rie Kon­do nos in­vi­ta a ti­rar los re­mil­gos a la ba­su­ra: “El ver­da­de­ro pro­pó­si­to de un re­ga­lo es ser re­ci­bi­do, trans­mi­tir los sen­ti­mien­tos de al­guien. No de­bes sen­tir­te cul­pa­ble de ti­rar­lo, so­lo agra­dé­ce­le la ale­gría de cuan­do lo re­ci­bis­te”. Así de sen­ci­llo.

4 Un desafío de­trás de otro

Otra maes­tra in­ter­na­cio­nal de la dis­ci­pli­na or­ga­ni­za­ti­va, Joan­ne Tat­ham, coach es­pe­cia­li­za­da en bie­nes­tar y fan del mo­vi­mien­to mi­ni­ma­lis­ta, ha crea­do un pro­gra­ma de 21 días pa­ra po­ner or­den. Pa­ra al­can­zar la me­ta, pro­po­ne es­tra­te­gias co­mo des­ha­cer­nos de un ob­je­to al día, desafiar­nos a pa­sar tres me­ses usan­do úni­ca­men­te 30 pren­das de ves­tir; o fi­jar­nos un día a la se­ma­na li­bre de com­pras, en los que no ire­mos ni a por el pan… y no pa­sa­rá na­da. “Re­tar­se a uno mis­mo ayu­da a crear nue­vos há­bi­tos. Es­tas pe­que­ñas ac­cio­nes per­mi­ten eva­luar me­jor lo que po­see­mos, dar­nos cuen­ta de que hay mu­chí­si­mas co­sas que no echa­mos de me­nos en ab­so­lu­to”.

5 De­fi­nir un plan de ata­que… y cum­plir­lo

Los hay par­ti­da­rios del po­co a po­co, que pro­po­nen de­di­car­le a la ta­rea 15 mi­nu­tos ca­da día. Te sor­pren­de­rás de lo que pue­des ha­cer en ese tiem­po. Un con­se­jo: ser rea­lis­ta pa­ra no aca­bar frus­tra­do. Y dos: des­co­nec­tar­se. Ni te­lé­fono, ni te­le... “Las in­te­rrup­cio­nes son el enemi­go nú­me­ro uno de la efi­ca­cia y van ara­ñan­do po­qui­to a po­co nues­tro tiem­po”, di­ce Tat­ham. Otros son más ra­di­ca­les. Kon­do afir­ma que so­lo se­re­mos ca­pa­ces de fi­na­li­zar la ta­rea si lo ha­ce­mos de gol­pe “en un so­lo in­ten­to ti­tá­ni­co”. Eso im­pli­ca dos pa­sos: ti­rar y guar­dar. Por es­te or­den. Guar­dar crea la ilu­sión de ha­ber re­suel­to el pro­ble­ma. Pe­ro el des­or­den si­gue cre­cien­do de­ba­jo de las ta­pas de las ca­jas don­de lo ocul­ta­mos. “No lo ves, pe­ro el caos si­gue allí”.

6 Lo sen­ti­men­tal, pa­ra el fi­nal.

¿Qué se­rá más fá­cil, em­pe­zar por co­lo­car la des­pen­sa o los ál­bu­mes de fo­tos? Sin du­da, lo pri­me­ro. Con los re­cuer­dos, el asun­to se com­pli­ca por­que no exis­ten cri­te­rios ob­je­ti­vos. Se­gún Kon­do, hay tres fac­to­res que dan va­lor a las per­te­nen­cias: fun­ción, in­for­ma­ción y ape­go emo­cio­nal. Cuan­do se aña­de el ele­men­to de ra­re­za, se mul­ti­pli­ca la di­fi­cul­tad pa­ra des­pren­der­nos de ello. Por eso el pro­ce­so se­rá más fá­cil si em­pie­zas con co­sas que no su­pon­gan de­ma­sia­do con­flic­to. Por el con­tra­rio, las fo­tos y las car­tas, por ejem­plo, son úni­cas e im­po­si­bles de re­po­ner por lo tan­to de­ben de­jar­se pa­ra el fi­nal. “Irás afi­nan­do po­co a po­co tus ha­bi­li­da­des pa­ra to­mar de­ci­sio­nes y aca­ba­rá por pa­re­cer­te sen­ci­llo”, ase­gu­ra.

Sé sin­ce­ra. ¿Qué emo­ción te des­pier­ta el pan­ta­lón de la ta­lla 36 que ya no te ca­be?

7 Guar­dar o ti­rar, esa es la cues­tión...

Aquí lo cru­cial es ele­gir bien el cri­te­rio que nos ayu­de a di­ri­mir el di­le­ma. Es­tá el cri­te­rio del tiem­po (¿Has usa­do es­to en el úl­ti­mo año?); el cri­te­rio de cuán­to es su­fi­cien­te. (¿Cuán­tas sar­te­nes o ca­ce­ro­las juz­gas su­fi­cien­te?); el cri­te­rio del pla­cer (¿Es bo­ni­to y te pro­du­ce pla­cer po­seer­lo?¿te pro­por­cio­na ener­gía cuan­do lo mi­ras o lo uti­li­zas?). Pa­ra la au­to­ra de La ma­gia del or­den, el me­jor cri­te­rio pa­ra ele­gir es sa­ber qué es lo que nos ha­ce fe­li­ces o nos pro­du­ce ale­gría. “La no­ción de lo su­per­fluo va­ría de una per­so­na a otra. Pre­gún­ta­te qué emo­cio­nes te des­pier­ta de­ter­mi­na­do ob­je­to”. ¿Esos pan­ta­lo­nes de la ta­lla 36 que no usas des­de ha­ce años? Me­jor haz­los des­apa­re­cer por­que so­lo sir­ven pa­ra ha­cer­te sen­tir cul­pa­ble. ¡Adiós!

8 No te me­tas en te­rri­to­rio ajeno

O lo que es lo mis­mo, aun­que es­tés en ple­na fie­bre or­ga­ni­za­do­ra y le ha­yas co­gi­do el tru­qui­llo al asun­to de guar­dar, ti­rar, guar­dar, ti­rar… no de­bes caer en la ten­ta­ción de tras­pa­sar fron­te­ras. Por mu­cho que el cuar­to de tu hi­jo sea una leo­ne­ra o que los tras­to que va es­par­cien­do tu chi­co te de­ses­pe­ren, or­ga­ni­zar sus co­sas no te con­cier­ne (y mu­cho me­nos ti­rar­las). Ten­drás que li­mi­tar­te a pre­di­car con el ejem­plo, y de­jar que el vi­rus del or­den se pro­pa­gue. “Desechar las co­sas que te so­bran a ti es la me­jor for­ma de li­diar con una familia des­or­ga­ni­za­da. Cuan­do al­guien em­pie­za a or­ga­ni­zar se pro­du­ce una reac­ción en ca­de­na”, ase­gu­ra, op­ti­mis­ta, Ma­rie Kon­do.

9 Agru­pa ta­reas

Un buen con­se­jo pa­ra pla­near de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, sim­pli­fi­car nues­tra vi­da y aho­rrar­nos un buen mon­tón de tiem­po es agru­par las ta­reas se­me­jan­tes, por­que re­quie­ren un es­ta­do de áni­mo si­mi­lar (por ejem­plo, el ni­vel de con­cen­tra­ción, es­fuer­zo y ha­bi­li­da­des im­pli­ca­das es di­fe­ren­te pa­ra re­vi­sar y ar­chi­var el pa­pe­leo que pa­ra des­pe­jar de tras­tos el ga­ra­je). Del mis­mo mo­do, reunien­do las ta­reas que re­quie­ren des­pla­za­mien­to, eco­no­mi­za­mos tiem­po y di­ne­ro. Por ejem­plo: ha­cer com­pras, pa­sar­te por co­rreos, apro­ve­char pa­ra de­jar en el pun­to lim­pio los tras­tos que deseas ti­rar, aco­me­ter ta­reas bu­ro­crá­ti­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas... Con una bue­na pla­ni­fi­ca­ción per­de­mos me­nos mi­nu­tos en co­las, es­pe­ras, des­pla­za­mien­tos y trans­por­te. Eso sin con­tar que to­das es­tas ta­reas son ener­van­tes, fuen­te de es­trés y mu­chas ve­ces muy frus­tran­tes así que ga­nas ener­gía y buen hu­mor.

10 Pon en prác­ti­ca nue­vas ru­ti­nas

La coach Joan­ne Tot­ham enu­me­ra al­gu­nas prác­ti­cas fá­ci­les de adop­tar y que una vez puestas en mar­cha se con­ver­ti­rán pron­to en há­bi­tos. Uno: por ca­da co­sa nue­va que en­tre (sea com­pra­da o no), una de­be sa­lir. Si te re­ga­lan un li­bro, re­ga­la a tu vez uno de los que ya tie­nes; si com­pras una ca­mi­se­ta nue­va, des­haz­te de al­gu­na de las vie­jas. Dos: em­pren­de sin de­mo­ra ni apla­za­mien­tos las ta­reas rá­pi­das que lle­van me­nos de un mi­nu­to: ti­rar la pu­bli­ci­dad del bu­zón al cu­bo del pa­pel, col­gar el abri­go en la per­cha al lle­gar a ca­sa en lu­gar de ti­rar­lo so­bre una si­lla, fre­gar (o al me­nos lle­var al fre­ga­de­ro) la ta­za del ca­fé... Tres: ins­ta­la una ban­de­ja en la que de­po­si­ta­rás aque­llas ta­reas que re­or­ga­ni­za­rás, sin fal­ta, una vez por se­ma­na: las fac­tu­ras, el co­rreo...

El ape­go al pa­sa­do nos em­pu­ja a acu­mu­lu­lar po­se­sio­nes. Dé­ja­las ir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.