Lo que tu re­gla di­ce de ti.

San­gra­do abun­dan­te, des­apa­ri­ción re­pen­ti­na... Con los años apren­de­mos a to­le­rar sus mo­les­tias. Pe­ro ¿sa­bes que tam­bién ha­bla de tu sa­lud?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por B. N.

Di­cen las es­ta­dís­ti­cas que la pri­me­ra mens­trua­ción ha­ce su apa­ri­ción en la vi­da de las es­pa­ño­las en torno a los 12 años y se re­ti­ra al­re­de­dor de los 50. Eso nos de­ja cua­tro lar­gas dé­ca­das de re­la­ción, unos 500 me­ses de con­vi­ven­cia. Tiem­po de so­bra pa­ra es­ta­ble­cer un víncu­lo ín­ti­mo con ella que, co­mo en el ca­so de esas pa­re­jas lon­ge­vas y bien ave­ni­das, pa­sa por va­rias fa­ses, des­de la emo­ción y los ner­vios del prin­ci­pio, has­ta la con­fian­za, mo­no­to­nía y pa­cien­cia del fi­nal. Adi­vi­na­mos cuán­do es­tá a pun­to de lle­gar, he­mos apren­di­do qué ha­cer pa­ra apa­ci­guar el ma­les­tar, a con­vi­vir con la tem­pes­tad emo­cio­nal que la acom­pa­ña e, in­clu­so, a ig­no­rar­la cuan­do es ne­ce­sa­rio pa­ra que no in­ter­fie­ra en nues­tros pla­nes. Sin em­bar­go, las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­ta “vi­si­ta” men­sual pue­de ser un im­por­tan­te in­di­ca­dor de al­gu­nos pro­ble­mas que re­quie­ren aten­ción: tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos, al­te­ra­cio­nes en­do­cri­nas o gi­ne­co­ló­gi­cas co­mo quis­tes y mio­mas... ¿Sa­bes lo que di­ce tu mens­trua­ción so­bre tu sa­lud?

En los úl­ti­mos 15 años, la edad de la pri­me­ra re­gla se ha ade­lan­ta­do 12 me­ses.

SI LLE­GA DE­MA­SIA­DO PRON­TO

“La me­nar­quia (pri­me­ra re­gla) pre­coz es un fe­nó­meno ra­ro, en el que ni­ñas de en­tre uno y nue­ve años pre­sen­tan san­gra­do va­gi­nal cí­cli­co sin que ven­ga acom­pa­ña­do de otros sig­nos pu­be­ra­les”, ex­pli­ca el dr. An­drés Car­los Ló­pez Díaz, je­fe del ser­vi­cio de gi­ne­co­lo­gía y obs­te­tri­cia de Hos­pi­tal Qui­rón Má­la­ga. Es de­cir, que se ini­cian las mens­trua­cio­nes, aun­que la pu­ber­tad aún es­té le­jos y no ha­ya em­pe­za­do si­quie­ra a ma­ni­fes­tar­se. Las cau­sas no se co­no­cen con cer­te­za pe­ro se han im­pli­ca­do va­rios me­ca­nis­mos pa­ra ex­pli­car es­te tras­torno: hi­per­sen­si­bi­li­dad a los es­tró­ge­nos, pre­sen­cia de quis­tes ová­ri­cos, tras­tor­nos hor­mo­na­les... Al­go di­fe­ren­te, y ca­da vez más fre­cuen­te, es la pu­ber­tad pre­coz, la que se ini­cia an­tes de los ocho años, con la apa­ri­ción de los ca­rac­te­res se­xua­les se­cun­da­rios (bo­tón ma­ma­rio, ve­llo pú­bi­co y axi­lar…) que aca­ba­rá desem­bo­can­do en la pri­me­ra mens­trua­ción an­tes de los 10 años. En los úl­ti­mos 15 años, la edad de la me­nar­quía se ha ade­lan­ta­do ca­si 12 me­ses y pue­de de­ber­se a un cóc­tel de fac­to­res ge­né­ti­cos, nue­vos há­bi­tos de ali­men­ta­ción, in­cre­men­to de obe­si­dad y so­bre­pe­so en eda­des in­fan­ti­les y la pre­sen­cia am­bien­tal de tó­xi­cos que fun­cio­nan co­mo dis­rup­to­res en­do­cri­nos.

¿De­bo ha­cer­le ca­so?

En am­bos ca­sos de­be con­sul­tar­se al es­pe­cia­lis­ta, por­que las pa­cien­tes con me­nar­quía pre­ma­tu­ra co­rren el ries­go de evo­lu­cio­nar ha­cia una pu­ber­tad pre­coz ver­da­de­ra. ¿Y cuá­les son las con­se­cuen­cias? Pue­de te­ner re­per­cu­sio­nes fí­si­cas, ya que se pro­du­ce una ma­du­ra­ción ósea ace­le­ra­da y, por tan­to, un cie­rre pre­coz de los car­tí­la­gos de cre­ci­mien­to y una ta­lla fi­nal ba­ja. Pe­ro sus efec­tos se­rán so­bre to­do psi­co­ló­gi­cos, de­bi­do a un de­sa­rro­llo fí­si­co di­fe­ren­te al de sus com­pa­ñe­ras. Ser di­fe­ren­te no siem­pre se en­ca­ja bien, so­bre to­do a eda­des tem­pra­nas y la in­se­gu­ri­dad es, ade­más, un cal­do de cul­ti­vo pa­ra la apa­ri­ción de to­do ti­po de com­ple­jos.

El mé­di­co di­ce...

“Es acon­se­ja­ble que las ni­ñas reali­cen con­tro­les pe­diá­tri­cos pa­ra ob­ser­var que su cre­ci­mien­to sea el ade­cua­do. Un ade­lan­to de ese cre­ci­mien­to pue­de pre­de­cir la apa­ri­ción de una me­nar­quía pre­coz, y gra­cias a esos che­queos se po­drá ac­tuar pa­ra in­ten­tar re­tra­sar­la, con el tra­ta­mien­to mé­di­co más ade­cua­do, se­gún ca­da ca­so”, acon­se­ja la dra. Nú­ria Pa­re­ra, je­fe de la Uni­dad de Gi­ne­co­lo­gía de la In­fan­cia y de la Ado­les­cen­cia del Cen­tro de Sa­lud de la Mu­jer De­xeus.

SI TUS CICLOS SON MUY LAR­GOS O DE­MA­SIA­DO CORTOS TU PE­RIO­DO

siem­pre se ha­ce es­pe­rar o, por el con­tra­rio, se pre­sen­ta sin avi­sar? Lo pri­me­ro es te­ner cla­ro cuál es la fre­cuen­cia con­si­de­ra­da nor­mal. Vea­mos: con­tan­do des­de el pri­mer día de la re­gla al pri­mer día de la si­guien­te, de­be ha­ber una me­dia de 28 días. Aun así, se con­si­de­ra co­rrien­te que se ade­lan­te o atra­se una se­ma­na. Por ello, no hay mo­ti­vo pa­ra alar­mar­se si os­ci­la en­tre 21 y 35 días en el ca­so de las mu­je­res adul­tas, o en­tre 21 y 45 días en las más jó­ve­nes.

DE­BO HA­CER­LE CA­SO?

Es­tas al­te­ra­cio­nes pue­den apa­re­cer en eda­des pró­xi­mas a la me­no­pau­sia o res­pon­der a tras­tor­nos en la fun­ción hor­mo­nal: sín­dro­me de ova­rio po­li­quís­ti­co, tra­ta­mien­tos que afec­ten a la co­rrec­ta se­cre­ción de las hor­mo­nas se­xua­les... Otros fac­to­res, co­mo los cam­bios de pe­so im­por­tan­tes, el es­trés o el ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­si­vo, tam­bién pue­den afec­tar al ci­clo. Por eso, el con­se­jo es acu­dir al gi­ne­có­lo­go siem­pre que la mens­trua­ción apa­rez­ca an­tes de 21 días o más de 45 días en una mu­jer adul­ta de for­ma re­pe­ti­da en va­rios me­ses con­se­cu­ti­vos.

EL MÉ­DI­CO DI­CE...

Pa­ra la dra. Nú­ria Pa­re­ra, la me­jor for­ma de te­ner el pe­rio­do ba­jo con­trol es des­con­fiar de la memoria y ano­tar las fe­chas de las re­glas en un ca­len­da­rio. Ade­más, acon­se­ja se­guir una die­ta sa­na y equi­li­bra­da (la die­ta me­di­te­rrá­nea es un gran alia­do pa­ra la sa­lud), ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do y ade­cua­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da mu­jer y

SI DESAPARECE DE RE­PEN­TE

La au­sen­cia de mens­trua­ción se lla­ma ame­no­rrea y pue­de pro­du­cir­se por cau­sas na­tu­ra­les, a sa­ber: em­ba­ra­zo, lac­tan­cia, ni­ñas pre­pu­be­ra­les y me­no­pau­sia. La ame­no­rrea pa­to­ló­gi­ca se pro­du­ce cuan­do, des­car­ta­das es­tas po­si­bi­li­da­des, la re­gla desaparece du­ran­te tres me­ses o más, aun­que hay al­gu­nas ex­cep­cio­nes. Por ejem­plo, du­ran­te los dos o tres pri­me­ros años que si­guen al ini­cio de la mens­trua­ción es ha­bi­tual que las chi­cas ten­gan ciclos irre­gu­la­res y pe­rio­dos de ame­no­rrea. Tam­bién se con­si­de­ra nor­mal una au­sen­cia del pe­rio­do de has­ta seis me­ses tras el aban­dono de los an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les.

¿De­bo ha­cer­le ca­so?

Siem­pre es­tá in­di­ca­da la con­sul­ta con el es­pe­cia­lis­ta, pa­ra des­car­tar pa­to­lo­gías, ya que hay di­ver­sos pro­ble­mas de sa­lud que pue­den “ahu­yen­tar” a la mens­trua­ción: cri­sis emo­cio­na­les, cam­bios de pe­so brus­cos (tan­to un au­men­to co­mo las die­tas es­tric­tas), tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos co­mo la anore­xia y la bu­li­mia, ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­si­vo, efec­tos se­cun­da­rios de al­gu­nas me­di­ca­cio­nes, pre­sen­cia de tu­mo­res, al­te­ra­cio­nes gi­ne­co­ló­gi­cas co­mo los ova­rios po­li­quís­ti­cos...

El mé­di­co di­ce...

De nue­vo el con­se­jo de los ex­per­tos in­ci­de en los há­bi­tos de vi­da que pue­den in­fluir en es­te pro­ble­ma: ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y ejer­ci­cio ade­cua­do. Los tras­tor­nos de la con­duc­ta ali­men­ta­ria son mo­ti­vo fre­cuen­tes de fal­ta de mens­trua­ción, y en es­tos ca­sos la ayu­da psi­co­ló­gi­ca es im­pres­cin­di­ble.

SI ES MUY LAR­GA O ABUN­DAN­TE "SE CON­SI­DE­RA

una re­gla muy abun­dan­te cuan­do se re­quie­ren más de seis com­pre­sas o tam­po­nes por día”, acla­ra la dra. Pa­re­ra. En cuan­to a la pro­lon­ga­ción del pe­rio­do, es nor­mal cual­quier du­ra­ción en­tre dos y sie­te días. Fue­ra de esos ran­gos, se im­po­ne una vi­si­ta al es­pe­cia­lis­ta.

DE­BO HA­CER­LE CA­SO?

El dr. Ló­pez Díaz es ta­jan­te: “Sí, ya que si son muy lar­gos o abun­dan­tes se co­rre el ries­go de que apa­rez­ca anemia”. El flu­jo abun­dan­te o du­ran­te más de sie­te días pue­de ser ex­pre­sión de un tras­torno hor­mo­nal o de una pa­to­lo­gía or­gá­ni­ca (mio­ma ute­ri­no, pó­li­po en­do­me­trial…). Mien­tras du­re al me­nos dos días, no hay por qué preo­cu­par­se. Sin em­bar­go, si du­ra uno so­lo sí se de­be con­sul­tar con el es­pe­cia­lis­ta, ya que pue­de exis­tir un tras­torno sub­ya­cen­te, sal­vo que la pa­cien­te es­té con tra­ta­mien­to an­ti­con­cep­ti­vo hor­mo­nal, que pue­de re­du­cir al mí­ni­mo el san­gra­do mens­trual.

EL MÉ­DI­CO DI­CE...

En el ca­so de las re­glas lar­gas o abun­dan­tes, la doc­to­ra del Cen­tro de Sa­lud de la Mu­jer De­xeus acon­se­ja una die­ta ri­ca en hie­rro, ade­más “con­ta­mos con di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos que pue­den dis­mi­nuir la abun­dan­cia de las mens­trua­cio­nes, por ejem­plo an­ti­in­fla­ma­to­rios, coa­gu­lan­tes, pro­ges­te­ro­na, an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les o DIU de pro­ges­te­ro­na. Tam­bién se pue­den in­di­car su­ple­men­tos de hie­rro”. Cuan­do las re­glas son de­ma­sia­do es­ca­sas, man­te­ner un pe­so ade­cua­do y dis­mi­nuir el ejer­ci­cio fí­si­co pue­de ayu­dar.

SI NUN­CA TE HA DOLIDO LA TRI­PA... HAS­TA AHO­RA

Esa es­pe­cie de pun­za­das son en reali­dad pe­que­ñas con­trac­cio­nes que rea­li­za el úte­ro pa­ra des­pren­der y ex­pul­sar el en­do­me­trio. En al­gu­nos ca­sos el do­lor es in­ten­so y pue­de ve­nir acom­pa­ña­do de dia­rrea, vó­mi­tos...

¿De­bo ha­cer­le ca­so?

Hay dos ti­pos de dis­me­no­rrea: la pri­ma­ria es el tí­pi­co ma­les­tar que va dis­mi­nu­yen­do con la edad. La se­cun­da­ria, por el con­tra­rio, em­peo­ra con el tiem­po. “El do­lor pue­de in­clu­so du­rar más que el tí­pi­co do­lor mens­trual. Pue­de co­men­zar unos días an­tes del pe­rio­do, ha­cer­se más in­ten­so en la mens­trua­ción y no ali­viar­se cuan­do es­ta ce­sa”, ex­pli­ca el dr. Ló­pez Díaz. Es­ta dis­me­no­rrea me­re­ce aten­ción mé­di­ca por­que pue­de es­tar pro­vo­ca­da por en­do­me­trio­sis, fi­bro­mas ute­ri­nos, mal­for­ma­cio­nes ute­ri­nas...

El mé­di­co di­ce...

Cuan­do afec­ta a la ca­li­dad de vi­da, hay que con­sul­tar con el es­pe­cia­lis­ta pa­ra des­car­tar pro­ble­mas e in­di­car el tra­ta­mien­to más ade­cua­do. “Pue­den ad­mi­nis­trar­se anal­gé­si­cos o me­di­ca­men­tos hor­mo­na­les (pro­ges­te­ro­na, an­ti­con­cep­ti­vos). La acu­pun­tu­ra tam­bién pue­de ser de ayu­da en el tra­ta­mien­to del do­lor de re­gla”, afir­ma la dra. Pa­re­ra.

Va­rios fac­to­res “ahu­yen­tan” la re­gla: el es­trés, los cam­bios brus­cos de pe­so, al­gu­nos fár­ma­cos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.