Guionistas de TV.

Ellas son las cul­pa­bles de que ca­da se­ma­na nos que­de­mos en el so­fá has­ta el fi­nal del ca­pí­tu­lo. Una nue­va ge­ne­ra­ción, que ha ro­to con los cli­chés, y ha con­ver­ti­do la ficción te­le­vi­si­va en una aven­tu­ra y un éxi­to.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por V. Ma­drid/ Fo­tos: F. Re­pa­raz

Na­die po­ne en du­da que las fic­cio­nes es­pa­ño­las vi­ven una im­pa­ra­ble edad de oro. Y es que las series en­gan­chan, y mu­cho, tan­to a hom­bres co­mo mu­je­res. So­lo un da­to: ha­ce unos días, Vel­vet echó el cie­rre a sus gran­des al­ma­ce­nes por es­ta tem­po­ra­da con un ré­cord de au­dien­cia (19,8% de sha­re, en el es­pa­cio más vis­to del día) con 3.427.000 es­pec­ta­do­res aten­tos al par­to de Ana (Pau­la Eche­va­rría). Una cifra es­pec­ta­cu­lar en la era de las au­dien­cias frag­men­ta­das. Pe­ro, ¿qué ha cam­bia­do en nues­tras series que ex­pli­que es­te triun­fo? Au­ro­ra Gue­rra, crea­do­ra de El se­cre­to de Puen­te Vie­jo, lo tie­ne cla­ro: “Se es­tá in­vir­tien­do más di­ne­ro en his­to­rias más po­ten­tes y con una bue­na pro­duc­ción de­trás. An­tes, se pe­ca­ba de es­ti­rar de­ma­sia­do las his­to­rias en el tiem­po y al fi­nal, la gen­te se des­en­gan­cha­ba por abu­rri­mien­to. Aho­ra las tra­mas evo­lu­cio­nan e in­clu­yen gi­ros pa­ra atra­par al es­pec­ta­dor. Se es­tá arries­gan­do más”. Y en eso los guionistas tie­nen mu­cho que de­cir. Ara­ce­li Ál­va­rez de So­to­ma­yor, guio­nis­ta de La que se ave­ci­na, apun­ta otro pun­to de vis­ta: “La cri­sis ha pro­vo­ca­do un nue­vo con­cep­to de ocio. Dar­te un ma­ra­tón de ca­pí­tu­los en ca­sa un do­min­go por la tar­de sa­le muy ba­ra­to y es muy di­ver­ti­do”. En de­fi­ni­ti­va, se es­tán es­cri­bien­do guio­nes de más ca­li­dad, en los que las mu­je­res pa­san de te­ner pa­pe­les se­cun­da­rios a ser pro­ta­go­nis­tas. Y mu­chas de es­tas apa­sio­nan­tes fic­cio­nes han sa­li­do de la men­te y la mano de las pro­ta­go­nis­tas de es­te re­por­ta­je. Se aca­ba­ron las ab­ne­ga­das amas de ca­sa y las ce­ni­cien­tas que es­pe­ran a su prín­ci­pe azul. Las mu­je­res con ca­rác-

ter y rompe­doras con su épo­ca se han em­pe­za­do a co­lar en nues­tras fic­cio­nes. Ahí es­tán Ce­lia (Can­de­la Se­rrat), de Seis her­ma­nas, que lu­cha por el de­re­cho al vo­to; y Ame­lia Folch (Au­ra Ga­rri­do), una de las pri­me­ras uni­ver­si­ta­rias de 1880 de El Mi­nis­te­rio del Tiem­po. Pe­ro no son las úni­cas. No hay que ol­vi­dar­se de las au­da­ces chi­cas de la pri­sión de Vis a vis. Y en unas se­ma­nas des­cu­bri­re­mos a la me­tó­di­ca e im­pa­ra­ble abo­ga­da Ali­cia Cas­tro (Blan­ca Por­ti­llo) en Sé quién eres, la nue­va se­rie de sus­pen­se de Te­le­cin­co.

Me­nos com­pla­cien­tes

Pa­ra Gema R. Neira, di­rec­to­ra de de­sa­rro­llo de Bam­bú Pro­duc­cio­nes: “Nues­tras chi­cas rom­pen con los es­te­reo­ti­pos, son más ma­du­ras y me­nos com­pla­cien­tes. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que el pú­bli­co te­le­vi­si­vo es so­bre to­do fe­me­nino y le gus­ta sen­tir­se iden­ti­fi­ca­da de al­gu­na ma­ne­ra con sus pro­ta­go­nis­tas”. Anaïs Schaaf, co­crea­do­ra de El mi­nis­te­rio del tiem­po aña­de: “In­cluir pro­ta­go­nis­tas con las ideas cla­ras, mo­der­nas y que no te­man en­fren­tar­se al qué di­rán cues­ta y mu­cho, por­que el per­fil clásico de la bue­na es­po­sa ha fun­cio­na­do du­ran­te mu­chos años y el sal­to da vér­ti­go. Un gi­ro in­tere­san­te se­ría pro­fun­di­zar en los per­fi­les de mu­je­res de más de 40 años con un ofi­cio y una vi­da apa­sio­nan­te, pues aho­ra to­das son jó­ve­nes y gua­pas”. Aun­que ca­da vez es más fre­cuen­te en­con­trar a

No crean ab­ne­ga­das ce­ni­cien­tas, sino mu­je­res rompe­doras con su épo­ca.

“Creo ro­les fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos. La cla­ve es la em­pa­tía”. Au­ro­ra Gue­rra

mu­je­res pro­ta­go­nis­tas, el nú­me­ro de es­cri­to­ras si­gue sien­do to­da­vía mi­no­ri­ta­rio. Se­gún da­tos de la SGAE de 2013, un 24% fren­te al 76% de hom­bres. Lo cier­to es que a la ho­ra de in­ven­tar un per­so­na­je, nues­tras pro­ta­go­nis­tas in­sis­ten en que es cues­tión de psi­co­lo­gía y no de gé­ne­ro. Au­ro­ra Gue­rra, guio­nis­ta de Aca­cias 38, afir­ma: “Me sien­to igual de có­mo­da crean­do un rol fe­me­nino que uno mas­cu­lino. La cla­ve es­tá en la em­pa­tía”. Lau­ra Ca­ba­lle­ro, di­rec­to­ra de La que se ave­ci­na, pun­tua­li­za: “En el equi­po de guión, so­mos dos chi­cos y dos chi­cas y las his­to­rias las es­cri­bi­mos en­tre to­dos. Pe­ro cuan­do abor­da­mos una tra­ma fe­me­ni­na, los chi­cos pre­fie­ren que no­so­tras ha­ga­mos los diá­lo­gos”. Y ¿cuál es el más di­fí­cil to­da­vía? Ara­ce­li Ál­va­rez tie­ne cla­ro: “No re­pe­tir­nos”. Y Anaïs Schaaff, so­cia de la pro­duc­to­ra Cliff­han­ger, con­si­de­ra que no to­do es de co­lor de ro­sa en el mun­do de la ficción: “Nues­tra ca­li­dad ha me­jo­ra­do bas­tan­te, pe­ro pa­ra al­can­zar el ni­vel de las series in­gle­sas o ame­ri­ca­nas que­da mu­cho por ha­cer. Pa­ra em­pe­zar, las ca­de­nas de­be­rían arries­gar­se más con las tra­mas y am­pliar el pre­su­pues­to. Por ejem­plo, mien­tras que fue­ra las series po­lí­ti­cas es­tán a la or­den del día, aquí na­die se ha atre­vi­do to­da­vía a tocar es­ta te­má­ti­ca se­ria­men­te”. ¿Un Hou­se of cards o Bor­gen a la es­pa­ño­la? Pro­ba­ble­men­te, so­lo es cues­tión de tiem­po...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.