Que­ri­do TU­TOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

bía ase­gu­ra­do que na­da de lo que ha­bla­ran se lo di­ría a sus pa­dres, so­lo es­tu­dia­rían qué po­drían ha­cer pa­ra ayu­dar­le a re­cu­pe­rar sus ca­li­fi­ca­cio­nes an­te­rio­res. Da­niel le con­tó que no po­día con­cen­trar­se, que se sen­tía mal, pe­ro des­co­no­cía el mo­ti­vo. A ve­ces se sen­tía muy so­lo y se pre­gun­ta­ba pa­ra qué te­nía que es­tu­diar. El pro­fe­sor sa­bía que el abue­lo de su alumno, al que es­ta­ba muy uni­do, ha­bía muer­to ha­cía po­cos me­ses y pa­re­cía que el ni­ño es­ta­ba de­pri­mi­do. El tu­tor con­ce­dió im­por­tan­cia a su es­ta­do de áni­mo, le di­jo que com­pren­día lo que le pa­sa­ba y que se de­bía a que es­ta­ba cre­cien­do y se pre­gun­ta­ba por el sen­ti­do de la vi­da. Pe­ro tam­bién te­nía que pen­sar so­bre to­do lo que él po­día ha­cer, pues era in­te­li­gen­te y tra­ba­ja­dor, y te­nía que va­lo­rar su es­fuer­zo y lo que po­dría ha­cer por los de­más. Da­niel que­ría ser mé­di­co, como su abue­lo. Cuan­do el tu­tor ha­bló con los pa­dres de Da­niel, que no se ha­bían da­do cuen­ta de la tris­te­za de su hi­jo, les su­gi­rió que ne­ce­si­ta­ba apo­yo. No que­ría mo­les­tar­les y por ello ocul­ta­ba su tris­te­za, pe­ro la ma­ra­ña emo­cio­nal que el ni­ño sen­tía no le de­ja­ba es­tu­diar. En un tiem­po, si se­guía así, se­ría re­co­men­da­ble una aten­ción psicológica. El tu­tor es­tu­vo muy acer­ta­do en su in­ter­ven­ción.

Apren­der a es­cu­char

Acom­pa­ñar, pro­te­ger y en­se­ñar a or­ga­ni­zar to­do un mundo emo­cio­nal son las ta­reas a las que se en­fren­tan es­tos maes­tros, las otras fi­gu­ras de au­to­ri­dad de nues­tros hi­jos. El pa­dre de Da­niel sa­lió de la reunión pen­san­do que es­ta­ba muy ale­ja­do de su hi­jo y que qui­zá ten­dría que ha­blar más con él. Sin sa­ber­lo, el tu­tor ha­bía apun­ta­do al nú­cleo del problema. Da­niel, in­cons­cien­te­men­te, te­nía idea­li­za­do a su pa­dre, al que sen­tía muy le­jos y del que re­ci­bía po­co apo­yo. Aho­ra que su abue­lo, al que tan uni­do es­ta­ba, ha­bía muer­to, sen­tía más aún la le­ja­nía del pa­dre, se sen­tía aban­do­na­do por am­bos y eso le da­ba ra­bia, sen­ti­mien­to del que se sen­tía cul­pa­ble. No es­tu­diar ha­ría que su pa­dre le pres­ta­ra aten­ción y pro­ba­ble­men­te le re­ga­ña­ra, así pa­ga­ría un po­co la cul­pa que sen­tía. La cer­ca­nía del tu­tor le ayu­dó a sen­tir­se me­nos so­lo y a acer­car­se más a pa­dre, que aho­ra sí es­ta­ba más re­cep­ti­vo. Freud, en Psi­co­lo­gía del es­co­lar, se­ña­la que la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da al ti­po de re­la­ción con sen­ti­mien­tos am­bi­va­len­tes tan­to de amor como de re­cha­zo, que el alumno pue­de man­te­ner con su pro­fe­sor. Es­ta re­la­ción he­re­da el víncu­lo afec­ti­vo del ni­ño con los pa­dres de su in­fan­cia. El tu­tor, si sa­be es­cu­char y em­pa­ti­za con el alumno, le sir­ve como mo­de­lo so­bre el que de­po­si­tar afec­tos que ya ha te­ni­do ha­cia su pa­dre. A la sa­li­da del com­ple­jo de Edi­po, que se or­ga­ni­za ha­cia los seis años, y don­de el ni­ño re­suel­ve sus de­seos e iden­ti­fi­ca­cio­nes, los sen­ti­mien­tos de ad­mi­ra­ción y hos­ti­li­dad se reac­tua­li­zan ha­cia el pro­fe­sor o el tu­tor. Al trans­fe­rir so­bre él la for­ma de re­la­cio­nar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.