El club de las pri­me­ras da­mas.

Ser la pa­re­ja de un hom­bre con po­der, co­mo le su­ce­de a Ju­lia­na Awa­da, so­me­te a la mu­jer a un es­cru­ti­nio im­pla­ca­ble. ¿Has­ta qué pun­to esa ex­po­si­ción tie­ne que ver con su de­seo?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - ISA­BEL MENÉNDEZ, psi­có­lo­ga

CCuan­do ha­bla­mos de pri­me­ras da­mas, lla­ma­das así por ser las es­po­sas de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno, lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es que se es­pe­ra de ellas que acom­pa­ñen a sus pa­re­jas en la ma­yo­ría de los ac­tos ofi­cia­les. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, no se re­quie­re eso mis­mo del ma­ri­do de, por ejem­plo, una pri­me­ra mi­nis­tra o una pre­si­den­ta, a quien tam­po­co se le de­no­mi­na “pri­mer ca­ba­lle­ro”. A Joa­chim Sauer so­lo se le co­no­ce en Ale­ma­nia co­mo el ma­ri­do de An­ge­la Mer­kel, y al di­fun­to ex pre­si­den­te ar­gen­tino Nés­tor Kirch­ner, mien­tras go­ber­na­ba su es­po­sa Cris­ti­na, se le ci­ta­ba en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo la “pa­re­ja pre­si­den­cial”. En cual­quier ca­so, los hom­bres nun­ca son ob­je­to de co­men­ta­rios, ni las cá­ma­ras co­mo se ha­ce con es­tas mu­je­res, qui­zá por­que, en reali­dad, no fun­cio­nan co­mo acom­pa­ñan­tes. No se les con­si­de­ra un va­lor aña­di­do al car­go que ocu­pan sus pa­re­jas. La úl­ti­ma pri­me­ra da­ma que ha si­do ob­je­to de es­te in­te­rés, y que ha si­do con­si­de­ra­da co­mo un “va­lor aña­di­do” de su pa­re­ja, se lla­ma Ju­lia- na Awa­da y es la es­po­sa del re­cién ele­gi­do pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri. Ju­lia­na tie­ne 41 años, es la pe­que­ña de cin­co her­ma­nos y es de ori­gen li­ba­nés por par­te de pa­dre y siria por par­te de ma­dre. De re­li­gión mu­sul­ma­na, fue edu­ca­da en la li­ber­tad, co­mo ella mis­ma ha de­cla­ra­do, en un co­le­gio bri­tá­ni­co de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na y más tar­de, a los 18 años, en Lon­dres, mien­tras cur­sa­ba sus es­tu­dios de di­se­ño. De vuel­ta a Bue­nos Ai­res, Ju­lia­na se in­cor­po­ró a Awa­da, la em­pre­sa fa­mi­liar de­di­ca­da al sec­tor tex­til. Co­mo di­se­ña­do­ra, se en­car­gó de im­pul­sar una mar­ca de ro­pa pa­ra be­bés y ni­ños muy co­no­ci­da en Ar­gen­ti­na. Ella mis­ma ha lan­za­do al mer­ca­do co­lec­cio­nes de prêt-à-por­ter y ha lo­gra­do afian­zar su lí­nea de moda en Chi­le y Uru­guay. Aun­que no to­do es éxi­to. Se­gún al­gu­na pu­bli­ca­cio­nes ar­gen­ti­nas, la em­pre­sa fa­mi­liar es­tá en­vuel­ta en de­nun­cias de ex­plo­ta­ción la­bo­ral. Tan­to Ju­lia­na Awa­da co­mo Mau­ri­cio Ma­cri han te­ni­do re­la­cio­nes an­te­rio­res y apor­tan a su ac­tual familia va­rios hi­jos de esas unio­nes. Ella se ca­só con 23 años, pe­ro su ma­tri­mo­nio du­ró muy po­co. Des­pués man­tu­vo una re­la­ción de 10 años con el con­de Bruno Lau­rent Bar­bier, con el que tu­vo a su hi­ja Va­len­ti­na, que tie­ne 12 años. Al mes de se­pa­rar­se co­men­zó su re­la­ción con Ma­cri, del que tie­ne una hi­ja, An­to­nia, de cua­tro años. Ma­cri, por su par­te, se ca­só dos ve­ces an­tes de co­no­cer­la. De su pri­mer ma­tri­mo­nio tie­ne tres hi­jos.

Ex­po­si­ción cóm­pli­ce

Pa­re­ce que en es­ta pa­re­ja la com­pli­ci­dad es to­tal y tan­to a Ju­lia­na co­mo al pre­si­den­te les gus­ta es­tar jun­tos an­te los fo­cos. For­man un con­jun­to en el que am­bos dis­fru­tan bas­tan­te de su ex­po­si­ción me­diá­ti­ca. Ha­blan sin pu­dor de su se­xua­li­dad y ex­hi­ben lo bien que les va. Él ha lle­ga­do a de­cir que ella es in­sa­cia­ble en la ca­ma, a lo que ella ha res­pon­di­do, tam­bién pú­bli­ca­men­te, que su ca­ra de fe­li­ci­dad tie­ne que ver con su sa­tis­fac­ción se­xual. Re­la­tan en te­le­vi­sión có­mo se co­no­cie­ron (en un gim­na­sio), y él ase­gu­ra que ella le he­chi­zó. Pro­yec­tan, en fin, an­te los me­dios, la ima­gen de una pa­re­ja en­vi­dia­ble. Ju­lia­na afir­ma en pú­bli­co: “Acom­pa­ña­ré a mi ma­ri­do, pe­ro sien­do yo mis­ma”. Qui­zá ese “yo mis­ma” le vie­ne de la in­fan­cia, cuan­do acom­pa­ña­ba a su ma­dre, El­sa Ba­ker, a ver co­lec­cio­nes de moda en las pa­sa­re­las de Pa­rís, Lon­dres, y Nue­va York. Su ma­dre tie­ne 80 años y si­gue al fren­te de la em­pre­sa que co­di­ri­ge con otra de sus hi­jas. El gus­to por la moda de Ju­lia­na es­tá ali­men­ta­do des­de muy pe­que­ña y qui­zá esa afi­ni­dad por lo es­té­ti­co sea lo que ha ali­men­ta­do su de­seo de mos­trar­se. En pa­la­bras de los ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción, “tie­ne un al­to per­fil pú­bli­co”.

Los fo­cos no per­si­guen al hom­bre por­que no ac­túa co­mo acom­pa­ñan­te.

Es po­si­ble que, en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, la ex­pec­ta­ti­va de que la mu­jer acom­pa­ñe al ma­ri­do que os­ten­ta un car­go im­por­tan­te im­pli­que co­lo­car­la más en el pa­pel de ma­dre ab­ne­ga­da que en el de mu­jer con in­tere­ses pro­pios. No pa­re­ce, sin em­bar­go, que en el ca­so de Ju­lia­na el he­cho de ejer­cer de pri­me­ra da­ma va­ya en con­tra de sus pro­pios in­tere­ses, sino más bien to­do lo con­tra­rio. Du­ran­te la re­cien­te cam­pa­ña elec­to­ral ar­gen­ti­na, la pren­sa ase­gu­ra­ba que Ju­lia­na le ro­ba­ba a él to­das las mi­ra­das. Ele­gan­te, atrac­ti­va, in­te­li­gen­te y siem­pre muy bien ves­ti­da, era la pre­fe­ri­da de los ob­je­ti­vos de los fo­tó­gra­fos y las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. An­te el pú­bli­co, am­bos mues­tran tam­bién a su pe­que­ña hi­ja An­to­nia, de cua­tro años, que no so­lo sa­le en las re­vis­tas, sino que tam­bién apa­re­ce en los pla­tós de te­le­vi­sión ha­blan­do de su pa­dre. Por la ma­ne­ra en la que la pa­re­ja pre­si­den­cial se desen­vuel­ve y ha­blan de su vi­da pri­va­da an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción , más pa­re­cen una pa­re­ja ar­tís­ti­ca que po­lí­ti­ca

Por có­mo ha­blan de su vi­da pri­va­da pa­re­cen una pa­re­ja ar­tís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.